La conmemoración en Chivilcoy, del 25 de Mayo de 1969, hace ya, 50 años, con la visita a nuestra ciudad, del Liceo Militar “General José de San Martín”.

Láminas alusivas, a la gloriosa gesta revolucionaria, del 25 de Mayo de 1810, aparecidas en las páginas, de distintos libros de lectura, de enseñanza escolar primaria, que se editaron, en las décadas de 1950 y 1960. 

El capítulo evocativo de hoy, lo dedicaremos a recordar, la jubilosa y significativa conmemoración, del 159 aniversario, de la vibrante y gloriosa gesta, de la Revolución criolla de 1810, que se llevó a cabo, aquí, en nuestra ciudad, el domingo 25 de Mayo de 1969, durante la gestión municipal, del ingeniero José María Ferro. Dicha celebración, que estuvo preparada y organizada, por la Dirección de Cultura, de la comuna, hubo de contar, con la importante y valiosa participación, de un cuerpo de 109 cadetes, pertenecientes al Liceo Militar “General José de San Martín”; como así también, de la banda de música, de dicho establecimiento, de formación castrense, que se hallaba compuesta, por 48 integrantes. El programa de los citados festejos patrios, se inició, a las 10 horas, con un concentración, de autoridades del municipio, delegaciones escolares, los efectivos del Liceo Militar “General José de San Martín” y, púbico, en general, frente al Palacio Municipal de Chivilcoy.

A las 10.15, en tanto, se ofició un acto litúrgico, de acción de gracias, delante del palco oficial, el cual, hubo de estar a cargo, del vicario coadjutor, de la parroquia San Pedro y de la iglesia Nuestra Señora del Rosario, presbítero Gregorio López. Seguidamente, a la hora 10.30, se izó el pabellón nacional, en el mástil ubicado sobre la propia acera, del Palacio Municipal; se entonaron las estrofas del Himno Argentino, y se escucharon palabras alusivas, de la profesora de la Escuela de Educación Técnica Nro. 1  “Mariano Moreno”, procuradora Nélida T. Rigone de Califa, y de la alumna de quinto año, del Colegio Nuestra Señora de la Misericordia, Silvia Alonso.

Con posterioridad, a las 11, se realizó el imponente desfile, del cuerpo de cadetes, del Liceo Militar, con sus correspondientes banderas, y la banda, que interpretó diferentes y cadenciosas marchas, de sonoros compases y acordes musicales. Todo ello, despertó el espontáneo y franco entusiasmo y, los mejores aplausos, de la concurrencia, la cual, con sumo interés y atención, hubo de presenciar el desarrollo, del citado desfile.

Finalmente, a la hora 13, se ofreció, en las instalaciones del Club Social, un banquete de agasajo, a la delegación del Liceo Militar “General José de San Martín”, que se hallaba comandada, por el teniente coronel, Dardo Argentino Oliva, a quien acompañaban, el mayor Francisco Alberto Gómez, el capitán Eugenio Dalton y cinco tenientes, del cuadro de oficiales.

A través del decreto Nro. 794, fechado el 23 de mayo de 1969, el intendente municipal de Chivilcoy, ingeniero José María Ferro, y el secretario de Gobierno, de la comuna, señor Juan Martín Izaguirre Báncora, invitaban al pueblo y a la ciudadanía, a embanderar e iluminar sus edificios, y a concurrir a los actos oficiales, en celebración del 159 aniversario, de la histórica y trascendente Revolución, del 25 de Mayo de 1810, cuando de un modo valeroso y heroico, nació una Patria, nueva y luminosa; forjándose el espíritu nacional y los sagrados valores, de nuestra auténtica y profunda rgentinidad.

Lámina escolar, por el procurador Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano, y miembro correspondiente, de la Academia de Folklore de la Provincia de Buenos Aires y la Academia Porteña del Lunfardo.

Vieja lámina posta, de la escuela, con tu imagen fetén, de sol y rayo: Veinticinco aquel yorno, el mes de mayo, el Cabildo pintón, la escarapela… Vieja lámina posta, de la abuela, y un montón de recuerdos, que no cayo: Gente piola en la yeca, algún cabayo, cielo gris y el paraguas de novela… Vieja lámina posta y documento: Nuestra Patria debute, que nacía, los pirulos pasados, la distancia… Te encontré en el bulín – feliz momento -, y al junarte otra vez – nostalgia mía-, volví al cuore purrete de la infancia. Porque estás escrachada en la memoria, y ningún perejil, te ha de borrar, linda facha, del ispa y de la historia, vieja y nítida lámina escolar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *