Reflexión lunfarda: Hay que estar, frente al flagelo del Coronavirus

Reflexión lunfarda: Hay que estar, frente al flagelo del Coronavirus

marzo 27, 2020 0 Por archivol
Compartir

La cuarentena y el aislamiento, de carácter obligatorio e imprescindible, impuestos frente al peligroso y amenazante flagelo del Coronavirus, nos invitan a reflexionar y meditar, de un modo serio y profundo, respecto de la suma y crucial importancia, de dicha decisión de las autoridades nacionales, provinciales y municipales, y el estar, firmes, seguros y serenos, en las particulares y excepcionales circunstancias del país, que vivimos y atravesamos. Estar al pie del cañón, cada día y durante toda nueva jornada, conscientes de los deberes y obligaciones, y de nuestra auténtica y verdadera responsabilidad social, como buenos ciudadanos. Estar, calmos y pacientes, sobrellevando la difícil y compleja situación general, que hoy aflige y somete a la República. Estar muy unidos y mancomunados, estrechando sólidos y sinceros vínculos de cariño, benevolencia,  comprensión, simpatía,  afecto y amistad, y dejando atrás, la necedad,  las divisiones y antinomias, las disidencias o discrepancias, las grietas, odios y rencores y, las ambiciones, bajezas, mezquindades, obscuros egoísmos y deleznables miserias  y vanidades humanas. Estar, delante de la dramática y patética realidad que nos comprende a todos, considerando que, esta hora actual de los argentinos, constituye sin dudas, una óptima y excelente oportunidad, y la ocasión más adecuada y propicia, para recuperar los principios y valores morales y espirituales, casi perdidos: el cristiano y evangélico amor hacia el prójimo y los semejantes, la bondad, la humildad, la modestia, la misericordia,  los genuinos sentimientos de fraternal solidaridad, la cooperación, el socorro o auxilio y, la entrega espontánea, abnegada y generosa. Estar, transcurriendo la presente cuarentena, en la dulce y deliciosa paz hogareña, con una santa y divina paciencia, y la fiel e imperturbable serenidad, de un corazón optimista y esperanzado. Qué Dios nos ampare y bendiga,  a todos los argentinos y chivilcoyanos.

Hay que estar, por el procurador Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano, y miembro correspondiente de la Academia de Folklore de la Provincia de Buenos Aires y la Academia Porteña del Lunfardo.

Hay que estar, buen chabón, en la trinchera, y cincharla, de frente, cada día, con un cuore pulenta, de energía, y una fuerza debute y verdadera. Hay que estar, sin hacer pinta o bandera, – lejos ya, de avivada y fulería -, con chamuyos de amor y de alegría, y una flor de onda posta, en la piojera. Hay que estar, siempre firmes y fratelos, no juguemos de tristes pipistrelos, toda cosa, nos deja una enseñanza… Y hoy, sigamos, sin broncas ni espamento, bancando solidarios, el momento, unidos, tras un cacho de esperanza.