La docente, María Angélica Torres de Cadavid, y el Archivo Administrativo Municipal.

Compartir

La siempre recordada, docente chivilcoyana, María Angélica Torres de Cadavid (1923-2007), gran organizadora, directora y propulsora del Archivo Administrativo Municipal de Chivilcoy, a lo largo, de 24 fructíferos años de labor: Desde 1971, hasta 1973; y entre 1977 y 1999.

Con su profunda pasión y su enorme laboriosidad, fue la gran organizadora y propulsora, de este organismo de la comuna, que por una razón de justicia, reconocimiento y homenaje, debiera llevar su inolvidable nombre.

Recordamos hoy, la polifacética y emprendedora figura, de la docente chivilcoyana, María Angélica Torres de Cadavid, quien, durante muchos años, de una infatigable y muy valiosa labor, tuvo a su cargo, la organización y dirección, del Archivo Administrativo, de la comuna, de nuestra ciudad. Mujer tenaz y empeñosa, a lo largo, de una fiel y sostenida trayectoria, supo caracterizarse, por sus múltiples y apreciables iniciativas e inquietudes, su espíritu hacedor y ejecutivo, su férrea voluntad realizadora y, su admirable dinamismo. Nacida, el 5 de febrero de 1923, en el hogar de Don Pedro Torres y Doña Carmen Armando, hubo de cursar, estudios de magisterio, en las aulas de la Escuela Normal “Domingo Faustino Sarmiento”, de Chivilcoy, obteniendo el diploma, de maestra normal nacional.

Tras lograr el título, con auténtica vocación pedagógica, y un genuino y particular entusiasmo, comenzó el ejerció de la enseñanza, y después, de un cierto tiempo, de firme y pujante actividad, recibió la designación, de directora de la Escuela primaria Nro. 26 «Paula Albarracín», de la localidad rural de Indacochea, donde entonces, desarrolló una colosal y extraordinaria tarea pedagógica; transformando, de un modo notorio y auspicioso, el citado establecimiento.

El 18 de febrero de 1971, durante la gestión comunal, del ingeniero José María Ferro, hubo de asumir, en calidad de directora – organizadora, del Archivo Administrativo Municipal; un cargo que, desempeñó, a través de 25 fecundos años, desde febrero de 1971 – como señalábamos -, hasta 1973, y desde enero de 1977, hasta el mes de diciembre de 1999.

Al frente, del mencionado repositorio, desplegó un importante y ponderable trabajo, de clasificación  y ordenamiento, que convirtió, a esa repartición, en un verdadero archivo administrativo modelo; legítima y merecidamente considerado, uno de los mejores y más preciados, de toda la provincia de Buenos Aires. En aquel repositorio – una obra, de sus amplios conocimientos, su alto criterio, su rica experiencia, y sus principios educacionales rectores -, podían observarse, de una manera, ciertamente, asombrosa, estanterías y anaqueles, con cientos de carpetas, de diversos colores, según los temas o asuntos; libros y diarios; datos de interés, referencias y apuntes; expedientes de habilitaciones comerciales, desde el año 1920; decretos, ordenanzas y legajos, de empleados y agentes municipales, y una vasta documentación general, fielmente atesorada. Todo un significativo acervo o patrimonio, y un material de consulta, único e irreemplazable.

El Archivo Administrativo Municipal, hubo de tener su sede, a lo largo de muchos años, en la planta alta, del Palacio Municipal, junto al recinto del Honorable Concejo Deliberante; luego, en diciembre de 2005, se trasladó a uno de los locales, del inmueble, de la calle Lavalle Nro. 28, y finalmente, se instaló, en un edificio, ubicado sobre la calle Salta Nro. 110, donde había funcionado, durante varias décadas, entre 1958 y 1999, la benemérita e imborrable Asociación de Lucha contra la Parálisis Infantil (ALPI), filial Chivilcoy.

Sede institucional, de la Asociación de Lucha contra la Parálisis Infantil (ALPI), ubicada, en la calle Salta Nº 110. Dicha entidad, fundada el 26 de septiembre de 1958, se disolvió, en el mes de diciembre de 1999. Allí, desde diciembre de 2011, funciona la sala del Archivo Administrativo Municipal.

Esposa, del popularizado y querido heladero, Don Oscar Cadavid (1916 – 1997) – un hombre, de incansable contracción hacia el trabajo, clara y sincera honradez y, una espontánea y proverbial generosidad personal -, María Angélica Torres de Cadavid, falleció, a los 84 años de edad, el 9 de diciembre de 2007. Sin dudas, por una saludable razón de justicia, franco reconocimiento y sentido homenaje, el Archivo Administrativo Municipal de Chivilcoy, debiera llevar, su imborrable nombre; tan asociado a su aleccionadora laboriosidad docente, su fecunda obra, en los ámbitos de la comuna, y su ejemplo, honroso y edificante.