Recordando al poeta, dramaturgo, docente y periodista, Don Manuel López Lorenzo (1842 – 1883).

Compartir
El destacado y prestigioso, poeta, periodista, dramaturgo y docente español, radicado en Chivilcoy, Don Manuel Domingo López Lorenzo (1842-1883), primer y glorioso profesor de enseñanzas secundaria, que tuvo nuestra ciudad, en 1876. Fundador, organizador y director de la recordada "Escuela Politécnica", desarrolló una intensa e infatigable labor, en pro de la instrucción pública y la enseñanza chivilcoyanas.

El destacado y prestigioso, poeta, periodista, dramaturgo y docente español, radicado en Chivilcoy, Don Manuel Domingo López Lorenzo (1842-1883), primer y glorioso profesor de enseñanzas secundaria, que tuvo nuestra ciudad, en 1876. Fundador, organizador y director de la recordada «Escuela Politécnica», desarrolló una intensa e infatigable labor, en pro de la instrucción pública y la enseñanza chivilcoyanas.

Evocamos hoy, la polifacética y singular figura, de un talentoso y admirable poeta, dramaturgo, docente y periodista, de origen español, quien residió, aquí, en Chivilcoy, durante varios años, desenvolviendo una intensa y fecunda tarea, en el campo de las letras y la prensa, y los ámbitos del saber y de la enseñanza; caracterizándose, en todo momento, por su alta capacidad intelectual, sus múltiples y ponderables iniciativas e inquietudes, su infatigable laboriosidad y, su gran contribución y aporte, al historial de la instrucción pública lugareña. Nos estamos refiriendo, a Don Manuel Domingo López Lorenzo, nacido en la ciudad de Santiago de Compostela (Región geográfica de Galicia, España), el 18 de mayo de 1842, el cual, hacia el año 1864, hubo de arribar a la Argentina, y por 1868, se radicó, en Chivilcoy, ejerciendo la docencia, en calidad de maestro de grado, en la esfera educativa, de la Escuela Superior de Varones, bajo la conducción de Don Salvador Pons. Colaboró, asimismo, en las columnas, del periódico bisemanal “La Campaña” – primera y auspiciosa voz informativa, aparecida en nuestra ciudad, el 18 de marzo de 1875 -, y en el diario “La Reforma”, del distinguido y valeroso periodista y escritor, Don Luis Alberto Mohr; fue uno de los miembros fundadores, de la Asociación Española de Socorros Mutuos, creada el 9 de julio de 1870, y el segundo presidente, de dicha entidad, desde el 16 de julio de 1873, hasta el 16 de julio de 1874; integró la Logia Masónica “Luz del Oeste”, y hubo de participar, en distintos y significativos encuentros y actos culturales, de aquella época. Su obra más importante, constituyó, sin dudas, la fundación de la tan acreditada y prestigiosa Escuela Politécnica, que abrió sus puertas, el 1 de agosto de 1876. El citado establecimiento educacional, de carácter particular o privado, representó, en su tiempo, un instituto de ciclo secundario, o segunda enseñanza, ante la ausencia de centros oficiales, como la Escuela Normal, creada en 1905, y el Colegio Nacional, inaugurado, posteriormente, en 1914. El programa de estudios, de la “Enseñanza Elemental”, comprendía las materias: Lectura, escritura, ortología, gramática, castellano, aritmética, geometría, geografía, historia argentina y moral; y el correspondiente programa de “Enseñanza Superior”, incluía las materias: Lectura, caligrafía, gramática, literatura, psicología, aritmética, álgebra, geometría, geografía, astronomía, historia general, historia argentina, fisiología, historia natural, física, moral, constitución nacional, teneduría de libros e idioma francés. Como podemos apreciar, un amplio y completo plan pedagógico, que brindaba una acabada y sólida formación general. La Escuela Politécnica, funciona, en horario matutino, de 8 a 11 horas, y por la tarde, de 15 a 18. Las respectivas clases, comenzaban, a principios del mes de enero, de cada año. De los egresados, de este elogiado establecimiento, mencionaremos a los ex alumnos, Eugenio F. Díaz, Clovis Parel y Máximo Benítez, y a los hijos de varios fundadores, de Chivilcoy. Don Manuel López Lorenzo, falleció en nuestra ciudad, el 28 de abril de 1883, a la prematura edad de 40 años, y su temprana muerte, sumada a su especial personalidad, cualidades, atributos y hermosas virtudes espirituales, hubo de suscitar, un sentimiento de profunda y sincera consternación, en toda la comunidad y el vecindario. Sus restos, fueron inhumados, en el viejo cementerio, de nuestra ciudad, que se hallaba ubicado, sobre la avenida 22 de octubre, en la zona de la Escuela primaria Nº 33 «Dr. José León Suárez», y el barrio PYN; y con posterioridad, hacia el año 1913, trasladados al cementerio municipal. Su segunda esposa, Teodosia Forgues, dejó de existir, cincuenta y cuatro años más tarde, el 28 de abril de 1937. En primeras nupcias, Don Manuel Domingo López Lorenzo, había contraído matrimonio, con la señorita Emilia Araujo, fallecida muy joven, a principios de la década de 1870. De la producción Literaria, de Manuel López Lorenzo, mencionaremos los volúmenes: “Corona poética o Cantares patrióticos a los héroes del Callao”, de 1866; “Camila O’Gorman: Leyenda histórica americana del siglo XIX”, de 1870, y “Flores del alma”, de 1874; la comedia, en un acto y en verso “Una venganza feliz”, estrenada en el teatro “Orfeón”, de Chivilcoy, la noche del 17 de octubre de 1872; las zarzuelas, en un solo acto: “Pobres y ricos”, “Los hijos sin madre” y “La tolerancia”, etc. En el mes de octubre de 1958, el eminente y destacado catedrático universitario, investigador, crítico, ensayista y poeta, Dr. Alfredo Ángel Roggiano, editó el libro: “Una obra desconocida del teatro hispanoamericano: Una venganza feliz, de Manuel López Lorenzo”; ofreciendo al lector, una minuciosa e interesante semblanza biográfica, de este notable poeta, periodista y docente español, afincado en Chivilcoy, el primer y glorioso profesor, de enseñanza secundaria, en la historia educativa, de nuestra ciudad.

A Don Manuel Domingo López Lorenzo, soneto de Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano, y miembro académico correspondiente de la Academia de Folklore de la Provincia de Buenos Aires y la Academia Porteña del Lunfardo.

Maestro de prestigio y alta gloria, y poeta de verso apasionado, yo rescato del tiempo y el pasado, su tenaz y fecunda trayectoria. Y lo veo, de pie, frente a la historia, con su espíritu dulce y perfumado, su fervor español, muy inspirado, y su escuela, tan noble y meritoria. Vocación de educar, claro talento, hondos sueños, amor y sentimiento, fiel trabajo, saber, lucha y pujanza… Manuel López Lorenzo – gran figura -, exponente ejemplar de la cultura, los ideales, el arte y la enseñanza.