“Nicola”, el último personaje callejero, de Chivilcoy…

Compartir

Una típica y singular figura, del paisaje urbano, de nuestra ciudad. Acaso, el último personaje callejero de Chivilcoy.

Se trata, quizá, del último personaje callejero, de nuestra ciudad, quien, desde muy temprano, con su presencia, notoria e inconfundible, y su cigarrillo, típico e infaltable, suele recorrer y deambular, a paso lento, las distintas arterias y aceras chivilcoyanas; transformándose así, en una imagen familiar, y ya característica, de todos los rincones, de la geografía local y del paisaje urbano. Se lo puede observar, en medio de cualquier calle, atravesando una plaza, o sentado, tal vez, en un bar del centro o en el umbral de algún domicilio… Se lo puede escuchar, con su voz ronca y sonora, pronunciando largas alocuciones o fogosas arengas circunstanciales, delante de los peatones o transeúntes. Nacido en 1948, Nicolás Ángel Bruno, es sin dudas, un auténtico y verdadero personaje, que se ha ganado un espacio y un nombre, en el álbum y el corazón, de nuestra galería vecinal lugareña.

Nicola, por Carlos Armando Costanzo.

Allá va, por nuestras calles, con su cigarro encendido, llevando en su fuerte voz, algún discurso aguerrido. Gritos de acento vibrante, que corren como una bola, mientras se escucha, a lo lejos, la palabra de Nicola. Hablando de cualquier tema, camina, así, diariamente, y es figura conocida, de la ciudad y la gente. Andar, andar todo el tiempo, siguiendo un mismo camino… Acaso, ese rumbo extraño, le ha marcado su destino. Allá va, por nuestras calles, siempre igual, con su presencia; sumando pasos y cuadras, puchos, rutina y paciencia… Allá va, siempre, constante, aunque nadie le dé bola, y perdura, en las veredas, la huella fiel de Nicola.