Reflexión lunfarda: Aunque pasen los años, la Argentina del siempre lo mismo

LES PEDIMOS, POR FAVOR, QUE CONSERVEN EL PRESENTE TEXTO DURANTE UNA DÉCADA, PARA RELEERLO DESPUÉS, EN EL 2030.

Al iniciar esta reflexión lunfarda, les pedimos, por favor, humildemente, con total prescindencia de los méritos poéticos y literarios, que pueda contener esta página, que conserven durante el período de una década el presente texto, pues de no cambiar la realidad objetiva del país y nuestra sociedad, dentro de diez años, en la Argentina del 2030 – de continuar en pie, todavía -, se presentarán idénticas y reiteradas problemáticas y, se estará hablando exactamente, de lo mismo que ahora…Muchos se preguntan por qué razones y motivos, desde hace ya, largos años, el país viene siendo la Argentina del círculo vicioso del siempre lo mismo, donde las cosas siguen como están, no cambia nada (quizás existan la intención, el propósito y el mayor interés de no cambiar nada), todo queda en la nada, siempre se habla de lo mismo, todo es igual, todo da lo mismo y, todo termina inexorablemente siendo, siempre lo mismo… La Argentina, en la que hay gente que, se ha hecho rica en forma ilícita, sin trabajar; otros, la viven de arriba, y siempre termina perdiendo, se perjudica, se empobrece y hasta se funde, la persona buena, honrada y laboriosa que trabaja y paga sus impuestos y obligaciones tributarias. La Argentina, con tres firmes y sostenidas constantes, a través del tiempo: La decadencia económica, espiritual, intelectual y cultural y la nivelación hacia abajo, especialmente en materia educativa; jamás se encuentran responsables ni culpables de nada (la carencia de un sistema de premios y castigos y la  impunidad completa y absoluta), y al final, termina siempre perdiendo, el anónimo y esforzado laburante…La Argentina donde infortunadamente, se han perdido los principios y valores, la prédica con el ejemplo, el sentido ético, la conciencia moral y, la mentalidad, el hábito y la sagrada Cultura del Trabajo…No podemos esperar resultados distintos, haciendo siempre lo mismo; los pueblos que olvidan su pasado, están condenados a repetirlo; para que triunfe el mal, sólo se necesita que los buenos no hagan nada, a fin de impedirlo; cosecharemos en el mundo, lo que hemos sembrado, y los Hombres como los árboles, se conocen y aprecian por sus propios frutos…El único rumbo posible: Volver al camino de la Educación, la Honestidad y el Trabajo. Sólo salvará a la Argentina, la recuperación de los valores y la sagrada Cultura del Trabajo.

El siempre lo mismo…, por el procurador Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano, y miembro correspondiente de la Academia de Folklore de la Provincia de Buenos Aires y la Academia Porteña del Lunfardo.

Hoy, te quiero batir, que estoy mufado de manyar, che, melón, siempre lo mismo: Chantas, chorros, la bronca, el egoísmo, la justicia tan flor, que se ha rajado… Hoy, te quiero batir, que estoy hinchado, con el lungo merengue, el pesimismo; la falta de moral y patriotismo, y el bajón, que te deja bien sonado… Siempre igual; El afano y la malaria, la ambición, tanta lucha innecesaria, el grupo y la milonga repetida… Porque así, frente a Dios y el universo, morfándonos el mismo…, el mismo verso, se nos va, che, melón, toda la Vida. Ojalá, que algún yorno del futuro, tengamos para ver y campanear, un país de esperanza y de laburo, honradez y pulenta bienestar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *