La empresa SUAREZEREAL S.A.C.I.F.I.A (1886).

Compartir

Don Alejandro María Suarez (1859-1929), gran artífice, propulsor y animador de la empresa SUAREZEREAL, en sus tiempos iniciales.

Recordamos hoy, la muy prolongada y fructífera trayectoria, de la reconocida empresa local SUAREZEREAL S.A.C.I.F.I.A., la cual, sin dudas, ha sabido acreditar, de un modo claro y notorio, un largo y significativo itinerario mercantil, en el rubro de la comercialización de cereales. Los lejanos e históricos orígenes de esta empresa, se remontan al año 1886, cuando Don Pedro Benedit, representando a su hermana, Doña María Ana Benedit de Casause, juntamente con los hermanos, Don Víctor Juan y Don Pedro Mautalen, hubieron de constituir, una sociedad denominada “Casause y Mautalen Hnos.”. Breve tiempo más tarde, el 24 de noviembre de 1888, a través de un nuevo contrato, nació otra sociedad, que incorporó como socio, a Don Alejandro Suárez; transformándose entonces, en la firma “Alejandro Suárez y Cía”. Dicha firma, desenvolvió diversas actividades, que incluyeron, un almacén, una ferretería, una pinturería, y la labor de acopio o almacenamiento, de frutos del país. El 8 de agosto de 1901, mediante escritura pública, celebrada ante el notario, Don José Cirilo Coronado, se conformó una sociedad, compuesta por Don Alejandro Súárez, Don Faustino González y Don Manuel Fernández, la cual, hubo de continuar con los negocios anteriores, y efectuó, asimismo, la explotación de un establecimiento agrícola, que era propiedad de Doña María Elena Demarchi. La mencionada sociedad, adoptó el nombre de “Suárez y González”. El 25 de noviembre de 1905, a través de una escritura pública, que realizó el notario Don Juan M. Velurtas, esta sociedad colectiva, pasó a denominarse, con la razón social “Suárez, González y Fernández”. El 25 de agosto de 1909, mediante escritura pública, que efectuó el notario Don Juan M. Velurtas, la citada sociedad, hubo de otorgar un poder, a Don Liberato F. Rosas, a fin de que, llevara a cabo, de un modo judicial o privado, las correspondientes cobranzas de la empresa, en la vecina localidad de Lincoln. El 27 de junio de 1911, se registró la disolución, de la sociedad “Suárez, González y Fernández”, y pocos días después, el 1 de julio de 1911, por medio de una escritura, celebrada por el notario Don Juan M. Velurtas, hubo de crearse, la sociedad colectiva, integrada por Don Alejandro Suárez y Don Faustino González. El respectivo contrato de constitución, se prorrogó, posteriormente, el 6 de julio de 1914; el 13 de junio de 1916, y el 1 de junio de 1918. Todas las escrituras, se realizaron en la oficina notarial, de Don Juan M. Velurtas. Con posterioridad, el 25 de septiembre de 1925, se conformó la sociedad en comandita “Suárez y Cía”, que desenvolvió sus tareas habituales, con ese nombre, hasta 1968. A partir de ese año, la empresa, se convirtió en sociedad anónima, adoptando la denominación de “SUAREZEREAL S.A.C.I.F.I.A.”.

Don Alejandro Suárez (1859 – 1929)

Gran artífice, hacedor y propulsor, de la actual empresa “SUAREZEREAL S.A.C.I.F.I.A.”, Don Alejandro María Suárez, nació en España, en 1859, y falleció en nuestra ciudad, el 18 de agosto de 1929. El 16 de agosto de 1890, en la vecina ciudad de Chacabuco, había contraído matrimonio, con Doña Martina Loya, fallecida el 10 de octubre de 1920, y fue padre, del caracterizado y muy prestigioso abogado, dirigente político y hombre público, Dr. Alejandro Osvaldo Suárez (1892 – 1943). En una publicación porteña, del 1 de septiembre de 1926, podemos leer, una semblanza biográfica de Don Alejandro Suárez, que nos señala: “Probo comerciante, por la corrección de sus procederes y su honradez nunca desmentida, supo conquistar el respeto y el aprecio, de cuantos lo tratan. Asturiano, por su raza y nacimiento, lo es asimismo, por sus condiciones de laboriosidad y energía. Radicado en nuestro país, desde el año 1874, profesa al mismo, todo el cariño que despierta al hombre, que logró en él, la realización de todos sus anhelos. Dedicado desde su llegada a la República, a las tareas mercantiles, después de eficaz labor, consiguió cimentar una sólida posición económica. Actualmente, es miembro de la razón social “Suárez, González y Cía”, propietaria de un importante establecimiento de ramos generales, dedicado también, al acopio de cereales. En su actividad múltiple, hállase vinculado, además, a la industria ganadera. Con relevante actuación social, es miembro del Club Español y de la comisión del Hospital. El señor Suárez, es padre del Dr. Alejandro O. Suárez, de una destacada figuración en la política provincial, y actual vicepresidente, de la Cámara de Senadores, de la Provincia de Buenos Aires”. Todo el aleccionador y hermoso ejemplo, de un inmigrante español, que con su profunda capacidad realizadora, sus múltiples iniciativas y proyectos, su tenaz contracción hacia el trabajo y, sus mejores sueños de progreso y futuro, contribuyó, poderosamente, al desarrollo, el avance y el engrandecimiento, de la vida económica chivilcoyana.