Reflexión lunfarda: La eterna espera, en esta Argentina del siempre lo mismo…

Los argentinos, desde hace ya, décadas y décadas, estamos siempre, siempre esperando… Alguien dijo en un tono jocoso y humorístico, que los argentinos vivimos esperando, desde el 25 de Mayo de 1810…

Esperando un auténtico y positivo cambio que nunca llega, pues a decir verdad, no existe ningún interés ni la menor intención de cambiar nada… (Ese es el gran negocio…).

Esperando un tiempo futuro venturoso, un horizonte de bienestar, prosperidad y bonanza y un porvenir halagüeño y promisorio…

Esperando el advenimiento de una realidad diferente, con amor hacia el prójimo y los semejantes,  principios y valores humanos, patrióticos y espirituales, la nobleza y la humildad, el sentido ético, la conciencia moral, la rectitud y honradez de conducta, la seriedad y responsabilidad, el gesto solidario y fraterno, la unión, la amistad, la concordia y la sincera y generosa hermandad…

Esperando que se alejen la maldad, la injusticia, la corrupción, la impunidad, las grietas y rencores, la enceguecedora ambición, las falacias, falsedades y mentiras, la mezquindad y los ruines egoísmos…

Esperando el retorno de la Educación, pura y genuina, que a través de la instrucción pública, la voz didáctica de la docencia y la paciente y provechosa capacitación de los individuos, transmite e infunde saber, conocimientos y cultura, forma y fortalece la personalidad, alimenta e ilumina el alma y, proporciona e inculca aleccionadores ejemplos, modelos y virtudes, a nuestra sociedad, el contexto colectivo y el ámbito comunitario…

Esperando la ansiada y fundamental recuperación de la sagrada y entrañable Cultura del Trabajo, junto a la cultura del esfuerzo y el sacrificio, la cultura del estudio, la cultura del ahorro,  la cultura de los méritos, las buenas iniciativas e inquietudes, las ganas de hacer y construir, el entusiasmo emprendedor y, la encendida y profunda voluntad realizadora…

Esperando un proyecto de país, un país en serio, pujante y progresista, con actividad productiva, crecimiento y desarrollo económicos, ascenso social, reivindicaciones salariales y laborales y, generación de mano de obra y riqueza…

Esperando dejar de ser la Argentina del siempre lo mismo, que nivela e iguala hacia abajo, con ignorancia, asistencialismo y miseria dependiente…; esa triste y desalentadora Argentina, con fracasos, angustias y frustraciones, y  sin futuro, salida ni destino, donde pierde, se perjudica, se empobrece y, hasta se funde, la persona buena, honrada y laboriosa que trabaja y abona sus impuestos y obligaciones tributarias…

Esperando dejar atrás un orden preestablecido, donde tienen prioridad y supremacía, el estilo superficial de vida, la frivolidad, la figuración, la chabacanería, la indiferencia, la falsa apariencia berreta de los vendedores de imagen, el caretaje, las cortinas de humo, la fachada exterior y el vulgar y mentido cartón pintado…

Esperando no bajar jamás los brazos, para sumirnos, inexorablemente, en una actitud de pasividad y resignación conformista…

Esperando, esperando, siempre en vano, mientras los años transcurren, envejecemos y se nos van los sueños, las fuerzas y la vida…

Y así pasan los días, las semanas, los meses y los años, y no cambia nunca nada: Idénticas  cuestiones, los mismos padecimientos, las mismas adversidades….Quizás, muy probablemente, dentro de una década, sin resolver problemática alguna, el país siga hablando lo mismo, exactamente de lo mismo que ahora…

Y nosotros esperando ese milagroso y quimérico cambio que no aparece, y que no habrá de llegar nunca…

No podemos aguardar resultados distintos, haciendo siempre lo mismo; los pueblos que olvidan su pasado, están condenados a repetirlo; para que triunfe el mal, sólo se necesita que los buenos no hagan nada, a fin de impedirlo; en el mundo, cosecharemos únicamente lo que hemos sembrado y, los Hombres como los árboles, se conocen y aprecian por sus propios frutos…

Hay un solo rumbo posible: Volver al camino de la Educación, la Honestidad y la Cultura del Trabajo.

La eterna espera…, por el procurador Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano, y miembro correspondiente de la Academia de Folklore de la Provincia de Buenos Aires y la Academia Porteña del Lunfardo.

Se hace lungo este fato – y no es pavada -, de vivir, che, melón, siempre esperando; los malandras te van bicicleteando, los chantunes la tienen estudiada… Vos, con todo tu aguante de gilada, la seguís en la yeca, pedaleando, sin saber lo que sapa y hasta cuando, porque nunca, che, loco, cambia nada… Siempre igual y en la lona, zanagoria: El camelo, el bajón, la misma historia, y la falta de guita y de futuro… Se hace eterno el garrón de tanta espera, campaneando una nueva primavera, que nos traiga el buen morfi y el laburo. Ojalá, que algún yorno, che, salute, bata un grito pulenta, en los caminos, el milagro del cambio más debute, para bien de los cuores argentinos.

 

Suscripción para recibir en tu correo electronico

Efemérides, Biografias, Personajes Chivilcoyanos, Lunfardo y demás noticias del Archivo Literario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *