La reflexión lunfarda: El Haragán (Historia de un pelandrún, en el país del afano).

chorizo_fmtDesde pibe, jamás quise el laburo, y he vivido de fiaca y poligriyo, – te la bato, chabón, así, senciyo, porque de este chamuyo, estoy seguro -. No me gusta yugarla, forte y duro, – nunca, frate, levanto ni un ladriyo -, y en mi posta bulín, siempre apoliyo, sin pensar un cachito, en el futuro… Yo la voy de chantún y vagoneta, hago pinta, poniéndole la jeta, me las doy de fifí y de bacán… Pelandrún, que la pasa muy campante, con un  cuore de auténtico atorrante, la trabajo y la juego de haragán. Y si un yorno, llegara a diputado, de una forma pulenta, propondría, que el año entero sea, un gran feriado, y haya asueto y garufa, todo el día.

La Argentina, es el segundo país en el mundo, con más feriado (18), después de Colombia. Cada dos días, se descansa uno. Un compadrito arrabalero, me batió el otro yorno: “En este ispa, se ve poco el laburo, pero lindos chorros y mucho afano. Lo único que interesa, es la guita…,la guita fácil, la guita loca, pasarla bomba, y vivir de arriba, sin laburar. Aquí, hay vagones y vagones de mosca, en manos de unos pocos, pero el resto estamos en la lona, sin un mango…Todo se hace por guita. Mientras a la gilada, la engrupen y la entretienen, con la tele mersa, la farándula y el fulbo, algunos garcas, matufieros y malandras, se afanaron el país”.

Hoy, más que nunca, honrando la memoria de nuestros antepasados, que bregaron de un modo tesonero e incansable, por el progreso y el bienestar del país, debemos predicar y sembrar con el buen ejemplo, y recuperar la bendita cultura del trabajo, el esfuerzo y el estudio, junto con los principios de orden ético, y los valores morales, humanos, patrióticos y espirituales. Hoy, más que nunca, debemos construir una sociedad en serio, libre de impunidad, degradación, envilecimiento y corruptela. Una sociedad sin justicia ni un sistema de premios y castigos; sin la cultura y un clima de trabajo, esfuerzo y estudio; sin proyectos de vida, sin educación, nivelando e igualando sólo hacia abajo y careciendo de resultados, concretos y positivos, y sin principios éticos y valores morales; indudablemente,  no tiene futuro, ni tampoco, ningún destino… Debemos, hoy, más que nunca, construir y edificar una sociedad distinta, lejos del actual esquema social, donde por desgracia, pierden las personas buenas, honradas y laboriosas, que trabajan y luchan, honestamente, y por otra parte, ganan y triunfan aquellos individuos, sin trayectoria, realizaciones, antecedentes y méritos, que violan e infringen las leyes, delinquen, evaden obligaciones impositivas y tributarias, y acrecientan y enriquecen, de manera ilícita, sus bienes, fortunas y patrimonios. Debemos, hoy, más que nunca, construir una sociedad, con una dirigencia proba y comprometida, que proteja y defienda los intereses, anhelos y nobles aspiraciones de los que trabajan, de las clases obreras, de los más humildes, indigentes y desposeídos, víctimas de la marginación, la miseria y las penurias, y no, por el contrario, represente y encarne los grandes centros del poder financiero, las compañías multinacionales, los capitales apátridas y las minorías privilegiadas. Debemos, hoy, más que nunca, construir una sociedad distinta, para que no sea todo “más de lo mismo…” Los hombres, al igual que los árboles, se conocen por sus propios frutos. Y cerramos entonces, esta franca y sentida reflexión lunfarda, evocando el ya clásico y tan popularizado tema musical, de la década de 1960, “No vamos a trabajar”, del carismático y expresivo intérprete, Rodolfo Zapata, un hombre, de particular personalidad y fluida simpatía, con una prolongada y muy exitosa trayectoria artística, en múltiples escenarios del país y el exterior. Recordemos que, Rodolfo Zapata, mantuvo a lo largo de varios años, estrechos vínculos espirituales, con nuestra ciudad, a través de la afectuosa amistad, con el inolvidable conductor y animador radiofónico, Roberto Carde (Rafael Cardenutto), nacido en el mes de enero de 1930, y fallecido el 25 de junio de 1997.

Por Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y del Salón del Periodismo Chivilcoyano, y miembro académico correspondiente de la Academia Porteña del Lunfardo.

Suscripción para recibir en tu correo electronico

Efemérides, Biografias, Personajes Chivilcoyanos, Lunfardo y demás noticias del Archivo Literario.