Reflexiones de un canario…

LA ARGENTINA DE LOS CHANTAS Y EL SIEMPRE LO MISMO…

EL PAÍS DEL AFANO, DONDE PIERDE LA PERSONA QUE LABURA…

(NO PODEMOS ESPERAR RESULTADOS DISTINTOS, HACIENDO SIEMPRE LO MISMO)

POR

CARLOS   ARMANDO   COSTANZO

EL LUNFARDO

EL Lunfardo, constituye una jerga, de índole popular, que conforma un vocabulario o un repertorio léxico, integrado por términos o palabras, los cuales, ingresaron a nuestro país, mediante las distintas corrientes inmigratorias: italiana, francesa, española y portuguesa, y se incorporaron después, al habla coloquial o el lenguaje cotidiano de los argentinos.

ACADEMIA PORTEÑA DEL LUNFARDO

EL 21 de diciembre de 1962, hubo de fundarse, la Academia Porteña del Lunfardo, cuyo expresivo lema señala: “El pueblo agranda el idioma”. La sede institucional, de dicha entidad, se encuentra ubicada, en la calle Estados Unidos Nro. 1379, de la ciudad autónoma de Buenos Aires.

5 DE SEPTIEMBRE: DÍA DEL LUNFARDO

DESDE el año 2000, cada 5 de septiembre, se celebra el “Día del Lunfardo”, en recordación y homenaje, a la aparición gráfica, del libro “Lunfardía”, de Don José Gobello, el 5 de septiembre de 1953. Erudito y prestigioso investigador, periodista, crítico, ensayista, escritor y poeta, Don José Gobello (1919 – 2013), fue uno de los principales fundadores y artífices, ex secretario y presidente, de la Academia Porteña del Lunfardo.

QUIERA Dios, que en un provenir no lejano, dejemos de ser la Argentina de los chantas y del siempre lo mismo, donde todo sigue como está, no cambia nada, nunca pasa nada, todo queda en la nada – la impunidad, total y absoluta -, siempre se habla mucho de lo mismo, todos son iguales, todo da lo mismo – el individuo honesto y decente, o el malandrín, el pillo y el delincuente-, y todo termina, inexorablemente siendo, siempre lo  mismo… El país del grupo, el curro y el afano, trucho y berreta, atado con alambre, en el que hay gente que, se ha hecho y se hace rica, de un modo ilícito, viviendo de arriba, sin trabajar, y contrariamente, siempre pierde, se perjudica, se empobrece y, hasta se funde, la persona buena, honrada y laboriosa, que trabaja… No podemos esperar resultados distintos, haciendo siempre lo mismo, para no caer, precisamente, en el nefasto círculo vicioso del “siempre lo mismo”. Debemos predicar y sembrar, con el testimonio de nuestra conducta y el buen ejemplo de vida, recuperando los principios éticos y los valores morales, humanos, patrióticos y espirituales; como asimismo, la mentalidad, la conciencia y, la sagrada cultura del trabajo. Existe, un único rumbo posible: Volver al camino de la Educación, la Honestidad y el Trabajo. Los pueblos que olvidan su pasado, están condenados a repetirlo; para que triunfe el mal, sólo se necesita que los buenos no hagan nada, a fin de impedirlo, y LOS HOMBRES, AL IGUAL QUE LOS ÁRBOLES, SE CONOCEN Y  APRECIAN POR SUS PROPIOS FRUTOS.

“Qué el buen Dios le conserve la inspiración y la modestia”

(Carta de Don José Gobello a Carlos Armando Costanzo, fechada en el mes de enero de 2011).

           YO SOY ESE CANARIO…

YO soy ese canario y buen gomía, que rescata el vagón de la memoria, y bocinas después, a nuestra historia, con su voz de canyengue melodía. Un canario, que juna cada día, otro tiempo de posta y linda gloria, y que sueña un fangote de victoria, aunque esté, casi frito y en la vía… Un canario, que raja hasta el pasado, descubriendo aquel broli,  ya olvidado, de una gesta maleva y valerosa… Y que siente feliz, en todo instante, con un cuore fraterno y palpitante, una Patria debute y siempre hermosa,

                MI BANDERA

EN el mástil banana de la Vida, yo enarbolo, del modo más seguro, mi bandera de lucha y de laburo, hondo amor y fe posta, de movida. Mi bandera, mistonga y aguerrida, que hace pinta, en un tiempo triste y duro, y que sueña también, flor de futuro, con el alma fratela y decidida… Hoy, sostengo bien alto – firme y piola -, los valores, el cuore y la parola, de la punta del coco, hasta los pies… Y así chapo y levanto, mi bandera, de esperanza debute y verdadera, forte aguante, pulenta y honradez.

HUMILDEMENTE

CHE, Señor, quiero ser – te lo chamuyo -, un ejemplo cabal y edificante, de humildad y polenta laburante, siempre simple y mistongo, como un yuyo… Quiero ser, bien atenti, todo tuyo, en la rama, la lucha y el aguante, sin angurria, matufia y lungo espiante, sin camelo, careta y fiero orguyo… Quiero ser, un buen frate y un gomía, que la yuga y predica, su alegría, su sentir, su parola más sonriente… Un gorrión, en el rioba arrabalero, que se banca la Vida, bien canchero, con un cuore feliz, humildemente.

       ORACIÓN POR QUIEN TRABAJA

CHE, Señor, macanudo y soberano, yo te pido una Patria laburante, que carbure y la cinche, hacia delante, con polenta fetén y un cuore ufano. Una Patria, de morfi cotidiano, firme embale y un cielo rutilante, sin la sombra del turro y atorrante, chantas, chorros, el curro y el afano… Una Patria, sin tanta fulería, en que todo es lo mismo, cada día: Grupo, ajuste y la guita, que se raja… Y que entonces tengamos ¡Gran noticia!, una Patria debute, de justicia, donde triunfe, al final, el que trabaja.

        UN HOMBRE DE BIEN

YO quisiera, che, Dios, humildemente, con un sueño debute, en el balero, ser un tipo de bien, posta y sincero, que se brinde pulenta, ante la gente. Un chamuyo veraz, limpia la frente, un gesto humilde – minga de altanero -, y un flor de aguante, forte y duradero, que la sepa yugar, honradamente…Ser un tipo de bien, posta y ufano, lejos del macaneo y el afano, o el fulero egoísmo, tan rasposo… Y sin pensar, en globos de colores, levantar la decencia y los valores, con un cuore fratelo y generoso. Porque cuando rajemos – lungo trecho -, de este mundo, de grupo y verdurita, nos llevamos, lo bueno que hemos hecho, y dejamos, las pilchas y la guita.

VOLVER AL LABURO

CHE, merluza, volvamos al laburo, de una forma pulenta y decidida, con la posta pasión, de nuestra vida, y un cacho de esperanza, bien seguro. Volvamos al jotraba, forte y duro, mil luchas y la yeca tan sufrida; la Patria, che, melón, no está perdida, yugándola, junemos el futuro… Volvamos a la cancha, vagoneta, ya lejos del afano, la cometa, o los curros de chantas y atorrantes… Y hagamos un país – flor de mañana -, donde el tipo que es chorro, vaya en cana, y triunfen, al final, los laburantes.

              LA VERDAD

CHE, cabrón, que sos rey de la avivada, el campeón de la mula, el bolacero, el eterno chantún y el gran versero, que promete y no cumple, nunca nada… Che, cabrón, de la pinta remanyada, fanfarrón y de estilo bien canchero, que sos todo un perfecto chamuyero, engrupiéndola, al toque, a la gilada… Ya cortá, con tu espiche y tu parola, la actitud de sentirte un rana piola, la sanata y la fiera falsedad… Y borrando tu imagen muy berreta, hoy, sacate, de pronto, la careta, y batime, che, loco, la Verdad. Porque sin la mentira y el afano, el camelo y el tongo, que sabés, tendremos un país, posta y humano, de laburo, justicia y honradez.

PAJARITO REO

YO soy un pajarito, alegre y piola, que la voy de gomía muy fratelo, y chamuyo, sin bronca ni camelo, la verdad, siempre posta y bien chipola. Yo bato, a todo trapo, mi parola, de esperanza debute y de consuelo, y bocino mis sueños, hasta el cielo, aunque nadie, me banque y me dé bola… Yo bato así, mi espiche cotidiano, frente al chanta, los chorros y el afano, la ambición, la injusticia, la pavada… Y aquí la voy yugando, muy campante, mientras mucho malandra y atorrante, con su verso, te engrupe a la gilada. Por eso, che, salame, despertate, y de una vez por todas ¡Avivate!

 

 

     LA JUSTICIA

ME pianté, lo más pancha, de repente, de este rioba infernal de la Argentina; cansada de yugar, doblé una esquina, y en un bondi, me fui rápidamente… Mi ausencia, la junó la pobre gente, que sale a laburar, cada matina, y piensa que da igual – verdad genuina -, ser honrado chabón o delincuente… Me fui, de este despiole cotidiano, y quedaron las coimas y el afano, matufias, ambición, pura macana… Y al final, lo que yo me presumía: Total impunidad, la fulería, y el chorro que jamás, termina en cana. Tal vez, un yorno vuelva – gran noticia -, para que salga el sol y haya Justicia.

   EL PAÍS DEL SIEMPRE LO MISMO…

Vivimos en el ispa del afano, y el fulero y mortal, siempre lo mismo: Los balurdos, la bronca, el pesimismo, el bajón y el aguante soberano. Vivimos en el ispa cotidiano, de la falta de guita y patriotismo; el curro, la ambición y el egoísmo, pues ninguno te banca y da una mano… Vivimos en el ispa del camelo, la parola,  que engrupe al pipistrelo, las matufias, la farra tan banana… El tiempo se nos raja ¡Qué noticia!, mientras pierde el honrado, no hay justicia, y el que es chorro pipón, nunca va en cana. Por eso – te lo bato así -, yo quiero, un  ispa, sin el gran buscón y el chanta; el fiel trabajador, forfai y en yanta, el garca, el farabute, el tramoyero… Un ispa, sin el viejo bolacero, donde nadie, se tire a la marchanta, y florezca feliz, como una planta, el progreso debute y verdadero. Un ispa, de hondo embale y de laburo, un kilo de ilusión y de futuro, un montón de polenta y de pujanza… Y que al fin, de una forma bien diquera, haga pinta, una hermosa primavera, de amor posta, de sueños y esperanza.

 

CARLOS   ARMANDO   COSTANZO

                   CHIVILCOY (Provincia de Buenos Aires), 2019.

Procurador Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano, y miembro correspondiente, de la Academia de Folklore de la Provincia de Buenos Aires y la Academia Porteña del Lunfardo.

Diseño y diagramación del folleto: Germán Carlos Nicolini, máster en P. C. e Informática, secretario del Archivo Literario Municipal.

DEBEMOS PREDICAR Y SEMBRAR, CON EL TESTIMONIO DE NUESTRA CONDUCTA Y EL BUEN EJEMPLO. QUÉ NO NOS ENGAÑEN, LAS FALSAS APARIENCIAS, EL CARTÓN PINTADO Y, LAS MERAS Y VANAS PALABRAS.

PARA QUE TRIUNFE EL MAL, SÓLO SE NECESITA QUE LOS BUENOS NO HAGAN NADA, A FIN DE IMPEDIRLO.

EN LA VIDA, TERMINAREMOS COSECHANDO, LO QUE HEMOS SEMBRADO…

LOS HOMBRES, COMO LOS ÁRBOLES, SE CONOCEN Y APRECIAN POR SUS PROPIOS FRUTOS.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *