La demolición de la “Casa de la Lira” (Enero de 2007).

Compartir
Antigua "Casa de la Lira", todo un símbolo histórico, de nuestra ciudad, que fuera demolida, a comienzo del mes de enero, de 2007. En ella, residió y falleció, el gran poeta Carlos Ortíz, el 3 de marzo de 1910.

Antigua «Casa de la Lira», todo un símbolo histórico, de nuestra ciudad, que fuera demolida, a comienzo del mes de enero, de 2007. En ella, residió y falleció, el gran poeta Carlos Ortíz, el 3 de marzo de 1910.

La recordación del 107 aniversario, de la trágica desaparición física, del inspirado y eximio poeta lugareño, Carlos Ortiz, fallecido a la prematura edad de 40 años, el 3 de marzo de 1910 (Había nacido, en la estancia “Las Palmeras”, el 27 de enero de 1870), como consecuencia, de las graves heridas que sufrió, la noche del 2 de marzo, durante el transcurso de un banquete, servido en las instalaciones del Club Social, de nuestra ciudad, para despedir al entonces director de la Escuela Normal, profesor Alejandro Mathus (1870 – 1921), quien, por razones de índole política, había sido traslado a la provincia de Mendoza; nos invita hoy, a rememorar la demolición de la “Casa de la Lira”, una antigua y tradicional construcción, del radio urbano, ubicada en la calle San Martín Nro. 114, donde, en diferentes épocas, hubieron de residir, el citado Carlos Ortiz – que dejó de existir, en esa finca -, como asimismo, los poetas, Heraclio Claudio Fajardo y Santiago Gómez Ortiz. Dicha demolición, se llevó a cabo, en el mes de enero del año 2007. En la parte superior del frente, del citado edificio, podía observarse un artístico enrejado, con la figura de una “lira”, instrumento musical, que era el perfecto símbolo o emblema, de la poesía lírica. Heraclio Claudio  Fajardo, poeta, dramaturgo, periodista, y primer vate, en los anales de las letras chivilcoyanas, había nacido en la Villa de San Carlos, de la hermana República Oriental del Uruguay, el 30 de octubre de 1833, y falleció, en esa vieja casona, a la temprana edad de 34 años, el 1 de enero de 1868. El poeta Santiago Gómez Ortiz, quien habitó también, la mencionada finca, nació hacia el año 1895, y murió el 26 de agosto de 1947. El último propietario de la casa, fue el señor Don Miguel Cardenutto. Sin dudas, una histórica y entrañable finca, y un auténtico baluarte de nuestro ayer lugareño, por el que atravesaron, distinguidas figuras y personalidades, de Chivilcoy y del país. Una casa, que quizá, debió ser un museo, para conservar y enriquecer el pasado de nuestra ciudad; pero que a comienzos del año 2007, se convirtió en el montón de escombros, reminiscencias y emociones, de una valiosa reliquia perdida, que, seguramente, no se olvidará… En la actualidad, se levanta en el lugar, un edificio de propiedad horizontal.

A la “Casa de la Lira”, por Carlos Armando Costanzo.

Casa de ayer, rincón de nuestra historia, llena de voces, sueños y poesía; todo un caudal de encanto y armonía, y un mundo de recuerdos y memoria. Casa de ayer, con rica trayectoria, un aire de fragante melodía, una especial imagen de hidalguía, y un corazón, de ilustre y clara gloria. Romántico solar, donde vivieron esos antiguos vates, que escribieron, versos de un amor puro, que aún suspira… Hoy, sufre, demolida y silenciosa, pero en un tiempo azul, como una rosa, siempre estará la “Casa de la Lira”.