Los Villancicos del chamuyo lunfa

Compartir

img_2044Poesía lunfarda, para el tiempo de Navidad

 Niño Jesús

Escuchame, che, gomía, lo que te voy a batir, con una franca parola, y este pulenta sentir. Allá, en un rioba mistongo, – mishiadura y soledad -, nació un pibe macanudo, del amor y la humildad. Un pibe dulce y chipola, que ha venido a bocinar, un chamuyo esperanzado, para oír  y remanyar. Un pibe que trajo ¡Atenti!, de una manera especial, un sol de posta justicia, y un mensaje fraternal. Salí a la yeca, garifo, a festejar, buen chabón. No hay que perder – te la chanto -, esta debute ocasión. Escuchame, che, gomía, – te la bato, a cara o cruz -: Allá lejos, nació un pibe, llamado Niño Jesús.

Jesús ha nacido

¡Araca!, pibes del rioba, de un modo piola y total, porque Jesús ha nacido, en un mistongo arrabal. Nació un cheno estrellada, de encanto posta y color, con su facha de purrete, y su evangélico amor. Nació en un lugar cachuzo, con su debute humildad, su sonrisa bien chipola, y su más honda piedad. Nació pato y en la vía, – minga de tipo bacán -, trayéndonos la esperanza, la paz del cuore y el pan… Y en las yecas muy diqueras, bajo un cielo de esplendor, bocinan guapos y grelas: Ha nacido el Redentor.

Los pastores

Los pastores campanearon, una estrella de gran luz, y así, se fueron rajando, a ver al Niño Jesús. Llegaron hasta el pesebre, de mishiadura y bondad, y manyaron un mensaje de divina eternidad. El pebete con la Virgen, y el patriarca San José, junto a un kilo de inocencia, y un cacho de lunfa fe. La muy sagrada familia, el establo de Belén, y un aire, copando el mundo, lleno de gozo y de bien. Los pastores balconearon, aquel milagro mayor, y un ángel, les chamuyaba: Nació Cristo, el Salvador.

Arbolito navideño

Arbolito tan chipola, que allá estás, en el bulín, con tu pinta luminosa, de gran fachero, hasta el fin. Arbolito – flor de chiche -, macanudo, de verdad, que sos un capo genuino, de la hermosa Navidad.

Estrellita…

Estrellita pispireta, de Dios y el debute bien. Farolito de los cielos. Estrellita de Belén.

La feliz noticia

Me han batido la noticia, que en un mistongo arrabal, nació el hermoso purrete, del hondo amor fraternal. En un cotorro cachuzo, chamuyan, que vio la luz; que trae un mensaje piola, y que se llama Jesús. Un mensaje de esperanza, bien debute y compadrón, para alegría del cuore, hecho parola y canción. Un mensaje de optimismo, y macanudo fervor, que dibuja en la sesera, la imagen del Redentor. El Redentor de la davi, la justicia y la verdad, que se bancó los pecados, de toda la humanidad. Me han batido la noticia, – y yo, te la vendo a vos -, que en esta cheno sublime, ¡Guarda!, nació el Niño Dios.

Este Villancico…

Este villancico, chipola y fetén, nos da la esperanza, y el gozo, también. Porque en un pesebre, tan mishio y tan gris, floreció la estrella de un potiém feliz. La estrella debute, del eterno amor, la fe y el embale del gran Redentor. Cantemos, compadre: El pibe nació, y otro nuevo cielo, el mundo junó. Un cielo banana, de azul claridad, donde brille, al mango, un sol de hermandad.

La cheno del rioba

La cheno del rioba, se vistió de azul, con pilchas debutes, de estrellas y luz. La cheno del rioba, se siente feliz, con yecas floridas, de rosa y jazmín. La yeca del rioba, quiso chamuyar, un himno bien posta, de amor, gozo y paz. La cheno del rioba, parló su sentir, llegando a la zapie, de cada bulín. La cheno del rioba, de pronto junó, la facha y presencia, del gran Redentor. La cheno del rioba, se vistió de azul, porque hoy ha nacido, el Niño Jesús.

Esta nueva Navidad

Yo quisiera, che, gomía, que esta nueva Navidad, nos regale un cacho inmenso, de alegría y de bondad. Qué la imagen del purrete, – el debute Redentor -, hoy, nos cope de ternura, gracia posta y hondo amor. Qué la estrella tan chipola, de pintona y forte luz, nos acerque al Evangelio, y al chamuyo de Jesús. Qué el mistongo nacimiento, – mishiadura y soledad -, nos deschave la importancia, de la auténtica humildad. Qué el ejemplo remanyado, del pesebre de Belén, llene todo nuestro cuore, con la paz y el lungo bien. Qué la cheno, dulce y pura, del pebete Salvador, nos bocine la esperanza, de un futuro, piola y flor. Y que así, junto al laburo, la honradez y la verdad, nos sintamos más fratelos, esta nueva Navidad.

Por Carlos Armando Costanzo, fundador y director organizador del Archivo Literario Municipal y del Salón del Periodismo Chivilcoyano, y miembro académico correspondiente de la Academia de Folklore de la Provincia de Buenos Aires y de la Academia Porteña de Lunfardo.

Germán Carlos Nicolini, Máster en Informática, secretario técnico del Archivo Literario Municipal.

Chivilcoy, diciembre de 2016.