El nacimiento en Chivilcoy, del drama criollo y del Teatro Nacional (1886)

Compartir
El notable actor José Podestá (1858-1937), en su rol protagónico, del gaucho Juan Moreira.

El notable actor José Podestá (1858-1937), en su rol protagónico, del gaucho Juan Moreira.

El sábado 10 de abril de 1886, se registraba, aquí, en nuestra ciudad, un resonante y trascendental suceso: El feliz y promisorio nacimiento, del drama criollo y del Teatro Nacional, con la exitosa representación del “Juan Moreira” hablado, que llevó a cabo, la compañía circense de José Podestá y Alejandro Scotti; todo un auténtico y verdadero acontecimiento, en los anales de la histórica escénica, del país. Dicha compañía de circo, hubo de arribar con sus carromatos, a nuestra comarca, a principios del mes de abril, y luego, procedió a levantar la carpa, denominada “Pabellón Argentino”, sobre un terreno baldío, ubicado en la calle General Frías Nro. 36; lugar, donde posteriormente, se erigió el edificio, en el que funcionó la sede institucional de la Biblioteca Popular “Dr. Antonio Novaro”, en los años 1906 y 1979. La citada compañía circense, procedía de la localidad bonaerense de Arrecifes, y allí, un espectador de origen francés, llamado León Beaupuy, transmitió a José Podestá, la novedosa e interesante inquietud, de convertir el mimodrama o pantomima, del gaucho Juan Moreira (Hasta ese momento, espectáculo mudo, de gesticulaciones o ademanes, solamente, sin pronunciar palabra alguna), en una obra o pieza dramática, con sus diálogos correspondientes. José J. Podestá (1858 – 1937), el célebre actor y payaso, conocido como “Pepino el 88”, tuvo a su cargo la redacción del libreto, en un cuaderno de escuela primaria, que sumaba unas 26 hojas, escritas en la cara del lado anverso. La mencionada pieza, se dividía en dos actos. El primer acto, se componía de cinco cuadros, representados, algunos en el escenario, y otros, en el picadero. El segundo acto, contaba con siete cuadros, suprimiéndose después, dos de ellos, por considerarlos innecesarios. Podestá, se basó en la novela homónima del destacado escritor y periodista argentino, Eduardo Gutiérrez (1851 – 1889), la cual, relata la vida y las aventuras de Juan Moreira, legendario e inolvidable personaje gauchesco, de nuestra pampa, nacido el 20 de noviembre de 1819, bajo el nombre real de Juan Gregorio Blanco, y muerto de una manera trágica, por una partida policial, en la ciudad de Lobos, el 30 de abril de 1874. La función, hubo de constituir todo un triunfo, vibrante y clamoroso, que marcó y señaló el singular florecimiento del Teatro Nacional, cuya cuna, fue, precisamente, nuestra ciudad de Chivilcoy. Días más tarde, la compañía circense de Podestá y Scotti, partió hacia la vecina ciudad de Mercedes; prosiguiendo así, con su gira y sus muy aplaudidas interpretaciones. En el año 1956, el notable y prestigioso poeta, escritor y docente chivilcoyano, profesor Rubén A, Benítez, publicó el libro titulado: “Una histórica función de circo”; un ilustrativo y atrayente libro, en el cual traza, una minuciosa reseña de este fundamental y tan significativo acontecimiento, para las páginas, el historial y la esencia, de nuestra literatura dramática nacional.

La representación de “Juan Moreira” y un risueño episodio de 1894.

Un curioso y risueño episodio, directa y estrechamente vinculado, a la representación del drama criollo “Juan Moreira”, hubo de producirse, aquí, en Chivilcoy, hacia el año 1894, de acuerdo con el valioso testimonio y los sentidos recuerdos de Don Francisco Anselmo Castagnino (1884 – 1955), fundador y primer director del Museo Histórico Municipal, que lleva su ilustre nombre, y del caracterizado periodista local, Federico Golán, quien hubo de relatarlo, en una crónica de su diario vespertino “La Campaña”, en 1941. En 1894, la compañía de los hermanos Fernández – un desprendimiento del circo original, de los Podestá -, llegó a Chivilcoy, y procedió a levantar su carpa, sobre un terreno baldío, situado en la calle General Frías. La noche de la función, concurrió una considerable cantidad de público, y en la primera fila, se ubicó el comisario de la época; un criollo genuino y valeroso, de apellido, Gorostondo. Una publicación evocativa, de 1977, nos dice que: “La función se fue desarrollando normalmente, en medio del entusiasmo y los aplausos del público, hasta que en el momento culminante de la representación, cuando Juan Moreira, se trenza, facón en mano, con la milicada, el público irreverante, comenzó a dar aliento, al gaucho bravo, y a humillar y agraviar a la policía. El comisario Gorostondo, que ya estaba, desde hacía un rato, fastidiado por el mal papel que desempeñaban los milicos de la partida, frente al héroe gauchesco – encarnado, en la ocasión, por uno de los hermanos Fernández -, al pasar éste, cerca, le cruzó la cara de un fustazo, y ahí nomás, lo desafió a Moreira, a que se probara con él. El actor Fernández, que tampoco carecía de guapeza, y que para brindar más realismo a sus interpretaciones, nunca usaba facón de utilería, sino un primoroso y real “cabo de plata”, aceptó el convite, y esperó al comisario, quien no se hizo rogar, y saltó al redondel, mientras desenvainaba. Menos mal, que algunos de los actores y del público, todavía recordaban que, lo que se estaba desarrollando, en el escenario y el picadero, era una ficción, y entonces, intervinieron para separar a los inesperados duelistas. De lo contrario, aquella representación de Juan Moreira, en Chivilcoy, hubiese tenido un final imprevisible”.

Juan Moreira, soneto de Carlos Armando Costanzo.

“Juan Moreira”, comienzo luminoso, gran baluarte y fecundo nacimiento, honda euforia, pasión y sentimiento, emoción y entusiasmo fervoroso. Drama criollo, valiente y vigoroso, recia y nítida acción; garra y talento, y expresión de un histórico momento, que dejó su recuerdo más hermoso… Amplia carpa de circo y escenario, la función por la noche, el vecindario, los aplausos y un éxito total… “Juan Moreira”, la voz que rememora: Chivilcoy, mi ciudad, que nombro ahora, es la cuna del TEATRO NACIONAL.

Aquí nació el Teatro, por Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano, y miembro académico correspondiente, de la Academia de Folklore de la Provincia de Buenos Aires y la Academia Porteña del Lunfardo.

Aquí nació, con fuerza promisoria, el TEATRO NACIONAL, – hecho auspicioso -, una noche de estreno jubiloso, triunfo, aplausos y nítida memoria. El drama “Juan Moreira”, y una historia de gaucho legendario y valeroso; la vibrante función, el alborozo, el público, de pie, la viva gloria… Un circo del ayer, noble y sincero, la carpa iluminada, el picadero, Don José Podestá – temple y estampa- … Aquí nació, marcando su destino, como un baluarte criollo, bien genuino, y una voz, en el medio de la pampa.