Pinceladas de la Fiesta de la Virgen del Carmen

Compartir

Las deliciosas y risueñas carreras infantiles de «embolsados», que formaron parte, de la celebración popular, de la fiesta del Carmen (Fotografía, de la década de 1960).

El programa de festejos, de la celebración de la Virgen Nuestra Señora del Carmen, correspondiente al 16 de julio de 1934, puntualizaba que: “A las 21 horas, se quemará una vistosa colección de fuegos artificiales, terminando la fiesta, con un atrayente castillo, los que han sido preparados por Don José Casullo”. Subrayemos que el nombrado, fue un ingenioso y caracterizado pirotécnico chivilcoyano, quien a lo largo de muchos años, de una fiel y perseverante labor, tuvo a su cargo, la singular fabricación, de los distintos fuegos artificiales, que hubieron de encenderse, durante tantas noches memorables, de la fiesta en honor de la Virgen del Carmelo.

En la celebración de la Virgen del Carmen, del 16 de julio de 1935, hubo de participar, la tan popularizada y querida banda, del maestro italiano Don Cándido Morábito, un conocido y apreciado músico, docente y compositor, que desarrolló durante varias décadas, aquí, en nuestra ciudad, una digna y meritoria labor, dentro del plano artístico, y en la esfera de la enseñanza. Hacia comienzos de los años 50, se radicó con su familia, en Buenos Aires; falleciendo, ya nonagenario, en 1975. De sus obras, ahora recordamos, la marcha militar “Dr. Carlos Pellegrini”, que data de 1931, y que el propio Don Cándido Morábito, dedicó al comisionado municipal de la época, el médico, docente y hombre público lugareño, Dr. Pedro J. Uslenghi.

En los festejos de la Virgen del Carmen, correspondientes al 16 de julio de 1942, para alegrar y amenizar la celebración, intervino la destacada banda de música, del maestro Don Pablo Giordano, y asimismo, a la hora 22, hubo de llevarse a cabo “un gran baile social”, en las instalaciones de un local, gentilmente cedido, por la familia Grisolía.

En la celebración de la Virgen del Carmen, del 16 de julio de 1949, la cual, se desarrolló – mientras se construía el actual templo -, en un galpón de la familia Grisolía, ubicado en la intersección de las calles Viedma e Hipólito Yrigoyen, participó un coro de niños, del Patronato de la Infancia, de nuestra ciudad, bajo la dirección de los profesores, Juan Vera y Flora Maquieira de Vera.

Como notas chispeantes y curiosas, de nuestro pasado lugareño, señalemos que, durante muchos años, sobre la avenida 22 de Octubre, – la cual, por entonces, no se hallaba pavimentada -, se realizaron, las clásicas e inolvidables carreras de sortija, a caballo; sumándose en otras oportunidades, las insólitas carreras de sortija, en bicicleta y en automóvil, participando, algunas damas de la época. También, se llevaban a cabo, para los niños y el público infantil, las deliciosas y risueñas “carreras de embolsados”.

En la fiesta de la Virgen del Carmen, del 16 de julio de 1946, se procedió a colocar la “piedra fundamental” del nuevo templo, inaugurado, tres años más tarde, el 22 de octubre de 1949.

En el inicio de las obras de construcción, de la actual iglesia, el 8 de septiembre de 1946, cuando se efectuó la ceremonia del “primer simbólico ladrillo”, estuvo presente, el entonces obispo de Mercedes, monseñor Dr. Anunciado Serafini.

Antigua fiesta del Carmen, por Carlos Armando Costanzo.

Antigua fiesta del Carmen, profunda y fiel devoción; emblema de nuestra historia, y gloriosa tradición. Antigua fiesta del Carmen, que ha sabido conquistar, un genuino sentimiento, en el alma popular. Antigua fiesta del Carmen, organizada en honor de la Virgen, dulce y buena, con su ternura y su amor. La Virgen de la pureza, y la gracia angelical, que nos regala el consuelo, y su amparo maternal. La Virgen de la esperanza, la dicha y la santidad, con su gran guía y su ejemplo de honda entrega y humildad. La Virgen, que nos protege, de la manera mejor, señalando el buen camino, el camino del Señor. Antigua fiesta del Carmen, el recuerdo y la emoción; gallardetes en la calle, la banda y la procesión. Antigua fiesta del Carmen, una alegría especial, con los juegos infantiles, y la función musical. Antigua fiesta del Carmen, la plegaria y el fervor; los fuegos artificiales, estruendo, magia y color… Antigua fiesta del Carmen, celebración patronal, que ha perdurado en el tiempo, de la vida vecinal. Mi canto muy jubiloso, te ha querido así, evocar, porque eres todo un baluarte, en el alma popular. Baluarte y símbolo eterno, para el espíritu de hoy. Antigua fiesta del Carmen, corazón de Chivilcoy.