Reflexión lunfarda: El General José de San Martín y el recuerdo emocionado de la infancia…

El 169 aniversario, del tránsito a la inmortalidad, del General Don José de San Martín, el heroico y glorioso Capitán de los Andes y el noble y eterno Padre de nuestra Patria, como asimismo, la feliz y candorosa celebración del Día del Niño, nos acercan hoy, a la voz y el acento del Lunfardo, que nos brindan sus hondas reflexiones, su auténtico sentimiento interior y, su fluida y espontánea expresión lírica. El General San Martín, quien falleció, a los 72 años de edad, aquel sábado 17 de agosto de 1850, en la ciudad francesa de Boulogne – sur – Mer, después de una tenaz e infatigable existencia, consagrada a los principios éticos y los valores morales, humanos y espirituales, la justicia, la honradez, la verdad,  la austeridad, la firme rectitud, la férrea disciplina y el estricto cumplimiento del deber, la abnegada vocación de servicio, la generosa entrega y, la bella y sagrada causa, de la emancipación nacional, y la libertad de los pueblos y países de América. El General San Martín, nacido en Yapeyú – zona geográfica, de las antiguas misiones jesuíticas, y actual provincia de Corrientes -, el 25 de febrero de 1778, bajo el hogar de Don Juan San Martín, un militar del ejército español, y Doña Gregoria Matorras. El General San Martín, singular y memorable triunfador, en el recio combate de San Lorenzo (1813), y las vibrantes batallas de Chacabuco (1817) y Maipú (1818). El General San Martín, insigne Libertador de Argentina, Chile y Perú, que declaró la independencia, de esta última nación, el 28 de julio de 1821. El General San Martín, quien en las tan sabias y aleccionadoras máximas, dedicadas a su única hija, Mercedes Tomasa – fruto de su relación matrimonial, con Remedios de Escalada -, y escritas en 1825, subrayaba: “Inspirarla amor a la verdad y odio a la mentira”, “Respeto sobre la propiedad ajena”, “Que hable poco y lo preciso”, “Amor al aseo y desprecio al lujo” e “Inspirarla amor por la Patria y por la Libertad”.

El bello y jubiloso Día del Niño, nos regala todo un amplio cielo, de luz, estrellas y colores, un imaginario prado, de miel, azúcar y fragancias y,  un largo y perfumado camino de inocencia, ilusiones y melodías. El Día del Niño, que nos hace sentir, otra vez,  pequeños, y colmados de afecto y dulce ternura. El Día del Niño, que nos invita a mostrar y abrir nuestros corazones, siendo mucho más buenos, fraternales y solidarios, con el prójimo y los semejantes.

El ejemplo del General San Martín

Hoy, la Patria mistonga y tan doliente, con embale profundo y duradero, necesita su ejemplo, muy diquero, de moral, bien pulenta y transparente. Necesita, del modo más urgente, el sentir de su cuore y su balero; su alma guapa y su aliento verdadero, que yugando, ha copado el continente… Necesita, su posta y clara guía, su honradez, sin afano y fulería, los valores de ayer, su flor de gloria… Y que frente al chantún, chorro y maleante, su figura chipola, se levante, como un capo y un sol, de nuestra historia.

Ser un lindo purrete, todavía…

Che, Señor, de movida, yo quisiera, ser un lindo purrete, todavía, con un cuore de sueños y alegría, y una lunga ilusión, posta y canchera. Un purrete, que lleve en la piojera, todo un cacho de enorme algarabía; un cariño sincero de gomía, y un encanto fetén, de primavera. Sólo eso, che, Señor: Un buen purrete, con la bici fratela y el juguete, la pelota y la yeca, a la distancia… Y de un modo banana y muy sentido, conservar en el alma, sin olvido, ese mundo debute de mi infancia.

Procurador Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano, y miembro correspondiente, de la Academia de Folklore de la Provincia de Buenos Aires y la Academia Porteña del Lunfardo.

 

Suscripción para recibir en tu correo electronico

Efemérides, Biografias, Personajes Chivilcoyanos, Lunfardo y demás noticias del Archivo Literario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *