Recordando al notable músico, compositor y docente, profesor Gaspar López (1919 -1985).

El polifacético y extraordinario, bandoneonista, pianista, violinista, guitarrista, compositor y docente, profesor Gaspar López (1919-1985), todo una auténtica y verdadera gloria, del quehacer musical chivilcoyano. Hoy, se recuerda, el centenario de su natalicio.

Un justiciero homenaje, en el centenario de su natalicio.

La página evocativa de la fecha, con un sincero y particular sentido, de claro reconocimiento y de merecido homenaje, la destinaremos a la cálida y expresiva recordación de la figura, del polifacético y destacado músico, compositor y docente, profesor Gaspar López; un hombre que, a lo largo de un prolongada y rica trayectoria, dentro de la faz artística y en los ámbitos de la enseñanza, supo caracterizarse y distinguirse, por su inteligencia, intuición y talento, sus innatas aptitudes, destreza y virtuosismo, de ejecutante,su notable capacidad realizadora y, su profunda y admirable fidelidad, a una auténtica vocación que, lo acompañó durante toda su existencia.

Nacido en la provincia de La Pampa, en la localidad de General Pico, el 13 de febrero de 1919, ya, a la dulce y tierna edad de 6 años, de una manera ciertamente prodigiosa, efectuaba ejecuciones de escalas musicales, en el piano; recibiendo las primeras lecciones, por parte de la profesora, de su hermana Elba. Luego, con el franco y entusiasta apoyo y respaldo moral, de sus progenitores, prosiguió los estudios, con un profesor de violín. Tiempo más tarde, tras el fallecimiento de su padre, la familia, resolvió trasladarse a la localidad de Mechita, en el distrito bonaerense de Alberti, y allí, hubo de continuar su formación musical, como ejecutante de violín, y también, de piano. Hacia 1932, cuando contaba con 13 años, se radicó, aquí, en nuestra ciudad de Chivilcoy; sumando a los instrumentos, mencionados, el aprendizaje de la guitarra. Con otros amigos de la época, en plena y feliz adolescencia, integró una alegre comparsa, que participó en los corsos de carnaval, de aquella década de 1930, y en 1934, comenzó sus respectivos estudios de bandoneón, de la mano del músico y docente, Don Horacio Piancino.

Con posterioridad, su madre, hubo de concretar la compra de un pequeño bandoneón, y así, colmado por el hondo e indescriptible regocijo, del instrumento propio, siguió el arduo y sostenido camino de sus estudios; perfeccionándose, en un nivel  superior, al lado del prestigioso e ilustre violinista y docente, profesor Don Ramón Ros (1892 – 1978), una luminosa y verdadera gloria, del cielo musical y de la cultura de Chivilcoy. En el año 1940, conformó un cuarteto, junto  al bandoneonista Ramón Capobianco, el violinista AbraschaBrusnick y el pianista, Indalecio Cancelo, y poco después, llegaron su participación, en la orquesta “Los Indios”, y sus actuaciones, en las emisoras porteñas, Spléndid y radio El Mundo. Nuevamente, en nuestra ciudad, en 1949, constituyó el sexteto “Los Rítmicos”, junto al bandoneonista Genaro Policastro, el violinista Vicente Ventieri, el contrabajista Juan Carlos Barca, el pianista Roberto Bonafina y, el intérprete Rubén Llaneza. Dicho conjunto, mantuvo sus exitosas presentaciones, hasta el año 1956. Además, ejerció la dirección de la orquesta de Edgar Rubino; creó y organizó el cuarteto “Boedo”, que tenía como locutor y animador, al genuino y popularizado tradicionalista, escritor e investigador local, Oscar J. Marchesini, y formó parte, de la memorable Orquesta de Cámara, de Chivilcoy, fundada y dirigida por el gran músico, compositor y docente, profesor Pascual Antonio Grisolía, y de la Orquesta Típica “Homenaje”.

La Orquesta de Cámara, se había creado, hacia el año 1961; debutó el 29 de abril de 1962 y, ofreció su último espectáculo de concierto, el 9 de diciembre de 1973. La Orquesta Típica “Homenaje”, nació como una acertada y muy plausible iniciativa, del siempre recordado comentarista radiofónico, locutor, animador, investigador y coleccionista, Osvaldo Raúl Palazzo (1938 – 2007), para tributarle un acto de especial reconocimiento, al ponderado y célebre músico, compositor y arreglador del Tango, Argentino Galván (1913 – 1960); el cual, se llevó a cabo, en la sala del cine – teatro “Metropol”, el 11 de julio de 1972. Gaspar López, ejerció, asimismo, la enseñanza, con bien probada solvencia didáctica y profesional, y fue, en calidad de compositor, el autor de la música, del vals “Chivilcoy de antaño”, con letra de Osvaldo Panigo, y de la película “La tierra será nuestra”, del inolvidable fotógrafo y realizador cinematográfico, Ignacio Tankel (1912 – 1984), rodada durante año 1948 y, estrenada en la sala del cine “Savoy”, de nuestra ciudad, el 28 de julio de 1949. Redactó además, un interesante “Método”, para la ejecución del bandoneón. El profesor Gaspar López, dejó de existir, en 1985, a los 66 años de edad. Hoy, a cien años del nacimiento, rememoramos su vida, su trayectoria y su obra; remarcando y exaltando, su aleccionador y bello ejemplo, de vocación, trabajo, estudio y, constante y generosa entrega, al quehacer musical, la docencia y el arte de Chivilcoy.

Décima al profesor Gaspar López, por el procurador Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano.

Hoy, recuerdo su figura, que retorna del pasado: Sentimiento apasionado, una historia, noble y pura… Y de una forma segura, con la más honda emoción, levanto su corazón, de cadenciosa armonía, que hace vibrar, todavía, el alma del bandoneón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *