La demolición de la Escuela primaria Nro. 1 “Domingo Faustino Sarmiento” (1970).

Compartir
El imponente y majestuoso edificio, de la Escuela primaria Nº 1 "Domingo Faustino Sarmiento", sito en la intersección de la calle Belgrano y la avenida Sarmiento. Fue todo un glorioso baluarte, y un gran monumento histórico y pedagógico, de la instrucción pública chivilcoyana. Se demolió, sin razones justificadas, en el mes de abril de 1970. El decreto par su destrucción, estuvo firmado por el ministro de Educación  de la Provincia de Buenos Aires, Alfredo Tagliabúe.

El imponente y majestuoso edificio, de la Escuela primaria Nº 1 «Domingo Faustino Sarmiento», sito en la intersección de la calle Belgrano y la avenida Sarmiento. Fue todo un glorioso baluarte, y un gran monumento histórico y pedagógico, de la instrucción pública chivilcoyana. Se demolió, sin razones justificadas, en el mes de abril de 1970. El decreto par su destrucción, estuvo firmado por el ministro de Educación de la Provincia de Buenos Aires, Alfredo Tagliabúe.

Un auténtico y verdadero símbolo, y un imponente y glorioso baluarte, de la educación de Chivilcoy

En los últimos días, de un otoñal mes de abril de 1970, ante la triste mirada, la profunda consternación, y el sincero y entrañable sentimiento de estupor y congoja, de nuestra comunidad chivilcoyana, se llevaba a cabo, el terminante proceso, de cruel e implacable demolición, del antiguo y tradicional edificio, de la Escuela primaria Nro. 1 “Domingo Faustino Sarmiento”, de nuestra ciudad, ubicado en la intersección de la calle Belgrano y la avenida Sarmiento. Dicho inmueble, de firme y sólida estructura, y un estilo arquitectónico, típico y característico, databa, en lo que respecta a su construcción, de fines del siglo XIX y principios del XX; habiéndose levantando, en tiempos del régimen gubernativo, del siempre recordado dirigente político y caudillo lugareño, ex intendente municipal, senador provincial y diputado nacional, Don Vicente Domingo Loveira (1853 – 1933). En la parte superior, de este genuino bastión edilicio, podía observarse, la estatua de la Educación, como un claro y elocuente emblema, de la instrucción pública y la enseñanza. Son inmuebles, de arquitectura similar, construidos en la misma época, los edificios de las Escuelas primarias, Nros. 3 “Dr. Nicolás Avellaneda”; 8 “General Manuel Belgrano”; 18 “Dr. Mariano Moreno” y 4 “Manuel Villarino” (Este último establecimiento, cesó en sus actividades educativas, en el año 2007, funcionando en ese lugar, otros centros pedagógicos). En aquel viejo y querido inmueble, de la Escuela primaria Nro. 1, comenzó su intensa y fecunda labor pedagógica, la Escuela Normal “Domingo Faustino Sarmiento”, inaugurada el 12 de abril de 1905, y allí, permaneció hasta el año 1912, cuando se trasladó a su actual sede, de la avenida Dr. José León Suárez; habiendo egresado, a fines del año 1909, la primera y promisoria promoción, de maestros normales nacionales. La Escuela primaria Nro. 1 “Domingo Faustino Sarmiento”, hubo de cumplir, durante muchas décadas, de una infatigable y fructífera tarea, una vasta y ejemplar trayectoria docente, al servicio de la infancia, de nuestra ciudad. El citado edificio, amplio, cómodo y confortable, contaba con una superficie, de unos 1.468, 65 metros cuadrados; destacándose sus luminosas aulas y salones, su patio, su gabinete, la casa – habitación del director y, hasta un consultorio odontológico, a cargo del prestigioso dentista local, Dr. Vicente Goñi. A fines del año 1968, se procedió a cancelar la matrícula de alumnos, y se determinó su cierre o clausura inexorable, y en el mes de noviembre de 1969, se autorizó la demolición del edificio, mediante el decreto Nro. 5030, de la provincia de Buenos Aires, que firmó el entonces gobernador bonaerense, ingeniero agrónomo, Saturnino Llorente, y refrendó el ministro de Educación de la provincia, profesor Alfredo Tagliabúe. (Qué circunstancia paradójica y qué penosa ironía: ¡Un ministro de Educación, legalizando con su firma, un decreto de demolición, de una escuela…!). Años más tarde, se edificó, en el mencionado espacio, la sede de ENCOTEL (Empresa Nacional de Correos y Telecomunicaciones), habilitada, oficialmente, el 11 de agosto de 1973, y con posterioridad, en el otro sector del solar, la Cooperadora del Hospital Municipal, hubo de construir el “Paseo de la Plaza”, inaugurado el 25 de mayo de 2000. También, con anterioridad, en ese sitio, había funcionado una calesita, para diversión y sano esparcimiento, de la niñez local. Felizmente, algunos elementos, pertenecientes a la desaparecida Escuela Nro. 1 “Domingo Faustino Sarmiento”, fueron recuperados y salvaguardados: La estatua de la Educación, se encuentra en los jardines, del Museo Municipal de Artes Plásticas “Pompeo Boggio”, en la intersección de las calles, Bolívar y Salta, y otros objetos, de apreciable valor histórico, podemos hallarlos, en el “Museo”, del Consejo Escolar, fundado, organizado y conducido, por el señor Antonio Luis Dilego, quien realizó, un significativo y admirable trabajo, de rescate, preservación y conservación, de un importante patrimonio, directamente ligado, al espíritu docente y al ayer de nuestra enseñanza. El cálido y emocionado recuerdo, entonces, de la Escuela primaria Nro. 1 “Domingo Faustino Sarmiento”, todo un gran baluarte de la vida educativa lugareña, cuya estampa inolvidable, rodeada de reminiscencias, nostalgias y lejanos sueños, permanecerá, para siempre, en los anales, el alma vecinal y el corazón, de la comunidad chivilcoyana.

A la Escuela Nro. 1 “Domingo Faustino Sarmiento”, por Carlos Armando Costanzo.

Hoy, recuerdo su estampa majestuosa, que se pierde, quizás, en lontananza, y aún escucho, la voz de su enseñanza, junto al aula y la esquina luminosa. Hoy, recuerdo su fibra laboriosa, su expresión de docencia, su pujanza, y su cielo de sueños y esperanza, pizarrón, guardapolvo y mariposa… Hoy, recuerdo su sólida estructura, su cariño infantil, hecho ternura, su lección y su aliento infatigable… Y sé bien, que en el alma de la historia, quedará como símbolo de gloria, la emoción de su imagen imborrable.