Pinceladas navideñas chivilcoyanas

Compartir

img_1938

La primera celebración de Navidad, que se llevó a cabo, en la primitiva capilla de Chivilcoy, inaugurada en el mes de marzo de 1857, correspondió al 25 de diciembre, de aquel mismo año, siendo titular del citado templo, el sacerdote italiano, Carlos Boeri.

La festividad navideña inicial, que se realizó en el templo mayor de Nuestra Señora del Rosario, después de su solemne inauguración oficial y bendición, el 24 de mayo de 1895, fue, precisamente, el 25 de diciembre, de ese año, siendo titular de la Parroquia San Pedro Apóstol, el presbítero Andrés Iturralde.

La primera conmemoración de la Navidad, que se efectuó, en la antigua e inolvidable capilla de Nuestra Señora del Carmen, inaugurada el 19 de julio de 1896, correspondió al 25 de diciembre de 1903, con la presencia de los sacerdotes españoles, de la orden de San Agustín, quienes habían arribado a Chivilcoy, en aquel año; recibiendo, el día 10 de septiembre, mediante escritura pública, el mencionado templo, por parte de la comisión de vecinos del barrio, que encabezaba el inmigrante italiano, Don Pascual Grisolía.

La Navidad inicial, que se llevó a cabo, en el actual templo de Nuestra Señora del Carmen, inaugurado, oficialmente, el 22 de octubre de 1949, correspondió al 25 de diciembre, de aquel año, siendo titular de la Parroquia del Carmen – declarada tal, el 16 de julio de 1937 -, el presbítero Luis Galende.

La primera celebración litúrgica navideña, realizada en el Centro Parroquial San Cayetano – Cuasi Parroquia, desde el 8 de febrero de 2004, y Parroquia, a partir del 20 de mayo de 2007 -, se efectuó el 24 de diciembre de 1977; hallándose a cargo del presbítero Cayetano Migale.

En la capilla del Colegio Nuestra Señora de la Misericordia, inaugurada el 25 de noviembre de 1933, durante las décadas de 1930 y 1940, se llevaron a cabo, distintas misas de Navidad, para celebrar el nacimiento de Jesús.

El día de Navidad, 25 de diciembre de 1934, se abatió sobre nuestra ciudad, una gigantesca tormenta, que según los testimonios periodísticos de la época, hubo de constituir un fenómeno meteorológico, de singulares proporciones e inusitada magnitud; el cual, produjo, a raíz de su acción devastadora, innumerables y graves perjuicios, en la planta urbana, en la zona de quintas, y en diferentes campos, de esta región geográfica, del oeste de la provincia de Buenos Aires. Fue una tormenta de agua, viento y piedra, que se mantuvo, durante una larga media  hora, en forma constante y espectacular.

El 24 de diciembre de 1973, de una manera original y atrayente, se realizó una misa de Nochebuena, en las instalaciones del ex Lago Artificial, de nuestra ciudad; hoy, el Anfiteatro Municipal “Pueblos originarios”. El oficio religioso, estuvo a cargo del presbítero, fray Remigio Paramio, viceprovincial de la orden agustina, y participó, en el desarrollo de la citada misa, el coro de niñas del Instituto “Herminia Catalina Brumana”, bajo la dirección de los profesores de música, los hermanos Rossi.

Procurador Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal.