Recordando al Dr. René  G. Favaloro, a 19 años de su fallecimiento. Las visitas a nuestra ciudad de Chivilcoy, en 1977, 1986 y 1994.

El eminente y prestigioso, médico cardiocirujano argentino, Dr. René Gerónimo Favaloro, durante su visita a Chivilcoy, y al Hospital Municipal de Chivilcoy, el sábado 29 de noviembre de 1986. Lo vemos, en dicha fotografía histórica, junto a los Dres. Juan Manuel Iglesias y Juan Carlos Falivene, y el señor Oscar Fontana, presidente de la Coperadora, del citado centro de salud.

Nacido el 12 de julio de 1923, y fallecido el 29 de julio de 2000, el aleccionador y extraordinario ejemplo moral y profesional, del Dr. Favaloro, perdurará para siempre, en el alma y el sentir de todos los argentinos, como un gran modelo o paradigma, que ilumina el presente y el porvenir de nuestra querida Patria; un ejemplo sublime y reconfortante, que jamás debemos de olvidar… 

Se conmemora el décimo noveno aniversario, de la tan lamentada y penosa desaparición física, del eminente y muy prestigioso médico cardiocirujano argentino, Dr. René Gerónimo Favaloro, quien falleció, un infausto y luctuoso sábado 29 de julio de 2000, a los 77 años de edad, tras la voluntaria decisión, de poner fin a su propia existencia. Brillante y extraordinaria personalidad de la ciencia, con una vasta y reconocida trayectoria y, una amplia y singular proyección, de orden internacional, a través de una larga y fecunda labor profesional, que sin dudas, hubo de elevarlo y convertirlo, en un auténtico y verdadero sabio y un importante benefactor de la humanidad; el Dr. René G. Favaloro, había nacido en la ciudad de La Plata, el 12 de julio de 1923. Legítima y merecidamente, se estableció esa fecha, dentro del calendario de las efemérides nacionales, como “Día de la Medicina Social”.

El Dr. Favaloro, visitó Chivilcoy, en tres significativas y apreciables oportunidades, dignas del cálido y emocionado recuerdo y, el mejor y más sincero homenaje: La primera, la realizó, el sábado 15 de octubre de 1977, concurriendo al domicilio de su paciente y amigo, el destacado y notable escribano, abogado, dirigente político, escritor y hombre público local, Dr. Héctor Camilo Massolo (1919 – 1996), y allí, ofreció una cordial entrevista, y hubo de mantener un interesante e ilustrativo diálogo, con el periodista Alberto Florella, de la emisora L. T. 32 Radio Chivilcoy, y representantes de las revistas “Crónicas de Chivilcoy” y “Antología”. En dicho diálogo, el Dr. Favaloro, se refirió, de un modo franco y sencillo, con la espontaneidad, la humildad y la modestia, que siempre lo caracterizaron, a distintos aspectos de su vida, su rutina cotidiana, y su intensa e infatigable tarea quirúrgica, de unas 12 o 14 horas diarias. Subrayó que: “Yo vivo esclavizado por mi trabajo, y eso se lo hago notar a toda la gente joven que viene a aprender o colaborar: que van a terminar siendo esclavos de este metier, que es la cirugía cardiovascular”.

La segunda visita, la efectuó los días, viernes 28 y sábado 29 de noviembre de 1986, con motivo de la celebración, del glorioso centenario, de la relevante tesis precursora, del eximio e inolvidable Dr. Santiago Fornos – primer director del Hospital Municipal -,  titulada “Las heridas del corazón no son siempre mortales”, la cual, data del año 1886. El Dr. Santiago Fornos, había nacido en la provincia de Entre Ríos, hacia 1856, y falleció en Chivilcoy, a los 63 años de edad, el 15 de mayo de 1919; ejerció, entre 1887 y 1897, la conducción del Hospital Municipal, de nuestra ciudad, inaugurado oficialmente, un día patrio, 25 de Mayo de 1887, y presentó la menciona tesis – todo un avanzado y estimable trabajo de investigación, para la época -, a fin de “optar al grado de doctor en medicina y cirugía”, en los claustros de la Facultad de  Ciencias Médicas, de la Universidad porteña; mientras se desempeñaba, como practicante interno del Hospital Buenos Aires, y practicante mayor interno, del Hospital San Roque. El Dr. Favaloro, en esa ocasión, desarrolló una conferencia de prensa y brindó una disertación, en la sala de la Agrupación Artística Chivilcoy, con palabras de apertura, a cargo del Dr. Juan Manuel Iglesias, director del Hospital Municipal y del siempre recordado Dr. Raúl María Gutiérrez; descubrió una placa evocativa, frente al mausoleo, donde descansan los restos del Dr. Santiago Fornos, en el Cementerio Municipal; se hubo de reunir con distintos colegas, en los ámbitos del Círculo Médico, de nuestra ciudad; visitó el Hospital Municipal, que al año siguiente, en 1987, celebraría sus cien fructíferos y ponderables años, de vida institucional, y participó, finalmente, en un animado y amistoso almuerzo criollo, llevado a cabo, en las instalaciones del Centro Tradicionalista “El Fogón”.

La tercera y última visita, la realizó, el viernes 15 de noviembre de 1994, y estuvo en nuestra ciudad, para tributarle, un especial y cariñoso homenaje, a la figura del distinguido médico cardiocirujano, Dr. Rogelio A. Ventemiglia (h), nacido en Chivilcoy, el 16 de noviembre de 1937, y fallecido en Buenos Aires, el 14 de febrero, de ese mismo año 1994; primer “Ciudadano Ilustre”, de Chivilvcoy, declarado tal, el 22 de octubre de 1993, bajo la gestión del intendente municipal, Dr. Jorge Adalberto Juancorena. En aquella ocasión, el Dr. René Favaloro, acompañado por la conocida y destacada médica cardióloga local, Dra. Mirta Graciela Botto, fue recibido por el jefe de la comuna, Dr. Jorge A. Juancorena, quien lo nombró, mediante decreto, “Huésped de Honor”, y posteriormente, en horas de la tarde, participó en un acto, desarrollado en la Biblioteca Popular “Dr. Antonio Novaro”, donde se recordó y homenajeó al Dr. Ventemiglia (h), toda una genuina y admirable personalidad, de la medicina cardiovascular, de nuestro país.

En el mes de diciembre de 2014, se bautizó con el ilustre nombre del Dr. René Gerónimo Favaloro, a la Escuela de Educación Especial Nro. 502, de nuestra ciudad, creada el 24 de marzo de 1964, y el 1 de marzo de 2018, bajo la actual administración, del intendente municipal, Dr. Guillermo Alejandro Britos, se hubo de inaugurar la plaza “René Favaloro”, del Barrio Procrear I, ubicada en la calle 22, entre las arterias, Saavedra y Alberdi.

Tres visitas, indudablemente, muy positivas y enriquecedoras, del Dr. René Gerónimo Favaloro, a nuestra ciudad, en 1977, 1986 y 1994, que enaltecieron y honraron, la historia de Chivilcoy. Hoy, más que nunca, en un tiempo de vanas palabras y falsas promesas, carencia de justicia, verdad, rectitud y honradez, improvisación, falsedad, hipocresía y corruptela – tiempo de vulgares vendedores de imagen,  figuración social y cartón pintado, sin trayectoria ni méritos -,  debemos rescatar y exaltar, los altos principios éticos y los supremos valores morales, la excepcional calidad humana, la límpida honestidad, la inteligencia y capacidad intelectual,  la fidelidad y coherencia de conducta, el claro pensamiento, la obra colosal, las hazañas o proezas científicas, creando la técnica del Bypass y, la enorme y sublime grandeza del Dr. Favaloro, cuyo aleccionador y hermoso ejemplo de vida, debe ser un inquebrantable camino, una guía rectora y, un luminoso modelo o paradigma, para el presente y el porvenir de la Patria, y las actuales y futuras generaciones, de argentinos y chivilcoyanos.

       AL DR. RENÉ GERÓNIMO FAVALORO

QUIERO evocarlo así, sencillamente,

sintiéndolo, de pronto, más cercano,

con su gran calidad de ser humano,

sus virtudes y su alma transparente.

Quiero evocarlo así, tan eminente,

brindándole al enfermo, su amplia mano;

porque toda su lucha – nunca en vano -,

fue en nombre de la ciencia y por la gente…

Quiero evocarlo así, con su entereza,

su abnegación, su amor y su nobleza,

su humildad, rectitud y fe genuina…

Y después, proclamar, a cielo abierto:

EL DOCTOR FAVALORO, NO ESTÁ MUERTO,

VIVE EN EL CORAZÓN DE LA ARGENTINA.

Procurador Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano, y miembro correspondiente, de la Academia de Folklore de la Provincia de Buenos Aires y la Academia Porteña del Lunfardo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *