El talentoso pintor, Don Juan Navarro Granados

Compartir
El gran pintor y decorador, Don Juan Navarro Granados, uno de los fundadores de la Agrupación Artística Chivilcoy, el 21 de abril de 1916.

El gran pintor y decorador, Don Juan Navarro Granados, uno de los fundadores de la Agrupación Artística Chivilcoy, el 21 de abril de 1916.

Recordamos hoy, a un talentoso y muy destacado pintor, de nuestra ciudad, quien a lo largo de varias décadas, supo desarrollar, intensa y fecunda labor, en el campo de las artes plásticas y la cultura chivilcoyana; caracterizándose, por su gran espíritu creativo, sus múltiples inquietudes estéticas, y su tenaz y empeñosa laboriosidad. Nos estamos refiriendo, a Don Juan Navarro Granados, en la actualidad, sumido, a caso, en el desconocimiento y el olvido, pero que bien merece, nuestro mayor reconocimiento y especial homenaje. Nacido, en la región geográfica de Andalucía (España), en 1882 arribó en primer término, a Buenos Aires, en 1896 y tiempo después, se afincó, con su familia, en Chivilcoy, en 1906. Su padre, Don Eduardo Navarro Caballero, hubo de afincarse, en una vivienda, ubicada en la intersección de las calles Guido y Castelli, donde instaló la alfarería inicial, que existió, aquí, en nuestra ciudad; falleciendo en 1918. Su hijo, Juan Navarro Granados, estudió dibujo y pintura, en distintos centros de enseñanza, de la Capital Federal, junto a Eduardo Sívori y Ángel Della Valle y posteriormente, en Chivilcoy, concurrió a la tradicional y gloriosa Academia “Ernesto de la Cárcova”, bajo la dirección del notable y prestigioso maestro, profesor Pompeo Boggio. El 21 de abril de 1916, Juan Navarro Granados, junto a su Eduardo Navarro Caballero, Eliseo Guastella, Francisco Di Giustino y Luis Di Giustino, en un domicilio de la calle Lavalle Nº 95, sentó las sólidas y firmes bases fundacionales de la benemérita Agrupación Artística Chivilcoy, y breve tiempo después al realizarse, el 17 de septiembre de 1916, la primera asamblea general, de dicha institución, resultó electo, primer presidente, de la antigua y significativa entidad, del quehacer cultural lugareño. Don Juan Navarro Granados, ejerció el oficio de  “decorador”, llevando a cabo importantes trabajos, en diferentes casas, comercios, e instituciones locales. Por otra parte, hubo de pintar, numerosos óleos; efectuó exposiciones de sus obras, y fue jurado de varios “Salones de pintura”, organizados por la Agrupación Artística Chivilcoy, en los años 1944 y 1945. También, promovió la organización de la peña «La Colmena», en el seno de la Agrupación Artística. En una publicación, de 1944, leemos que: “Juan Navarro Granados, es un artista del pincel, en el hondo y sano sentido del concepto. Obrero por razones sociales, es artista por imperativo de su vocación auténtica, abrazada desde la niñez, y por gracia de su magnífica predestinación. Domina la técnica con maestría,  que perfila su estilo personal y definido, y pone el alma, en la concepción de sus obras. Paisajista vigoro y ágil, sabe llevar también sus óleos, a la culminación, en la limpidez de sus colores y en la frescura de sus acuarelas”. A comienzos del año 1959, en una mañana de verano, Don Juan Navarro Granados, hubo de abordar un tren, en la vieja y ya desaparecida Estación Ferroviaria Norte, con el aparente propósito de realizar un viaje. Llevaba, en unas de sus manos, la infaltable caja, con sus pinturas… Desde entonces, nada de supo de él …El recordado actor, director y autor teatral, Horacio A. Cerani, en una nota evocativa, sobre Don Juan Navarro Granados, publicada en septiembre de 1975, expresaba: “Se hicieron mil conjeturas, sobre su paradero, pero todos los esfuerzos, para localizarlos, resultaron inútiles. Nosotros seguimos creyendo, que se transformó en paisaje”. Según  las respectiva disposiciones legales, del Derecho Civil, tiempo después, fue declarado “Ausente, con presunción de fallecimiento”.