Imposición del nombre de “Juana Manso”, a la Escuela primaria Nro. 7, de Chivilcoy (1939).

Compartir

La insigne e ilustre educadora, escritora, historiadora y dramaturga argentina, Juana Paula Manso (1819-1875), fundadora y organizadora, de la primera biblioteca pública de Chivilcoy, bautizada con el nombre de Domingo Faustino Sarmiento, que se inauguró el 10 de noviembre de 1866.

El 21 de octubre de 1939, en vísperas del 85 aniversario, de la fundación de Chivilcoy, y como parte, de los actos conmemorativos, de dicha celebración, se llevó a cabo, la ceremonia de bautismo, de la escuela primaria Nro. 7, de nuestra ciudad; imponiéndosele el nombre, de la caracterizada e ilustre educadora, escritora, historiadora y dramaturga argentina, Juana Manso, durante el transcurso de un acto, presidido por la directora de dicho establecimiento, la docente, María Angélica Rossi Lamón, en el cual, fueron padrinos, la gran pedagoga lugareña, Doña Luisa Henry, y el entonces diputado nacional, el prestigioso jurisconsulto y hombre público chivilcoyano, Dr. Luis Grisolía.

Recordemos que, la Escuela primaria Nro. 7, se había fundado, el 1 de febrero de 1884, y hubo de iniciar, su labor educativa, en una finca, propiedad de Don Francisco Castagnino, ubicada en la calle 48 Nro. 64. En un comienzo, concurrían al establecimiento, unos 29 alumnos, y era director, del citado centro de enseñanza, el maestro italiano, Don Francisco Valletti, a quien acompañaba el docente, Don Juan B. Romero. El mencionado inmueble, perteneció después, a Don Balbino Tolosa, desde el 1 de abril de 1884, hasta 1888, cuando pasó a manos, del patrimonio fiscal del Estado.

En 1890, la Escuela Nro. 7, funcionaba en un inmueble del Consejo Escolar, situado sobre la calle Nro. 58, entre las arterias, 43 y 45; desempeñándose como docentes, los maestros y ayudantes, Joaquín Barneda, Pedro Vásquez, Francisco Velurtas, Venancio Cofré y Gerardo Vega, con un total, de 161 alumnos. En 1899, por su parte, el establecimiento, se encontraba bajo la dirección, del docente Juan Zerda, ; cumpliendo funciones pedagógicas, las maestras, Cecilia Noriega, María Luisa Hardoy, Honoria Arteman y Nelly Frecier, contabilizando un total, de 106 alumnos. En 1907, la Escuela, se hallaba dirigida, por la docente, Emilia B. de Rodríguez, y ejercían, sus respectivas tareas educacionales, las maestras: Margarita Batteone, María B. Arruez, Elvira Barrena, Sinforosa M. Gorga, Elisa M. Perroud, Julieta Batteone, María F. Gorga, Dominga E. Barrena y Herminia D. de Cardoso. El establecimiento, hubo de atravesar, diferentes categorías, y fue así, “Escuela Elemental de Varones”, “Escuela Infantil” y “Escuela Infantil Mixta Nro. 10”. Hacia el año 1959, la Escuela Nro. 7, hubo de alcanzar, la “Primera Categoría”.

La Escuela primaria Nº 7, de nuestra ciudad, fundada el 1 de febrero de 1884. El 21 de octubre de 1939, en víspera de la celebración, del 85 aniversario, de Chivilcoy, se le impuso el preclaro y luminoso nombre, de la gran pedagoga y escritora argentina, Juana Paula Manso, nacida el 26 de junio de 1819, y fallecida el 24 de abril de 1875.

La gran educadora y escritora, Juana Paula Manso

La polifacética y relevante educadora, escritora, historiadora y dramaturga argentina, Juana Paula Manso, nació en Buenos Aires, el 26 de junio de 1819, en el hogar del ingeniero, José María Manso y de Doña Teodora Cuenca, y supo desenvolver, una intensa y muy rica trayectoria, pedagógica y formativa; destacándose por sus ideas, principios y convicciones, de vanguardia o avanzada, para la época, su gran espíritu, didáctico y creativo, sus numerosas y ponderables inquietudes, docentes, sociales y culturales y, su fervorosa y admirable laboriosidad personal.

Arribó, por vez primera, a nuestra ciudad, el histórico y memorable 11 de septiembre de 1866, cuando se registró la llegada del tren, inaugurándose, la antigua y ya desaparecida estación ferroviaria “Norte”. En Chivilcoy, el 10 de noviembre de 1866, hubo de promover, la feliz y auspiciosa fundación, de la primera biblioteca pública, de nuestra ciudad, a la cual, le impuso el nombre de Domingo Faustino Sarmiento; efectuando, la espontánea y generosa donación, de ciento cuarenta y cuatro libros, de su propiedad, para constituir, el patrimonio bibliográfico inicial, de la nueva entidad. Asimismo, ofreció, en nuestro medio, varias disertaciones o conferencias, acompañada por sus hijas, Herminia y Eulalia, frutos de la unión, con el violinista portugués, Francisco de Saa Noronha.

De sus obras, mencionaremos ahora, las novelas: “Los misterios del Plata” y “La Familia del Comendador”; un “Compendio de la historia, de las Provincias Unidas del Río de la Plata”; la pieza teatral: “La Revolución de Mayo”, y distintos textos, de índole poética. Juana Paula Manso, falleció, el 24 de abril de 1875, a los 55 años de edad, y sus restos, fueron inhumados, en el cementerio de los disidentes; trasladándose, con posterioridad, en 1915, a la necrópolis de la Chacarita. A la calle Nro. 71, de Chivilcoy, se le asignó, su preclaro e imperecedero nombre, glorioso símbolo, de la educación y la enseñanza.

Soneto a Juana Manso, por Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano, y miembro académico correspondiente de la Academia de Folklore de la Provincia de Buenos Aires y la Academia Porteña del Lunfardo.

Yo quisiera, evocando a nuestra historia, rescatar su presencia luchadora, y con honda emoción, tener ahora, la visión de su inmensa trayectoria. Y así nacen, de pronto, en la memoria, su labor colosal de educadora; su talento y sus obras de escritora, su enseñanza, su prédica y su gloria… Fibra, ideas, afán inquebrantable, brega, sueños, labor infatigable, y una acción constructiva y sin descanso… Yo quisiera, del modo más sentido, levantar, desde el fondo del olvido, la figura de Juana Paula Manso.