La celebración, de la festividad religiosa de San Egidio Abad

Compartir

Imagen de San Egidio Abad (640-720), patrono protector de la localidad italiana de Latrónico, situada en la provincia de Potenza, región geográfica de la Basilicata. Desde Aquella población, arribó a Chivilcoy, a fines del siglo XIX, un grupo de nobles y laboriosos inmigrantes, que trajo a nuestra ciudad, la figura, el profundo espíritu, cristiano y religioso, y la sincera devoción, por San Egidio. Esta lámina, con la imagen del santo, la donó al Archivo Literario Municipal, la señora Isabel Costanzo de Lombardo, en el mes de agosto de 2017. Distintas familias chivilcoyanas, descendientes de aquellos gloriosos inmigrantes itálicos, recuerdan, hasta hoy, la vida piadosa, la fe mística y los milagros de San Egidio, cuya festividad, de acuerdo con el santoral, se conmemora o celebra, cada 1 de septiembre.

Cada 1 de septiembre, se conmemora, la festividad religiosa de San Egidio Abad, un santo de origen griego, conocido también, en las páginas del santoral, como San Gil, quien había nacido en Atenas, en el seno de un encumbrado hogar, de la aristocracia helénica, hacia el año 640; siendo hijo de Teodoro y de Pelagia. Muy joven, hubo de abrazar el cristianismo, y con un corazón magnánimo y abnegado, en un gesto de profundo renunciamiento, y de generosidad ejemplar, distribuyó, entre los más pobres y humildes, su importante fortuna y, sus numerosos bienes y riquezas. Luego, viajó a Francia, y allí, en la región de Provenza, al sur de dicho país europeo, se consagró, total y absolutamente, a Dios, y se dedicó, a una vida mística, de silencio, meditación y plegarias; fundando una comunidad de ermitaños o anacoretas. Hubo de ejercer la dirección, del monasterio del Valle Flavia – a raíz de ello, su rango o jerarquía de Abad -, cuya construcción, llevó a cabo, el rey Teodorico; realizó, una significativa cantidad, de admirables milagros, y falleció, en la zona del Pirineo catalán, el 1 de septiembre de 720, a los 80 años de edad. San Egidio Abad, constituye el querido y venerado santo protector, de Latrónico, una localidad montañosa italiana, situada en la provincia de Potenza, dentro del territorio de la Basilicata. En la última década, del siglo XIX, un grupo de nobles y laboriosos inmigrantes, oriundos de la citada población itálica, hubieron de arribar, a nuestro país; radicándose, aquí, en esta ciudad, donde mantuvieron, de un modo fiel y ferviente, una sincera fe cristiana, y una genuina y entrañable devoción, a la figura de San Egidio Abad. Una imagen, del mencionado santo, que trajeron, especialmente, de su tierra italiana, fue donada, a la antigua e imborrable capilla, en honor de la Virgen del Carmelo, y en la actualidad, se encuentra entronizada, en un altar lateral, del templo de la Parroquia Nuestra Señora del Carmen, de Chivilcoy.

A San Egidio Abad, por Carlos Armando Costanzo.

Fuiste ejemplo de entrega generosa, vocación de servir, gracia y pureza; una luz de humildad y fortaleza, una dulce plegaria fervorosa. Corazón de ternura y voz piadosa, renunciaste al placer y a la riqueza; alcanzando la gloria y la grandeza, con tu vida y tu imagen bondadosa. Junto a Dios, encontraste un fiel destino, y al sentirlo a Jesús, por el camino, descubriste tu auténtico sendero… San Egidio – Patrono y firme guía -, que nos sigues brindando, todavía, tu hondo amor, de cristiano verdadero.

San Egidio, yo quiero tu pobreza, y la fe tu espíritu cristiano; tu silencio y tu ruego cotidiano, tu humildad, tu honda paz y tu nobleza. Hoy, yo quiero tu límpida pureza, la bondad y el consuelo de tu mano; tu actitud de servicio, a cada hermano, tus esfuerzos, tu cruz y tu grandeza… Hoy, yo quiero tu entrega generosa, tu especial caridad maravillosa, tu esperanza y tu gracia desbordante… Para así descubrir, que la alegría, se consigue, brindando, cada día, nuestro amor fraternal, a un semejante.