Jura de la Constitución Nacional y colocación de la “piedra fundamental”, de la Escuela Modelo, el 21 de octubre de 1860.

Compartir

Cien años después: La inauguración del actual edificio, de la Escuela primara Nro. 6 “Bernardino Rivadavia”, el 21 de octubre de 1960.

Dibujo alegórico, de la antigua Escuela Modelo realizado, en el año 2007, por el polifacético y destacado, artista plástico, escritor, poeta e investigador del pasado lugareño, procurador Juan Antonio Larrea.

El 21 de octubre de 1960, de una manera resonante y alborozada, hubo de llevarse a cabo, la feliz inauguración, del actual edificio, de la Escuela primaria Nro. 6 “Bernardino Rivadavia”, de nuestra ciudad, ubicado en la intersección de la avenida Ceballos y la calle General Paz. En aquel momento, ejercía la dirección del establecimiento, el destacado educacionista, Horacio Agustín Barbieri, a quien acompañaba, un calificado y prestigioso cuerpo docente. El vetusto inmueble, donde con anterioridad, funcionaba dicho centro de enseñanza,, había correspondido a la vieja Escuela Modelo de Chivilcoy, que se inauguró, el 1 de abril de 1866; constando de cinco salones, destinados a las aulas respectivas, y una larga verja de hierro, a través de todo su perímetro. La citada verja, se retiró, hacia el año 1901, efectuándose una ampliación, de sus instalaciones. Además, en el frente del edificio, podía observarse, un bello y admirable grupo escultórico, realizado en mármol blanco, que se denominaba “Jesús y los Niños”; una obra del talentoso artista plástico argentino, Dutein, la cual, infortunadamente, desapareció para siempre, desconociéndose su destino final. Por entonces, la Escuela Modelo, dependía de la órbita educativa, de la provincia de Buenos Aires, con el nombre de Escuela Nro. 1 de Varones. En el año 1915, se le asignó la denominación de “Escuela Complementaria”; trasladándose, al citado lugar, la Escuela primaria Nro. 6, que anteriormente, funcionaba en un inmueble, de la calle 48, esquina 59. La Escuela primaria Nro. 6 “Bernardino Rivadavia”, comenzó, su prolongada y muy fecunda trayectoria pedagógica, el 13 de julio de 1879, y su primera directora, fue la docente, Felisa S. de Castagnola. A mediados de la década de 1950, merced a las arduas y valiosas gestiones, efectuadas por el maestro normal, Horacio Agustín Barbieri, director del establecimiento, el ministerio de Educación, de la provincia de Buenos Aires, resolvió la construcción, de un nuevo edificio. Se clausuró, entonces, el anterior inmueble, hacia el año 1956, y poco después, se inició la construcción del actual edificio de la escuela. Durante esa etapa, en que se llevaron a cabo los trabajos de edificación, el alumnado, de la Escuela Nro. 6, se hubo de distribuir, entre otros establecimientos educacionales. El edificio, se habilitó, en el mes de marzo de 1960, e inauguró, oficialmente, el 21 de octubre de 1960, con motivo de la importante celebración, del centenario de la colocación de la “piedra fundamental”, de la Escuela Modelo, y la Jura de la Constitución Nacional. En efecto, el 21 de octubre de 1860, se realizó el solemne juramento, de la Constitución Nacional, del 1 de mayo de 1853, reformada por una Convención Constituyente, ese mismo año, posibilitando así, la reincorporación de la provincia de Buenos Aires, al resto de la Confederación Argentina; y además, se hubo de colocar la “piedra fundamental”, de la Escuela Modelo, cuyos planos, confeccionó, el arquitecto alemán, Otto de Arnim. En tan significativa ceremonia, usaron de la palabra, los caracterizados vecinos, Don Manuel Villarino y Don Augusto Krause. El distinguido y prestigioso historiador, ingeniero Mauricio Birabent, en el capítulo V, de su inolvidable libro “El Pueblo de Sarmiento”, nos señala que: “En los cimientos del edificio para la futura Escuela Modelo, fuertemente asegurados, quedaban encerradas en una caja de zinc, además del acta de fundación de la Escuela, un número de “Los Anales de la Educación Común”, algunos ejemplares del diario “Tribuna Nacional”, con el texto íntegro de la Constitución Argentina; una medalla conmemorativa , de la Constitución de la Provincia de Buenos Aires; una medalla conmemorativa de la Constitución Nacional, mandada por el gobierno, y una medalla conmemorativa de la misma, mandada acuñar por la Municipalidad de Chivilcoy”. En el mes de marzo, de 1958, al realizarse la demolición y las excavaciones del terreno, en la intersección de la avenida Ceballos y la calle General Paz, se descubrió y encontró, la “piedra fundamental” y la citada caja de zinc, que sólo conservaba en su interior, algunos elementos metálicos, como las medallas.

La Escuela, por Carlos Armando Costanzo.

La escuela es el hogar, sagrado y puro, que inculca los valores y que guía; siembra el saber, de cara hacia el futuro, y va haciendo la Patria, cada día… Mundo escolar, del cielo transparente, la infancia azul, la dicha verdadera, la fiel lección, con alma duradera, el gran sentir, de espíritu docente. Mundo escolar, que vives, largamente, todo un tiempo de gozo y primavera, junto al mástil, las aulas, la bandera, el fervor y el trabajo permanente… Mundo del claro amor y la dulzura, la enseñanza, la paz y la blancura, la hermandad y la lucha cotidiana… Yo le canto, a tu acción tan bienhechora, que se brinda, con fuerza educadora, en favor de los hombres del mañana.