La historia de Chivilcoy, en Lunfardo

Compartir

Recreación, en forma de historieta, de la ceremonia fundacional de Chivilcoy, el histórico domingo 22 de octubre de 1854; obra, del gran dibujante y hombre de la publicidad chivilcoyana, Agustín Domingo Guasco (1917-1975). Dicho trabajo, fue realizado en el año 1946.

Publicación alusiva al 162 aniversario, de la fundación de Chivilcoy, que nació a la vida ciudadana, el domingo 22 de octubre de 1854. Con anterioridad, se había creado el partido bonaerense de Chivilcoy, mediante el decreto Nro. 1844, del gobernador de la provincia de Buenos Aires, Don Juan Manuel de Rosas. Chivilcoy, fue declarada, oficialmente, “Ciudad”, el 27 de agosto de 1892, y desde sus comienzos, siempre se la consideró, por su pujanza económica, su desarrollo agrícola, su gran espíritu de progreso, y toda su natural belleza, como la hermosa y próspera “Perla del Oeste”. Una justa denominación, que bien merece.

La historia de Chivilcoy

La historia de mi ciudad, la bato, con parla plena, junto al nombre “Chvilcoy”, que es chamuyo de “Agua buena”. Una historia, lunga y firme, de espíritu laburante, que la yugó, tenazmente, y le dio para delante. Una historia bien pulenta, de verde y posta llanura, que empezó, hace muchos yornos, de lejana mishiadura… Al principio, la región, estaba ¡Atenti, gomía!, con tipos originarios, que galgueaban todo el día. Después, llegaron muy piolas, los primeros pobladores, trayendo embale profundo, y sus anhelos mejores. Eran hombres macanudos, – minga de luchas y guerra -, que al chapar el forte arado, fueron labrando la tierra. Esta zona – linda jeta -, que tan clara, florecía, de la Guardia de Luján, lo más pancha, dependía. Luego, de un modo canchero, por un decreto de Rosas, nació, chipola, el partido, bajo estrellas fachendosas. Vino entonces, el avance, sin tropiezos ni camelo: Las chacras, ranchos mistongos, y un amplio cacho de cielo. Más tarde, en el mes de octubre, con onda de primavera, debute, se fundó el pueblo, una tarde arrabalera. Hubo bronca y despelote, – lo bocina, la memoria -, y al final, clavó la pala, el guapo Valentín Coria. De pronto, se abrió un camino, de un gran progreso banana: El jotraba y tantos sueños, que coparon el mañana… Un fangote de optimismo, con una fuerza genuina, y el luminoso horizonte, de una brillante matina. Al tiempo, un tren compadrón, como un elefante, andando, hizo bandera, y cafiolo, por el riel, llegó silbando… Qué muñeca tesonera, qué laburo y qué pujanza; un alma de noble frate, y un sol pintón, de esperanza. Allí, en el rioba cahuzo, del recuerdo y el pasado, hay una yeca maleva, y algún bulín olvidado… El broli de la emoción, la nostalgia y vieja gloria, mantiene así, palpitante, el cuore de nuestra historia. Y yo, en mi voz de purrete, – espiche y parolas, de hoy -, les batí, sinceramente, el ayer de Chivilcoy.

La pala fundadora

Vos fuiste, mistonga pala, esa joya fundadora, y mi sentido homenaje, te quiero batir, ahora. Gran pala – debute emblema -, del laburo cotidiano, que no sabés de matufias, de curros y negro afano. Pala simbólica y posta, – minga de facha y camelo -, que te mostraste cual sos, junto a nuestro lungo suelo. Pala guapa y luchadora, que hiciste más de la cuenta, con un kilo de coraje, y un cuore noble y polenta. Pala fiel, de onda canchera, y de fuerza tan genuina, que yugaste, cada yorno, bajo el sol de la matina. Pala eterna y memorable, de nuestra canyengue historia, que en una tarde maleva, te clavó Valentín Coria. Hoy, estás, desde hace tiempo, en mi humilde aguantadero, como una flor de reliquia, bien guardada en el ropero… Porque yo – pelandrún viejo -, aunque ande siempre en la mala, me viene la pataleta, cuando hay que agarrar la pala.

Soneto a Chivilcoy

Chivilcoy, mi ciudad posta y diquera, que pispeo feliz, cada matina, como flor de un jardín o alguna mina, caminando la yeca, muy fachera. Chivilcoy, que te juno bien canchera, en la plaza del rioba y en la esquina, mientras todo tu cuore se ilumina, bajo el sol de una lunga primavera. Chivilcoy, que te siento, alegre y piola, con tus sueños, tu pinta más chipola, tu pulenta hermosura, tu aire agreste… Hoy, te bato mi canto canfinflero, y después, te declaro, al mundo entero, la debute y gran “Perla del Oeste”.

Yo te juno, ciudad

Yo te juno, ciudad, cada matina, en el aire, la yeca y la vedera, bajo el sol de la plaza más canchera, o en tus chenos, de pinta bien genuina. Yo te juno en el bar, y allá, en la esquina, en la tarde fetén de la pradera; junto a un rioba de facha arrabalera, o detrás del encanto de una mina. Yo te juno, ciudad, posta y banana, con tu onda tan pulenta, que me encana, tu laburo y tu cuore enamorado… Y al campanearte así, ciudad querida, hoy te nombro y te siento – flor de vida -, en mi lungo chamuyo emocionado.

Himno lunfa a Chivilcoy

Con un cacho de inmensa alegría, y un chamuyo de franca hermandad, bocinemos en este gran día, todo un himno por nuestra ciudad. Himno posta, de lunga ternura, emociones debutes y amor, que le cante a su piola hermosura, su pulenta y su firme vigor. Himno rea, de clara memoria, lindo espiche y canyengue pasión, que recuerde y nos bata su historia, y sus yornos de fiel tradición. Himno pleno de parla canchera, y malevo sentir de arrabal, que le cante a su azul primavera, o a sus yecas de sol fraternal. Y así juntos, de un modo copado, en la fiesta banana que es hoy, bocinemos un himno soñado, con un grito feliz: ¡Chivilcoy!

Procurador Dr. Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano, y miembro académico correspondiente, de la Academia de Folklore de la Provincia de Buenos Aires y la Academia Porteña del Lunfardo.

Diseño y confección de la página y el presente folleto: Germán Carlos Nicolini, máster en P. C. e Informática, secretario técnico del Archivo Literario Municipal.

Chivilcoy (Provincia de Buenos Aires), octubre de 2016.

Fechas principales, en la historia de Chivilcoy

28 de diciembre de 1845 (Creación del Partido, por Don Juan Manuel de Rosas).

22 de octubre de 1854 (Fundación del centro de población).

27 de agosto de 1892 (Declaratoria oficial de “Ciudad”).

11 de septiembre de 1866 (Llegada del tren a Chivilcoy, e inauguración de la estación “Norte”).

10 de abril de 1886 (Nacimiento del Teatro Nacional, en Chivilcoy, con el “Juan Moreira”).

30 de junio de 1886 (Designación del primer intendente municipal, Don Saturnino López).

Por Internet, pueden visitarse y consultarse, las páginas Facebook y Web, del Archivo Literario Municipal, las cuales, tienen el propósito de rescatar, recrear, difundir, de un modo permanente, y revalorizar, el pasado lugareño, la memoria ciudadana y la historia de Chivilcoy. A la página Facebook, se tiene acceso, marcando: “Archivo Literario Municipal”, y a la Web: “www.archivoliterariochivilcoy.com”. El Archivo Literario Municipal, fundado por el procurador Carlos Armando Costanzo, su director – organizador, el 18 de octubre de 1984, funciona en el Museo de Artes Plásticas “Pompeo Boggio”, en la calle Bolívar Nro. 319, y su teléfono es el 439050, interno: 1703.El Archivo Literario, está siempre al servicio de toda nuestra comunidad.

Debemos predicar y sembrar, con el testimonio de nuestra propia conducta, y el buen ejemplo de vida, transmitiendo, infundiendo e inculcando, la conciencia y la cultura del trabajo, el esfuerzo y el estudio; el espíritu de humildad y amor hacia el prójimo; la honradez, la nobleza, la verdad y la justicia; la transparencia ética y, los principios y valores morales, humanos y patrióticos.

LOS HOMBRES COMO LOS ÁRBOLES, SE CONOCEN Y APRECIAN POR SUS FRUTOS.