Reflexión lunfarda: El Grito: “Ya basta…”, en el país del más de lo mismo…

En las fibras más íntimas, y el entramado social, de la opinión pública y la ciudadanía, puede captarse y percibirse, de un modo tenue, subterráneo y casi lejano, el grito sordo y silencioso, de “Ya basta…”, frente a la dura, difícil y compleja realidad cotidiana. Ya basta, a los sucesos y episodios violentos, las discordias, antinomias y antagonismos, la intransigencia, la intolerancia, la división, las grietas, la frivolidad, la indiferencia y la pavada… Ya basta, a los ajustes indiscriminados, los incrementos de precios y tarifas, los procesos de alta inflación y recesión creciente, el desempleo, la carencia de oportunidades laborales, las cortinas de humo, las grandes cargas tributarias e impositivas, las múltiples especulaciones bursátiles y cambiarias, los jugosos  negociados financieros, el enriquecimiento de unos pocos y, el notorio empobrecimiento, de la mayoría… Ya basta, a las injusticias y desigualdades, la corrupción, la impunidad, la falsedad, las ambiciones, los rencores, el egoísmo y, las inagotables y eternas promesas incumplidas, que no se reflejan y traducen, en obras tangibles y positivas… Ya basta, al país y la sociedad, del “más de lo mismo”, donde no cambia nada, nunca pasa nada, todo queda en la nada, siempre se habla mucho de lo mismo, todos son iguales, todo da lo mismo y, todo termina inexorablemente siendo, más de lo mismo… Ya basta, a la excesiva cantidad de palabras y afirmaciones, meramente verbales, y a la falta de acciones, puntuales y concretas, resultados  y realizaciones… Ya basta, al país, en el que, hay gente que se ha hecho y se hace rica, por izquierda, de una forma ilícita, sin trabajar, y contrariamente, siempre pierde, se perjudica y se funde, la persona buena, honrada y laboriosa, que trabaja…Ya basta, a la actitud mezquina y malsana, de no mover jamás un dedo, para que no se modifique ni cambie nada… YA basta, de creer en soluciones ilusorias, que se logran por arte de magia… Ya basta, a tantas cosas y situaciones, que nos acobardan, deprimen, abruman y agobian, desalentando nuestra voluntad  y oprimiendo y anonadando, nuestro espíritu… Ya basta, porque no podemos aguardar resultados distintos, haciendo siempre lo mismo, para que triunfe el mal, sólo se necesita que los buenos no hagan nada, a fin de impedirlo, y los Hombres, al igual que los árboles, se conocen y aprecian, por sus propios frutos. Debemos recuperar, hoy, más que nunca, los principios éticos y los valores morales y humanos, como además, la mentalidad, la conciencia y la sangrada cultura del trabajo. Existe únicamente, un esperanzado rumbo posible: Volver al camino de la Educación, la Honestidad y el Trabajo.

Ya basta…, por el procurador Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano, y miembro correspondiente, de la Academia de Folklore de la Provincia de Buenos Aires y la Academia Porteña del Lunfardo.

Ya basta, de violencia y de pavada, de las broncas y el fiero pesimismo, la historia tan fané – más de lo mismo -, los curros, la matufia y la agachada. Ya basta, de que nunca pase nada, con tanto afano, chanta y arribismo; el mistongo camino, hacia el abismo, y el camelo, que engrupe a la gilada… Ya basta, del bajón, la fulería, las pálidas, de cada nuevo día, los chorros, que jamás están en cana… Volvamos de una vez, a los valores, la honradez y justicia – lindas flores -, y el laburo pulenta, del mañana. Volvamos a lo bueno y lo debute, y de un modo canchero, che, salute, podamos escribir – facha genuina -, la página feliz, de otra Argentina: Un ispa, de jotraba y lungo aliento, embale, morfi, guita y sentimiento, para vivirla bomba y sin malaria, con el alma fratela y solidaria. Y chamuyar después – posta parola -, manyando el porvenir – pinta soñada -: Hoy, dejemos de andar a la bartola, ¡ya basta, de violencia y de pavada!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *