La Festividad de Nuestra Señora del Carmen

IMG_20160712_103326

Habrá de llevarse a cabo, el domingo 17 de julio de 2016.

Se cumplen 127 años, de una gloriosa tradición y un auténtico símbolo de la historia lugareña y del pasado chivilcoyano. La Virgen, Nuestra Señora del Carmen, es la madre y la patrona espiritual de la ciudad y de todo el pueblo de Chivilcoy.

Se conmemora el 127 aniversario, de la antigua y tradicional festividad patronal, religiosa y popular de Nuestra Señora del Carmen, la cual, constituye un auténtico símbolo o emblema, en las páginas de la historia lugareña, y una verdadera expresión de fe mariana, devoción y espiritualidad de Chivilcoy. Una festividad, que representa la primera y más remota celebración, en los anales de la comunidad, y que hoy, 127 años más tarde, florece, vive y palpita en el sentir de la gente y el corazón de la ciudad.

La primera fiesta del Carmen, se realizó los días sábado 20 y domingo 21 de julio de 1889, por iniciativa de un grupo de inmigrantes italianos, bajo la conducción de la patriarcal figura de Don Pascual Grisolía (1835 – 1920), fervoroso propulsor y animador de dicha festividad, en honor de la Virgen del Carmelo. El 26 de mayo de 1895, se efectuó una asamblea de vecinos, para conformar una comisión, con el propósito de recaudar fondos, destinados a la citada celebración, cada 16 de julio, y promover la construcción de una capilla, sobre un terreno donado por Don Pascual Grisolía. El 28 de mayo, se organizó oficialmente, la comisión, presidida por Grisolía, y el 16 de julio de 1895, se procedió a colocar la “piedra fundamental”, de la futura capilla, que comenzó a edificarse en el mes de febrero de 1896. El domingo 19 de julio de 1896, se inauguró la primitiva capilla, en medio de importantes festejos, y dos años después, los días 7 y 8 de septiembre de 1898, se habilitó, total y definitivamente, aquella humilde  iglesia, consagrada a la Virgen del Carmen. El 16 de julio de 1900, se ofició en esa capilla, la primera misa, – ceremonia litúrgica, que autorizó el Obispo de La Plata, monseñor Espinosa -, y el 10 de septiembre de 1903, la comisión vecinal del barrio, entregó la capilla, a los sacerdotes españoles de la Orden de San Agustín, quienes desarrollaron una fecunda y valiosa misión pastoral, evangelizadora y docente, durante casi un siglo, hasta el mes de mayo de 2003, cuando abandonaron Chivilcoy; quedando el templo, en manos de la Arquidiócesis de Mercedes – Luján, que prosiguió con las tareas inherentes al culto. Los sacerdotes agustinos, hubieron de ejercer la enseñanza, durante muchos años, de una ardua labor pedagógica, a través del Colegio “Nuestra Señora del Buen Consejo”. El 16 de julio de 1937, por un decreto del Obispo de Mercedes, monseñor Dr. Juan P. Chimento, la capilla adquirió el rango y la jerarquía de Parroquia Nuestra Señora del Carmen; estableciéndose la esfera de su respectiva jurisdicción eclesiástica. El 16 de octubre de 1945, ante el estupor y el pesar de la comunidad, la modesta capilla del Carmen, que por una amenaza de grave derrumbe, se clausuró en el mes de enero, de ese mismo año, terminó desmoronándose por completo. Desde su inauguración, en 1896, había transcurrido casi medio siglo. El 16 de julio de 1946, durante las correspondientes fiestas patronales, se colocó la “piedra fundamental” del nuevo templo, y el 8 de septiembre de aquel año, se iniciaron los trabajos de construcción de la futura iglesia. Se organizó una comisión Pro – Templo, presidida por el Dr. Francisco José Falabella, y se recibieron numerosos aportes y donaciones. Las misas, en tanto, se oficiaban en un galpón, sito en la intersección de las calles Viedma e Hipólito Yrigoyen, que había facilitado, generosamente, la familia Grisolía. El 22 de octubre de 1949, en el marco de la celebración del 95 aniversario de la fundación de Chivilcoy, se inauguró y bendijo la iglesia Nuestra Señora del Carmen, restaurada luego, en varias oportunidades posteriores. La festividad del Carmen, a lo largo de un prolongado, sostenido y rico itinerario histórico de 127 años, mantuvo sus peculiares características, con los banderines o gallardetes, sobre la avenida Villarino; la procesión por las calles; la participación del cuerpo de bomberos voluntarios y de diferentes bandas de música; los juegos infantiles, como el palo enjabonado, la piñata y las carreras de embolsados; las presentaciones musicales, durante la tarde, y los clásicos fuegos artificiales, en horas de la noche. En otras épocas, se realizaban carreras de sortija, a caballo, en bicicleta y, hasta en automóvil, y se ofrecían funciones cinematográficas, en la sala del cine parroquial, ubicado junto al templo del Carmen. Asimismo, entre los años 1966 y 2006, el locutor Alfonso A. Lombardo, tuvo a su cargo la preparación, y condujo y animó el espectáculo artístico y musical de la festividad. La celebración, se encuentra organizada por la Parroquia Nuestra Señora del Carmen, cuyo titular es el presbítero Héctor Gustavo González, y la Comisión Pro – Festejos, que preside el ingeniero, Gustavo Elbio Faccinetti. Durante muchos años, de una fiel y sostenida tarea, encabezó dicha comisión, el destacado y prestigioso médico cirujano, Dr. Juan Carlos Falivene (1922 – 2014), siempre vivo y muy presente, en el cariño recuerdo y el mejor de los homenajes. La festividad, tiene el auspicio, patrocinio y apoyo, de la Municipalidad de Chivilcoy, mediante la Secretaría de Cultura y Educación, y diferentes reparticiones y dependencias comunales. La fiesta patronal, religiosa y popular de la Virgen Nuestra Señora del Carmen, tan arraigada en el alma devota de la comunidad, constituye pues, una gloriosa tradición, un genuino símbolo o emblema, un hito costumbrista y, un firme y sólido baluarte, dentro del acervo histórico y cultural, el íntimo sentir y el pasado ciudadano de Chivilcoy.

Recordación del presbítero Zacarías Montalvo

En este año 2016, habrá de evocarse, de un modo particular, la virtuosa figura del sacerdote y docente agustino, presbítero Zacarías Montalvo, quien a lo largo de varias décadas, de una fiel y abnegada misión pastoral, didáctica y educativa, y un ferviente y laborioso ministerio, hubo de caracterizarse por sus admirables cualidades humanas, su permanente entrega, su extraordinaria vocación de servicio y su enorme generosidad. Nacido en Pontejos (Provincia de Zamora, España), en 1886, arribó a Chivilcoy, en 1915, y allí, en los ámbitos de la iglesia Nuestra Señora del Carmen, supo desplegar una singular e infatigable tarea: En su ministerio sacerdotal; ejecutando el armonio, durante las distintas celebraciones litúrgicas, y como maestro, en las aulas del Colegio “Nuestra Señora del Buen Consejo”, de los padres agustinos. Falleció, a los 66 años de edad, el 31 de marzo de 1952, y sus restos, descansan en el mismo templo del Carmen, donde de una manera súbita, lo alcanzó la muerte. En 1966, bajo la gestión municipal de Don Salvador P. Costanzo, se le impuso su ilustre nombre, a la calle Nro. 73, y el 16 de julio de 1967, se descubrió la placa de nomenclatura;  remarcándose en ella, sus prendas y atributos de “virtuoso sacerdote, y abnegado y ejemplar maestro”. Un bien merecido y justiciero homenaje, por su grandeza moral y su espíritu cristiano y evangélico, de auténtica y verdadera santidad.

 

Himno a la Virgen del Carmen, por Carlos Armando Costanzo.

Querida Virgen del Carmen, fiel patrona espiritual, de la gracia más profunda, y la imagen maternal. Gran Señora del Carmelo, en un trono de esplendor, y fuente de la ternura, la pureza y el amor. Estrella plena y radiante, de dulzuras y bondad, en el azul y amplio mundo, de tu inefable piedad. Palabra del buen consejo, sublime y eterna voz, y luminoso camino, que nos conduce hasta Dios. Hoy, unidos, te pedimos, la fe de tu corazón; tu alma clara y generosa, tu auténtica devoción… Te pedimos, el trabajo, la justicia y la verdad, el amparo solidario, y la hermosa caridad. Te pedimos una vida, libre ya, de todo mal; los principios y valores, la honradez y la moral. Te pedimos el progreso, siempre fecundo y tenaz, y un nuevo sol de esperanza, la alegría y nuestra paz. Te pedimos, de rodillas, hincados frente a tu altar, con esta humilde plegaria, que te deseamos brindar. Querida Virgen del Carmen, hoy, danos la protección, y que descienda del Cielo, tu infinita bendición.

Al Padre Zacarías Montalvo, por Carlos Armando Costanzo

Hoy, lo recuerdo al padre Zacarías, con su estampa sencilla y afectuosa, su tierno corazón, de miel y rosa, su bondad y sus hondas alegrías. Recuerdo sus sentidas homilías, su amor y su enseñanza provechosa; su gesto de humildad, tan generosa, su armonio y sus sagradas melodías. Los años me aproximan su figura, con su voz, sus consejos, su dulzura, sus virtudes, su imagen entrañable… Presbítero, docente y noble amigo, hoy, lo estoy recordando – y bien lo digo -, como un gran sacerdote inolvidable.

                                              Chivilcoy, Julio de 2016.

Procurador Dr. Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y del Salón del Periodismo Chivilcoyano, y miembro académico correspondiente de la Academia Porteña del Lunfardo.

Suscripción para recibir en tu correo electronico

Efemérides, Biografias, Personajes Chivilcoyanos, Lunfardo y demás noticias del Archivo Literario.