“Mambrú”, una revista juvenil de 1975.

Fue su director, el talentoso y destacado escritor chivilcoyano, Oche Califa.

La página evocativa de la fecha, la destinaremos, a la simpática y singular recordación, de una publicación mensual, aparecida aquí, en nuestra ciudad, a mediados de la década de 1970, la cual, constituyó, la feliz y sincera expresión, de todo un conjunto, de auténticas y plausibles inquietudes juveniles, de la época; inquietudes periodísticas, literarias, artísticas y culturales, dignas del mejor reconocimiento. Nos estamos refiriendo, a la revista “Mambrú”, que viera la luz, en el mes de mayo de 1975, bajo la dirección, del talentoso y destacado escritor chivilcoyano, Ángel Jorge “Oche” Califa, quien tiempo más tarde, radicado en Buenos Aires, ha venido cumpliendo y desarrollando, una trascendente y significativa trayectoria; en especial, dentro del  campo, de la tierna en y encantadora literatura infantil. “Mambrú – Esta revista se va la guerra – La revista más tirada… “, tenía como secretario, a Jorge Irizarri, se hallaba a cargo de su diagramación y del departamento de publicidad, Ricardo “Spigel” Falótico, se desempeñaba como fotógrafo, Daniel Porras y, eran dibujantes, Horacio López y El Vasco; editándose en los talleres gráficos “Salido”, con impresión de sistema Offset, en la ciudad de Junín. Dicha publicación, por otra parte, contaba con la colaboración, entre otros, de Ismael Alejandro Aronne, Omar Xiru Hidalgo, MaritaPaulucci, Daniel Antonio Martino, Mónica Menta, Oscar Mussio, María Teresa Cartier y Edith Albino. La sede de la revista, funcionaba en la calle Garibaldi Nro. 212, de Chivilcoy.

En la presentación, de la citada revista, bajo el título “Cuál es la razón, cuál es”, se manifestaba: “Hace poco tiempo atrás, salió  promocionarse en la Capital Federal, una revista con el slogan “seguro que usted no la esperaba, pero se la merecía”. ¿Podríamos utilizar nosotros esta misma afirmación, para nuestra revista?  Creemos que no, si, Luego, de esta negación – afirmación, que  usted seguramente, lo debe haber dejado anonadado, y pasando al plano de la seriedad, le quiero decir, que la idea fue hacer una revista alegre, descarada, contradictoria, pero seria, en sus críticas. Aquí, se expresa gente con experiencia en otras publicaciones, y otra gente “se larga”, a conseguir esa experiencia. Pero que posee una autenticidad y calidad, que podrá ir desarrollando y mejorando aquí. Eso es, en definitiva, nuestra misión. Sólo me resta pedirle, que no se detenga en esta página. Pase, lector. Esta es su revista”.

En este primer número, del mes de mayo de 1975, encontramos una interesante entrevista, al entonces intendente municipal deChivilcoy, Edgar Ángel Frígoli; un atrayente reportaje, al conocido vecino local, Francisco Pedro Condorelli, propietario, de la memorable confitería “Babako’s”, y una ilustrativa nota, de carácter deportivo, dedicada al automovilismo, y a los popularizados hermanos, Emilio y Pablo Satriano. También, podemos leer, poemas, relatos y comentarios, de actualidad; observándose un serie, de ingeniosas y risueñas caricaturas, sobre distintos motivos y temáticas.

En el cierre de la publicación, se subrayaba: “Un agradecimiento, así de grande, a los señores avisadores, por dar un voto de confianza, a esta aventura desconocida por todos, y que fuera subestimada por otros. Y los brazos siempre abiertos, para todos los que realicen una tarea intelectual y artística, en nuestra ciudad”.

De breve existencia gráfica, la revista “Mambrú”, dejó el cálido e imborrable recuerdo, de una publicación típica, de la década de 1970, con su espíritu transgresor, su coraje y audacia, su sentido jocoso y, sus mayores y más profundos sueños; fiel y palmario reflejo, de los proyectos, inquietudes e iniciativas, de un puñado de jóvenes chivilcoyanos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *