Reflexión lunfarda: Descubrir otro mundo, en esta Argentina del siempre lo mismo…

Qué dichoso y esperanzado sería, al igual que Cristóbal Colón, en su histórico y memorable hallazgo de América, aquel 12 de octubre de 1492, descubrir otro mundo distinto de paz, justicia, unión y concordia, trabajo, honradez, progreso, ilusiones y sueños…

Un mundo distinto, sin odios y rencores, maldad, egoísmos, ruindades y antinomias.

Un mundo con la mentalidad y la sagrada Cultura del Trabajo, las actividades productivas, el impulso pujante y realizador, el crecimiento económico y la generación de riqueza.

Un mundo con gente de bien, tesonera y laboriosa, que trabaje, luche, se esfuerce y vaya forjando y construyendo, anónima y silenciosamente, la Patria nuestra de cada día…

Un mundo con principios y valores morales, humanos y espirituales, la prédica del aleccionador ejemplo, un adecuado sistema de méritos, premios y castigos y, la capacidad e inteligencia suficientes, para discernir o diferenciar entre las buenas y malas acciones, pues en definitiva, más allá de las vanas y meras palabras vacías de esencia y contenido, los Hombres como los árboles se conocen y aprecian por sus propios frutos…

Un mundo nuevo, que nos aleje de esta Argentina del círculo vicioso del siempre lo mismo, donde las cosas siguen como están, no cambia nada (carencia absoluta de interés o intención de cambiar nada), nunca pasa nada, todo queda en la nada (impunidad absoluta, frente a la deshonestidad y la corruptela), siempre se habla mucho de lo mismo, todo resulta igual, todo da lo mismo y, todo termina inexorablemente siendo, siempre lo mismo… La Argentina que siempre nivela hacia abajo, que necesita de la ignorancia y la miseria dependiente, para continuar siendo el país del siempre lo mismo, y donde en definitiva, infortunadamente siempre pierde, se perjudica, se empobrece y, hasta se funde, la persona noble, honrada y decente, que trabaja y abona sus impuestos…

No podemos esperar resultados distintos, haciendo siempre lo mismo; los pueblos que olvidan su pasado, están condenados a repetirlo;  en el mundo, cosecharemos lo que hemos sembrado y, para que triunfe el mal, sólo se necesita que los buenos no hagan nada, a fin de impedirlo…

Qué dichoso y esperanzado, sería descubrir un mundo distinto: la Argentina que vuelva a los ideales y valores, el sentido ético, la conciencia moral y la sagrada e imprescindible Cultura del Trabajo… La  nueva Argentina, feliz y promisoria, que se reencuentre con el camino de la Educación, la Honestidad y el Trabajo.

Descubrir otro mundo, por el procurador Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano, y miembro correspondiente de la Academia de Folklore de la Provincia de Buenos Aires y la Academia Porteña del Lunfardo.

Che, Cristóbal Colón, el almirante que juné cuando pibe, allá en la escuela, con su fiel y cachuza carabela, cinchándola muy piola, hacia delante… Mucho mar, lungo y fiero, forte aguante, y una pinta de capo y centinela; descubriendo al final de la novela, una América posta y palpitante. Yo quisiera también, en el futuro, descubrir otro mundo de laburo, de valores debutes y pujanza… Un mundo macanudo – noche y día -, donde hay un sol chipola de alegría, y un cachito de amor y de esperanza. Si lograra este sueño tan lejano, algún yorno podremos campanear, una nueva Argentina sin afano, de justicia y pulenta bienestar.

Suscripción para recibir en tu correo electronico

Efemérides, Biografias, Personajes Chivilcoyanos, Lunfardo y demás noticias del Archivo Literario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *