La celebración del 87 aniversario, de la fundación de Chivilcoy (1941).

Compartir

Busto, del caracterizado dirigente político, caudillo lugareño, y ex intendente municipal, senador provincial y diputado nacional, Don Vicente Domingo Loveira (1853-1933), inaugurado, en la plaza 9 de Julio, el 22 de octubre de 1941. La obra escultórica, pertenece, al destacado artista plástico argentino, Juan Zuretti.

El 22 de octubre de 1941, hubieron de llevarse a cabo, los actos conmemorativos del octogésimo séptimo aniversario, de la fundación de Chivilcoy, durante la administración, del entonces comisionado municipal, Don Luis Baillo, quien había asumido, el departamento ejecutivo de la comuna, el 24 de abril de 1941, y cesó en sus funciones, el 30 de mayo de 1942, cuando le entregó el gobierno, al Dr. Dardo Ibáñez Bustos, electo en los comicios, de aquel mismo año. Dicho programa, se inició con la colocación, a la hora 8.30, de una ofrenda floral a los fundadores y el descubrimiento de una placa recordativa, en la sepultura de Don Vicente Domingo Loveira, en el cementerio, de nuestra ciudad. A las 10, hubo de oficiarse una misa, en la vieja y querida capilla, en honor de la Virgen Nuestra Señora del Carmen, “en sufragio del alma de los fundadores”, y a la hora 10.30, se desarrolló el acto central, organizado por la Comisión Oficial de Festejos, en la plaza 9 de Julio, usando de la palabra, el profesor José María Dovidio y el ingeniero Mauricio Birabent. A las 11, se efectuó la inauguración del busto, del singular y destacado dirigente político, caudillo lugareño, y ex intendente municipal, senador provincial y diputado nacional, Don Vicente Domingo Loveira, nacido en la vecina ciudad de Luján, el 19 de noviembre de 1853, y fallecido en Chivilcoy, el 31 de julio de 1933. La citada obra artística, realizada por el distinguido escultor y pintor argentino, Juan Zuretti (1880 – 1959), fue generosamente donado, por el notable y prestigioso jurisconsulto, dirigente político y hombre público chivilcoyano, Dr. Luis Grisolía (1885 – 1951), quien ocupaba una banca de diputado nacional, y su hermano, Don Nicolás Vicente Grisolía (1875 – 1961).Asimismo, hubo de conformarse, una “Comisión de Homenaje”, a Don Vicente Domingo Loveira, que integraban, los calificados vecinos locales: Dr. Alejandro Báncora, Don Lorenzo Vallerga, Don Simón Vásquez, el ingeniero Domingo A. Basso, Don Ángel San Romé, Don Rafael Juan Falabella, el procurador Agustín E. Fernández, Don Juan Carlos Hamdorff, el profesor Rafael Castellanos y Don Pedro Rosito Celia. En el mencionado acto inaugural, se dirigieron a los presentes, Don Juan Carlos Hamdorff, en nombre de la Comisión de Homenaje, y el docente, Don Aníbal Anfossi, por la Corporación Nacionalista de Maestros. A la hora 11.30, se brindó una función cinematográfica gratuita, en la sala del cine – teatro Español, y a las 15.45, se ofreció un espectáculo deportivo, en las instalaciones del club Atlético Argentino, – habilitadas un año antes, el 12 de octubre de 1940 -, con la colaboración, de una selecta embajada, del club Atlético Boca Juniors, de Buenos Aires. A las 16, se disputó un cotejo futbolístico, en el estadio de la Federación, con el auspicio de la Liga Chivilcoyana de Fútbol, y a las 17 horas, se desarrolló un partido de hockey, frente a la bella y encantadora plaza España, inaugurada, hacía apenas un año, el 22 de octubre de 1940. A las 18, hubo de una función cinematográfica, en el cine – teatro Metropol, y a la hora 19.30, una conferencia del poeta y escritor, Carlos de Jovellanos y Paseyro, en el salón del Club Social, de nuestra ciudad. Finalmente, para cerrar el programa de festejos, de ese 22 de octubre de 1941, se llevó a cabo, un encuentro danzante, en los ámbitos del Club Español, organizado por Asociación de Maestros, de Chivilcoy.

A mi ciudad de Chivilcoy, por Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano, y miembro académico correspondiente, de la Academia de Folklore de la Provincia de Buenos Aires y la Academia Porteña del Lunfardo.

Aquí estás, en mi cuore, cada día, con tu pinta chipola y verdadera, tu ilusión, tu presencia bien canchera, tu alma posta, tu paz y tu armonía. Aquí estás, con tu embale y tu energía, tus fragancias de lunga primavera; tu belleza, que copa la sesera, y tu cacho profundo de puesía… Aquí estás, con tus yecas, tu memoria, los recuerdos cachuzos de la historia, el laburo y tus lindos yornos de hoy… Y en mi dulce chamuyo y la piojosa, quedarás como un chiche, fiel y hermosa, mi debute ciudad de Chivilcoy.