Los resonantes festejos de la Tradición Nacional, realizados en Chivilcoy, los domingos 19 de noviembre de 1978 y 14 de noviembre de 1982

La página evocativa de la fecha, con particular emoción, hondo sentir patriótico y, un verdadero cariño, la dedicaremos a la especial recordación, de los significativos y memorables  festejos, de la Tradición Nacional, que hubieron de llevarse a cabo, aquí, en nuestra ciudad, los domingos, 19 de noviembre de 1978, y 14 de noviembre de 1982, respectivamente; suscitando el profundo y vivo interés, la gran atención y, una espontánea y alborozada adhesión, de nuestro vecindario, y de toda la comunidad chivilcoyana. Dichos festejos, de amplio relieve y magnitud, y una magnífica y apreciable resonancia popular, ofrecieron al numeroso público presente, gigantescos desfiles criollos, llenos de un típico sabor, folklórico y gauchesco, paisano encanto, remembranzas históricas y, un pintoresco y claro colorido, rural y campero; contando con la concurrencia, de diferentes delegaciones, de centros y peñas tradicionalistas locales, de la provincia de Buenos Aires y del país, como asimismo, de distintas figuras y personalidades, de nivel nacional.

La celebración, del domingo 19 de noviembre de 1978

Estuvieron presentes, los Gauchos de Güemes, procedentes de la provincia de Salta, efectivos y la banda de música, de la Escuela de Mecánica de la Armada, y el sacerdote, presbítero Normando Requena, Capellán  del Ejército y rector de la Universidad Católica salteña.

Bajo el título “Con brillo y fervor culminaron los actos de la tradición”, la extensa crónica periodística, del matutino “La Razón”, del martes 21 de noviembre de 1978, puntualizaba: “Con el acostumbrado desfile y el almuerzo criollo, realizados el domingo, concluyeron en nuestra ciudad, los actos conmemorativos de la tradición. Estos festejos, comenzaron el 10 de noviembre, instituido como “Día de la Tradición”, hallaron eco popular en todo momento, y la atención de la población chivilcoyana, que se volcó plenamente en las calles, por donde debían transitar los participantes. Los componentes del Centro Tradicionalista El Fogón, que se han esmerado para presentar este magnífico espectáculo en todas sus formas, vivieron la jornada anterior al domingo, con cierta ansiedad de desazón, debido a los fenómenos meteorológicos, imponderables que en muchos casos, hacen fracasar los mejores esfuerzos. Afortunadamente, y a pesar que hubo que improvisar y rectificar algunos aspectos, la fiesta en programa para ese día, pudo efectuarse plenamente y con mejores resonancias, tal vez, que las esperadas. Muy pocas veces, una jornada de sol con toda intensidad, acompañó los actos, como la del día señalado. La ciudad demostró inquietud y movimiento, desde horas tempranas. El firmamento límpido y el radiante sol, preanunciaban la grata gama de actividades a desarrollarse en el trayecto fijado, que corregía el trazado anterior, por cuanto las precipitaciones pluviales, impedía efectuarlo como se había proyectado, en principio, y tal como se efectuó el año pasado. Desde hora temprana, la gente de nuestra ciudad y de zonas vecinas, buscaron ubicación en los bordes de las aceras, para seguir con atención cada pasaje de esta fiesta, que en la actual circunstancia, contaba con la participación  de elementos muy llamativos, como una delegación de la Escuela de Mecánica de la Armada, un contingente de infantes de marina, de épocas pasadas, con sus atuendos de aquel tiempo, la banda de la Escuela mencionada, los Gauchos de Güemes, con la vestimenta característica, de la provincia de Salta, otras notas muy especiales, como los ilustres visitantes que fueron recibidos por el intendente municipal, ingeniero José María Ferro, sus colaboradores inmediatos y miembros de la Comisión de Cultura. Presidió los actos, el intendente municipal, ingeniero José María Ferro, quien desde hora temprana, recibió en su despacho del Palacio Municipal, a distintas personalidades, que se acercaron a saludar al jefe de la comuna. Pudo observarse en palco oficial, la presencia del comodoro Güiraldes, de San Antonio de Areco, y también, del ex presidente de la Nación, el teniente general (RE), Juan Carlos Onganía, quien llegó a esta ciudad, en calidad de invitado personal del ingeniero José María Ferro. La misa de campaña, estuvo a cargo del sacerdote que nos vistió en esta circunstancia tan especial, desde la norteña provincia de Salta, presbítero Normando Requena, capellán del Ejército en Salta, y Rector de la Universidad Católica, de esa provincia. Con unción, numeroso público se acercó a oír el oficio religioso, cuyo altar fue dispuesto por elementos muy primitivos y muy nuestros, frente a la plaza España y ante la puerta de entrada, de la Escuela Normal. Inclusive, mucha gente tomó la comunión. La homilía del padre Requena, fue seguida con particular atención y conmovió a los concurrentes. Mientras tanto, en las proximidades, iban tomando posiciones los elementos de la Escuela de Mecánica de la Armada, que viajaron hasta esta ciudad, en amplios y cómodos ómnibus. Asimismo, se acercaban al lugar, vecinos y pobladores de nuestra ciudad y de puntos aledaños. Concluida la misa de campaña, comenzó a moverse la caravana de jinetes, tropillas, vehículos, etc., que conformaron el largo desfile, que tomó la avenida Soarez, en dirección a la plaza principal. El público iba en aumento, y nadie quiso perder detalles de la fiesta. Encabezaron el atractivo y espectacular desfile, los componentes de la Banda de la Escuela de Mecánica de la Armada, seguidos por cadetes y un grupo de infantes, con atavíos de otras épocas, y un grupo de cuerpo de Arribeños, que concitaron la atención de los presentes y arrancaron espontáneos aplausos. Cuando la cabeza del desfile, llegó a las proximidades de la Municipalidad, se procedió a la ceremonia de izar la bandera en el mástil, tarea realizada a sones de la marcha Aurora. En medio de los aplausos sostenidos, con posterioridad, la comitiva ocupó el palco oficial, y desde allí se aprestaron para presenciar el paso de los participantes. Previamente, se entonaron las estrofas del Himno Nacional, acompañadas por los acordes de la Banda. En esos momentos, los relojes señalaban las 11 y 30. Hizo uso de la palabra el ingeniero Ferro, y se refirió brevemente, al concepto de Tradición, efectuando referencias sobre la literatura vernácula. Al tomar ubicación en el palco, se continuó, previa anuencia solicitada, con el desfile encabezado por el señor Reinoso, quien fue muy aplaudido por la concurrencia, y al que siguió una formación perteneciente a la institución organizadora, y también hizo su paso, la carroza con la Reina de la Tradición y sus princesas. A medida que hicieron su paso frente al palco oficial, dos payadores improvisaban cuartetas y otras estrofas, con alusiones y motivos, tomados de las circunstancias; estos dos protagonistas de los versos improvisados, fueron Aldo Crubellier y Víctor Di Santo, quienes en un momento dado, también improvisaron un contrapunto, que tuvo la virtud de arrancar aplausos. Después del paso de algunas amazonas vestidas con ropajes de época, hicieron su paso los Gauchos de Güemes, que concitaron la atención y admiración de la gente, apostada por todas partes, a lo largo del recorrido. Al cerrar el desfile con varios miembros del Fogón, enjaezados sus pingos y muy bien montados, los aplausos fueron sostenidos, como un reconocimiento al esfuerzo realizado. Una jornada digna de destacar y elogiar a quienes corrieron con la organización. Al terminar el desfile, las autoridades y todas las personas que habían tomado parte del mismo, se dirigieron hasta las instalaciones del camping del Club La Pampa, donde fue servido un almuerzo criollo, consistente en asado con cuero. Posteriormente, en el camping, tuvo lugar la realización de distintos juegos de destreza criolla y la actuación de números artísticos, que fueron seguidos con singular interés, por la gran cantidad de público presente”. Además, al referirse a la Reina de la Tradición 1978, el diario La Razón, subrayaba: “El sábado a la noche, en el baile realizado en el Estadio Centro del Club Gimnasia, se procedió a elegir la Reina de la Tradición 1978. La distinción recayó en la representante del Club Villarino, señorita Hilda Noemí Galiani, una joven estudiante de 17 años. Fueron sus princesas, Sandra Marisa De Felice, representante de la Escuela Normal y Claudia Ruiz, representante del Club Gimnasia y Esgrima”.

La celebración, del domingo 14 de noviembre de 1982

Estuvieron presentes, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Jorge Rubén Aguado, diferentes funcionarios bonaerenses, jefes policiales y militares y, distintos intendentes municipales, de ciudades vecinas.

Con el título: “Brillante realización de la Fiesta de la Tradición y del Resero – El acto central fue presidido por el Gobernador, señor Jorge Aguado, quien arribó a nuestra ciudad, alrededor de las 10”, el comentario periodístico del matutino La Razón, en la edición del martes 16 de noviembre de 1982, manifestaba: “Cuando por el sábado por la tarde, algunos nubarrones se veían en nuestra ciudad, muchos temían por la realización de la 25 Fiesta Argentina de la Tradición y segunda Fiesta Provincial del Resero. Sin embargo, puede decirse ahora, que el domingo el clima se asoció a la fiesta, y fue un día espléndido para este tipo de cosas. Una temperatura primaveral, con un cielo totalmente despejado, permitió que el gran esfuerzo desplegado por los organizadores, rindiera sus frutos, y Chivilcoy tuvo su fiesta, una vez más. Veinticinco años, se han  cumplido ya, desde aquella primera edición que el Centro Tradicionalista “El Fogón”, se decidirá a realizar en nuestra ciudad. Son muchos años con una misma pasión: Exaltar los valores tradicionales, dedicando todo un día (al margen  de los actos de la semana previa), para que el pueblo de Chivilcoy y de muchas ciudades vecinas, aprecie todo lo que conforma este colorido desfile criollo evocativo. Desde hora muy temprana, había ya movimiento, tanto en el Campo Hípico de “El Fogón”, entidad organizadora; en la plaza España, lugar de concentración de las delegaciones; y en la Municipalidad, que auspició en forma oficial esta fiesta, donde a partir de las 8, se encontraban las autoridades, encabezadas por el intendente, Don Héctor Vaccari. A las 9. 50, aproximadamente, hizo su arribo en helicóptero, al campo de “El Fogón”, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, señor Jorge Rubén Aguado, a quien acompañaba el ministro de Obras Públicas bonaerense, ingeniero Carlos María Benaglia. Ambos, fueron recibidos por el intendente,  trasladándose de inmediato al Palacio Municipal. Allí, hasta la hora de comienzo del acto (fue alrededor de las 11. 15), permanecieron las autoridades municipales y provinciales, junto a invitados especiales y el presidente del Centro Tradicionalista “El Fogón”, señor Carlos Antonio Cura. Después de las 11, las autoridades encabezadas por el gobernador Aguado y el ministro Benaglia, junto al intendente Vaccari, se dirigieron hacia el palco oficial, emplazado a un costado del monumento al General San Martín, sobre la plaza 25 de Mayo. Luego de entonarse las estrofas del Himno Nacional Argentino, con el marco musical de la Banda del Regimiento 6, dirigida por el teniente primero, Don Jorge Módena, el intendente Héctor Vaccari, el presidente de “El Fogón”, señor Carlos Cura; el gobernador Don Jorge Aguado y el ministro de Obras Públicas, ingeniero Benaglia, ascendieron a un carruaje antiguo, conducido por el doctor Raúl Gutiérrez y recorrieron el trayecto del desfile. Regresado el vehículo al Palco Oficial, comenzó el desfile criollo y evocativo, que fue aplaudido a su paso, por numerosas personas diseminadas a lo largo de las calles del recorrido del mismo. Como siempre, la apertura de la marcha la hizo la delegación del Centro Tradicionalista “El Fogón”, con las siguientes personas: Abanderado, Don Roberto Reinoso, escoltas, Don Ángel José Zanelli y Juan Dolegui; los reseros, Juan Molina, Pedro San Gregorio, Juan Carrera, Enrique Alagia, Juan, Miguel y Raúl González y Brachetti Águila. El banderín fue llevado por Mario Gardella, acompañado de Juan Carlos Borao y Abel Runzio, siguiéndole el paso, de María del Carmen Gardella, María Elena Cura, Daniela Cassino, Sandra Runzio y Cristina Bacigaluppo”. Respecto de la Reina de la Tradición, la crónica del diario La Razón,  señalaba: “El sábado por la noche, en un baile que se realizó en el Estadio Centro, fue elegida la Reina de la Tradición 1982. Ella y sus princesas, hicieron el paso en una carroza. Fue Reina de la Tradición, Marcela Patricia Bontempo; primera princesa, Gabriela Celia Lachavanne y segunda princesa, Viviana Gualchi. La Reina saliente, la señorita María Elena Azurmendi”. En relación al desfile criollo y evocativo, el comentario de La Razón, apuntaba: “Luego, lentamente, la columna fue encaminándose hacia el campo de Talleres Carmona, donde tuvo lugar la otra parte de la fiesta. A partir de las 14, aproximadamente, comenzó el almuerzo criollo, al que asistieron las autoridades encabezadas por el gobernador Aguado. A los postres, hizo uso de la palabra, el presidente del Centro Tradicionalista “El Fogón”, señor Carlos Antonio Cura, quien  agradeció en nombre de la entidad que dirige, la presencia de las autoridades y delegaciones participantes, obsequiándole al señor Aguado un artístico cencerro. Posteriormente, habló el intendente Héctor Vaccari, quien enumeró una serie de necesidades  que tiene Chivilcoy, en materia de obras públicas,  sintiéndose satisfecho por la presencia de las autoridades provinciales que concurrieron a nuestra ciudad. Vaccari entregó al gobernador Aguado, una réplica del escudo del Partido de Chivilcoy, cosa que fue agradecida por el mandatario. Por último, pronunció breves palabras el gobernador, señor Jorge Aguado, quien manifestó su placer por encontrarse  en la fiesta de la Tradición, agradeciendo a la entidad organizadora y al intendente municipal, la invitación formulada. Finalizados los discursos, el gobernador y su comitiva, partieron de regreso a la ciudad de La Plata. Posteriormente y como ya es clásico en estas fiestas, se desarrollaron distintos espectáculos, como jineteadas, concursos de sogas, emprendados, chapeados, y la actuación de artistas folklóricos, todo lo cual fue presenciado por gran cantidad de público, que llegó a ese lugar”.

La Fiesta de la Tradición, por el procurador Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano.

Fiesta gauchesca y campera, con desfile evocativo, sentir entrañable y vivo,  y una expresión verdadera. Alma de rancho y tranquera, poncho, guitarra y bagual, que de un modo fraternal, en medio de nuestra gente, exalta, fervientemente, la Tradición Nacional. Fiesta del mate, el asado, la doma, la jineteada, la tropilla y la payada, las espuelas y el recado. Corazón nunca olvidado, de nobleza y amistad, que desde la inmensidad, de la Patria cautivante,  mantiene así, palpitante, la hermosa argentinidad.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *