Se fundaron en Chivilcoy, el 14 de septiembre…

 

El 14 de septiembre de 1922, por una feliz y afortunada iniciativa del sacerdote, presbítero Juan M. Respuela, se establecieron las firmes y sólidas bases fundacionales del “Centro Estrada”, de la Parroquia San Pedro Apóstol de nuestra ciudad. Dicho Centro, cuyo nombre recuerda la ilustre y memorable figura del polifacético y brillante tribuno católico, catedrático, historiador, escritor, periodista y diplomático, José Manuel Estrada, nacido en Buenos Aires, en 1842 y fallecido en Asunción del Paraguay, en 1894; tenía como principal propósito, reunir y congregar a la juventud religiosa de la época, ofreciéndole un ameno e interesante espacio para el desarrollo de múltiples inquietudes y realizaciones de índole cultural y deportiva: veladas artísticas y musicales, charlas y conferencias, exposiciones de trabajos plásticos y estéticos, torneos de ajedrez, billar, damas y distintos entretenimientos de mesa, encuentros de distracción y esparcimiento, “Juegos Florales”, llevados a cabo en el teatro Español, hacia 1925, etc. Asimismo, el citado Centro, hubo de contar con un entusiasta y vigoroso equipo de fútbol, el cual, luciendo una camiseta de color blanco, participó durante las décadas de 1920 y 1930, en los campeonatos  organizados por la Federación Chivilcoyana de Deportes (En la actualidad, Liga Chivilcoyana de Fútbol); antigua y reconocida entidad local, que se creó el 23 de octubre de 1925. El amplio salón del “Centro Estrada”, a lo largo de muchos años, fue el magnífico escenario de numerosas y apreciables actividades, fomentando, promoviendo, infundiendo e inculcando en los espíritus juveniles, auténticos y verdaderos principios y valores cristianos y evangélicos.

El 14 de septiembre de 1946, en el seno del municipio de Chivilcoy, durante la administración del entonces comisionado Don Juan Martín Dagorret, se determinó la promisoria y plausible fundación de la “Asociación de obreros y empleados municipales”, conformándose así, una comisión directiva inicial de la naciente entidad, cuyo primer secretario general fue el agente de la comuna, Horacio Giócolo. De esa manera, a través de aquella nueva institución, se lograba satisfacer una noble aspiración y un viejo sueño, tendientes a una efectiva y fraternal agremiación y unión de los empleados municipales, detrás de un proyecto de trabajo y, de anhelos, objetivos y finalidades comunes.  Años más tarde, la mencionada Asociación, se convirtió en el actual Sindicato de Trabajadores Municipales, con la sede institucional ubicada sobre la calle Necochea de nuestra ciudad.

Procurador Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *