Pinceladas históricas, de la Escuela de Educación Técnica “Dr. Mariano Moreno”

Compartir
La Escuela Técnica, en una estampa fotográfica de 1935, cuando cumplió sus 25 años, "Bodas de Plata".

La Escuela Técnica, en una estampa fotográfica de 1935, cuando cumplió sus 25 años, «Bodas de Plata».

El 12 de mayo de 1910, se creó la Escuela de Educación Técnica Nro. 1 “Dr. Mariano Moreno”, la cual, nació como Escuela de Artes y Oficios de la Nación, merced a las significativas y valiosas gestiones, del ingeniero, catedrático universitario y hombre público, de origen chivilcoyano, Don Otto Krause (1856 – 1920), eminente y glorioso padre espiritual de la enseñanza técnica y, de las escuelas industriales, del país. Dicha creación, se llevó a cabo, mediante un decreto del entonces presidente de la República, Dr. José Figueroa Alcorta, siendo ministro de Justicia e Instrucción Pública, el Dr. Rómulo S. Naón. Se trató, del cuarto establecimiento educativo, de esas características, fundado en los ámbitos geográficos de nuestra Patria. El 22 de marzo de 1916, la vieja Escuela de Artes y Oficios, pasó a denominarse, Escuela Industrial de Artes y Oficios; luego, fue la Escuela Técnica de Oficios, Ciclo Básico; el 21 de marzo de 1952, se transformó en Escuela Industrial de la Nación, Ciclo Superior, y con posterioridad, adoptó el nombre de Escuela de Educación Técnica Nro. 1 “Dr. Mariano Moreno”.

Primer director, de la antigua Escuela de Artes y Oficios de la Nación, ingeniero civil, Emilio Solari, ejerció la conducción de dicho establecimiento, desde el 12 de mayo de 1910, hasta el 23 de abril de 1919. (La fotografía, es una gentileza del señor Tomás Solari, quien la aportó, a la página del Archivo Literario Municipal).

Primer director, de la antigua Escuela de Artes y Oficios de la Nación, ingeniero civil, Emilio Solari, ejerció la conducción de dicho establecimiento, desde el 12 de mayo de 1910, hasta el 23 de abril de 1919. (La fotografía, es una gentileza del señor Tomás Solari, quien la aportó, a la página del Archivo Literario Municipal).

En el mismo decreto de creación, de la Escuela de Artes y Oficios de la Nación, se procedió a designar, como primer director del establecimiento, al ingeniero civil, Don Emilio Solari, quien era el propio yerno del ingeniero Don Otto Krause. El ingeniero Solari, hubo de ejercer la conducción de la citada Escuela, hasta el 23 de abril de 1919, cuando presentó su correspondiente renuncia, y lo reemplazó en carácter de director interino, el maestro normal, Don Eugenio Galeano, el cual, se desempeñó en dichas funciones, hasta el 29 de abril de 1920, fecha en que asumió como director titular, el ingeniero civil, Carlos Rodríguez Jáuregui, que estuvo al frente del establecimiento, hasta el 11 de octubre de 1922.

Uno de los directores, de la Escuela de Educación Técnica, entre el 15 de junio de 1926, y el 9 de marzo de 1930, cuando se produjo su lamentado fallecimiento, fue el distinguido y prestigioso ingeniero mecánico electricista, Don Domingo A. Morro, quien desarrolló, aquí, en nuestra ciudad, una fecunda y ponderable labor profesional; caracterizándose por su alta capacidad, su espíritu ejecutivo y sus múltiples realizaciones. El ingeniero Morro, integró el grupo fundador, y fue una de las principales figuras, de la siempre recordada Compañía de Electricidad, de Chivilcoy, más conocida como “La Usina del Pueblo”; una importante obra, de carácter eminentemente localista, y una verdadera hazaña, para la época, que se había creado el 22 de octubre de 1927, y que, finalmente, se disolvió el 1 de julio de 1949, después de prestar, un apreciable servicio público, durante dos décadas consecutivas, a través de un contrato de concesión, celebrado con la Municipalidad, el 21 de marzo de 1928. Dicho contrato, hubo de entrar en vigencia, el 1 de marzo de 1929. Asimismo, el ingeniero Morro, realizó los respectivos planos, y dirigió los trabajos de construcción, del cine – teatro “Metropol”, de la Sociedad Operaria Italiana, de nuestra ciudad, inaugurado el 21 de agosto de 1930.

La Escuela de Educación Técnica Nro. 1 “Dr. Mariano Moreno”, ubicada sobre la manzana, comprendida por las calles Pellegrini, Garibaldi, Ituzaingó, y Pueyrredón, hubo de iniciar su actividad pedagógica, en el interior de una amplia casa de familia, con modestas aulas y galpones; la cual, era propiedad de Don Horacio Ferrando. En 1949, dicho inmueble, fue adquirido por el gobierno nacional, y breve tiempo después, comenzó la construcción del actual edificio, a través de un proyecto de la Dirección de Obras Públicas, de la Nación. La erección de esta monumental obra, estuvo a cargo, de los conocidos y prestigiosos constructores, Luis y Pedro Randazzo; la dirección de los trabajos, se le confió al señor Conti, y el arquitecto Villanueva, realizó los planos y el correspondiente diseño. La inauguración, se llevó a cabo, para el trascendental y glorioso centenario de Chivilcoy, el 22 de octubre de 1954, con la presencia del entonces gobernador de la provincia de Buenos Aires, mayor Carlos Vicente Aloé. En tiempos del justicialismo, el citado establecimiento, se denominó “Presidente Juan Domingo Perón”, nombre que, fuera suprimido, en septiembre de 1955, al producirse en el país, el golpe cívico – militar, denominado “Revolución Libertadora”, que derrocó al gobierno peronista. Poco después, se le asignó la denominación de “Dr. Mariano Moreno”.

En 1935, al conmemorarse el 25 aniversario, las “Bodas de Plata”, de la Escuela de Educación Técnica, ejercía la dirección del establecimiento, el ingeniero civil, Moisés Díaz Tenreyro. El 2 de mayo de 1931, se creó la Asociación Cooperadora de la Escuela, que hubo de presidir, Don Alfonso Yavícoli.

Himno a la Escuela de Educación Técnica Nro. 1 “Dr. Mariano Moreno”, por Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano, y miembro académico correspondiente, de la Academia de Folklore de la Provincia de Buenos Aires y la Academia Porteña del Lunfardo.

Vieja Escuela, de gran trayectoria, firme impulso, entusiasmo y acción, con un hondo sentir y una historia de trabajo, de estudio y pasión. Vieja Escuela, de fiel recorrido, y un anhelo tenaz de crecer, que a través de los años, ha ido, difundiendo el fecundo saber. Vieja Escuela, de fibra docente, alma noble y constante labor, que en el tiempo sembró, plenamente, su palabra, su entrega y su amor. Vieja Escuela, de inmensa pujanza, que su hermoso objetivo cumplió, y un bagaje de rica enseñanza, en sus aulas, por siempre brindó. Patio, mástil, salones, talleres, nombró así, con sincera emoción, mientras brotan lejanos ayeres, de su tierno y feliz corazón. Vieja Escuela, del largo camino, la virtud, la conducta cabal; línea técnica, un claro destino, y una vida de estirpe industrial. Sostenida lección, brega diaria, nervio, esfuerzo, docencia y verdad. Vieja Escuela, de voz centenaria, que es orgullo de nuestra ciudad.