Recordando a Don Isidro Pascual Costanzo, ex secretario del Honorable Concejo Deliberante, en las décadas de 1930 y 1940.

Fotografía inédita, de la década de 1930 -todo un curioso y significativo hallazgo histórico-, que nos ofrece la imagen del Honorable Concejo Deliberante, sin dudas, durante el transcurso de una sesión pública, de dicho cuerpo legislativo. En aquel momento, como puede apreciarse, funcionaba en otra dependencia del Palacio Municipal, cercana a donde hoy se encuentra, el recinto del Concejo, antiguo y tradicional salón de fiestas del Palacio, en el cual se llevaban a cabo distintas conmemoraciones cívicas y patrióticas, y reuniones de índole social.

La página evocativa de la fecha, con la calidez y la nostalgia, de un sentimiento franco y emocionado, la destinaremos a la particular recordación,  de la noble y proba figura de Don Isidro Pascual Costanzo, un respetable vecino de nuestra ciudad, quien a lo largo de varios años, durante las décadas de 1930 y 1940, hubo de ejercer las funciones de secretario del Honorable Concejo Deliberante de Chivilcoy; caracterizándose, en todo momento y circunstancia, por sus claros principios y valores morales, su gran rectitud y transparencia de conducta, su gesto afable y generoso, y su inquebrantable línea ética, de austeridad, entereza, laboriosidad y honradez. Nacido en 1891, en un hogar de modestos y esforzados inmigrantes italianos, hacia 1912, cumplió con el deber cívico y patriótico, de la “conscripción” o el servicio militar obligatorio, en los ámbitos castrenses de la Escuela de Tiro, de Campo de Mayo, y poco después, a su regreso, comenzó a desempeñarse, junto al destacado y prestigioso escribano, Don Eugenio Fausto Díaz, en el estudio notarial del nombrado, como asimismo, en la faz administrativa, del diario “El Tribuno”, que en 1917, había fundado y dirigía, el propio Don  Eugenio Díaz. Allí también, supo desarrollar tareas de índole periodística, escribiendo diferentes sueltos, comentarios y artículos, de variada temática y de interés general. Además, en el estudio notarial de Don Eugenio F. Díaz, solía redactar a mano, los textos de las diversas escrituras, luego, pacientemente, ordenadas y protocolizadas; las cuales, constituyen hoy, un significativo testimonio histórico de la época…

Don Isidro Pascual Costanzo, fue secretario del Honorable Concejo Deliberante local, en las décadas de 1930 y 1940, bajo las respectivas gestiones, de Don Rafael Juan Falabella, intendente municipal, entre 1932 y 1934, y desde 1936 hasta 1938; Ángel San Romé, jefe de la comuna, desde 1934 hasta 1936; Generoso Fernando Falivene, titular del Departamento Ejecutivo del municipio, entre 1938 y 1940, y el Dr. Dardo Ibáñez Bustos, intendente comunal, desde 1942 hasta 1943. En dicha labor, de escrupulosa y especial responsabilidad, demostró y evidenció,  de una manera cabal y elocuente, su profunda contracción al trabajo, su seriedad personal, su criterio puntual y minucioso y, sus manifiestas aptitudes e idoneidad. El siempre recordado docente, periodista, investigador de nuestro pasado lugareño y hombre público local, profesor Francisco Antonio Menta, en una conceptuosa y emotiva nota, con el título: “Así los conocí…”, dedicada a Don Isidro Costanzo, que apareció en las columnas del matutino La  Razón, el domingo 29 de julio de 1973, acerca de ello, señalaba: “Desempeñó las funcionesde secretario del Concejo Deliberante en varios períodos. Allí también denotó su idoneidad y la sobriedad en su tarea. Así lo atestiguan las actas redactadas con su letra pareja y mediana, sin  escapársele asunto importante, tratado en la corporación municipal”. El profesor Menta, subrayaba la destreza y las habilidades caligráficas, de Don Isidro Costanzo, en la fiel e impecable confección de las distintas actas, los papeles, escritos y la variada documentación, inherente al desarrollo de las actividades del Concejo Deliberante, remarcando que: “Se destacaba por su letra clara y uniforme, cuando poco se usaba la mecanografía…”

En otro orden, Don Isidro P. Costanzo, se desempeñó, a lo largo de varios años, en la entonces denominada oficina de “Identificación Civil”, acogiéndose, finalmente, a sus bien merecidos y ganados beneficios jubilatorios. Falleció en nuestra ciudad, el 10 de febrero de 1964, a los 72 años de edad. Había contraído matrimonio, en 1914, con Doña Ada Logioia, y de esa unión, nacieron cinco hijos: Víctor Hugo, Nicolás Walter, Eugenio Fausto, Catalina Cleopatra y Nelly Josefa.

El recuerdo, pues, de mi abuelo materno, Don Isidro Pascual Costanzo, enarbolando – hoy, más que nunca -, su aleccionador y edificante modelo de trabajo, integridad moral y honradez.

A Don Isidro P. Costanzo, por el procurador Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano.

Hombre de bien, intachable, surgió, tenaz, desde abajo, con su entrega hacia el trabajo y su vida memorable. La conducta inquebrantable, la rectitud, la verdad; dulce gesto de bondad, y un ejemplo luminoso, de corazón generoso, y cabal honestidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *