Soneto a Sandro, por Carlos Armando Costanzo

Corazón de romántica poesía, sueños de amor y una alma de gitano, siempre llevó en las alas de su mano, la pasión musical y la armonía.Voz de mágico canto y melodía, con un amplio renombre americano; auténtico creador, gran ser humano, y artista excepcional, leyenda guía. Vocación y carisma, fe y talento, vivió un mundo de tierno sentimiento, noches, lunas y estrellas luminosas…Ídolo popular, mito y figura, se fue así, por un río de dulzura, a un jardín celestial, de eternas rosas.

revista

Suscripción para recibir en tu correo electronico

Efemérides, Biografias, Personajes Chivilcoyanos, Lunfardo y demás noticias del Archivo Literario.