Recordando al Dr. Eduardo Ángel Ramón Massolo (1917 – 1984).

Compartir
El siempre recordado y prestigioso, abogado, dirigente, docente y hombre público, Dr. Eduardo Ángel Ramón Massolo (1917-1984), todo un aleccionador y hermoso ejemplo de coherencia ideológica, rectitud moral, honradez y transparencia, para todos los políticos argentinos.

El siempre recordado y prestigioso, abogado, dirigente, docente y hombre público, Dr. Eduardo Ángel Ramón Massolo (1917-1984), todo un aleccionador y hermoso ejemplo de coherencia ideológica, rectitud moral, honradez y transparencia, para todos los políticos argentinos.

Evocamos hoy, la distinguida y prestigiosa figura, del abogado, dirigente político, docente y hombre público chivilcoyano, Dr. Eduardo Ángel Ramón Massolo, nacido el 6 de septiembre de 1917, y fallecido, a los 66 años de edad, el 19 de abril de 1984; quien a lo largo de una vasta y prolongada trayectoria, hubo de caracterizarse por su alta capacidad intelectual, su honestidad, rectitud y transparencia, su amplio espíritu, democrático y republicano, sus claras virtudes y cualidades cívicas y, sus honrosos principios éticos y valores morales y humanos. Cursó sus estudios secundarios, en las aulas del Colegio Nacional “José Hernández”, graduándose de bachiller, en 1936, y posteriormente, inició la carrera de Derecho, obteniendo el título de abogado, a comienzos de la década de 1940. Disciplinado y estudioso, con un noble y sincero anhelo de superación personal y de nuevos conocimientos jurídicos, en la Universidad Notarial Argentina, alcanzó el diploma de “Doctor en Derecho Notarial”.   Perteneciente a las filas de la Unión Cívica Radical, presidió en varias oportunidades, el comité local “Dr. Alejandro O. Suárez”; ocupó una banca de edil, en el recinto del Honorable Concejo Deliberante, en la década de 1950, y fue diputado nacional, en el período legislativo: 1963 – 1966, y entre los años 1973 y 1976. Ejerció la enseñanza, en las aulas de establecimientos educacionales de nuestro medio; colaboró en las páginas y columnas periodísticas, de diarios y revistas, con notas y artículos, de diversa temática, y editó, en 1947, el volumen “Las asociaciones civiles y el contralor de la justicia”. El Dr. Eduardo Ángel Ramón Massolo, constituyó sin dudas, un aleccionador y bello modelo, de dirigente probo y auténtico, siempre al entero servicio de sus ideales, el orden constitucional y democrático y, el porvenir de la Patria y la República.

Al Dr. Eduardo A. R. Massolo, soneto del procurador Carlos Armando Costanzo, leído en la ceremonia de sepelio de sus restos, en el Cementerio Municipal, el 20 de abril de 1984.

Político cabal, noble y honrado, vivió fiel a sus férreas convicciones, y anidó las más puras ilusiones, en su espíritu humilde y elevado. Su gran reputación como abogado, brilló sin altivez ni ostentaciones, y el Congreso, en difíciles sesiones, supo escuchar su voz de diputado. Yo recuerdo su gesto bondadoso, su carácter sereno y afectuoso, su prestancia, su honor y su altruismo… Se fue un Hombre… Quizá, con él, su huella, pero el cielo, tendrá una nueva estrella, y la historia, un ejemplo de civismo.