Un emocionado adiós para Alberto Ruggiero

Francisco Di Bello y Alberto Ruggiero

Se fue con él un querido y ejemplar vecino de Chivilcoy

El pasado viernes 16 de octubre de 2020, dejó de existir en Chivilcoy, a la edad de 88 años, Alberto Ruggiero, y tras su luctuosa y doliente partida, se fue con él un  querido y ejemplar vecino de esta ciudad, quien a lo largo de toda una vida activa y muy laboriosa, hubo de caracterizarse y distinguirse por su espíritu alegre, optimista y comunicativo, su gesto de fluida simpatía, cordial y afectuoso, su tan típico y particular dinamismo, su gran vocación de diligente y comedido servicio y, su entrega fraternal y  generosa, de hermandad tierna y sincera, en favor de la gente y la comunidad.  Nacido el 5 de noviembre de 1931, se desempeñó en los ámbitos del Centro Regional de la Universidad Nacional, y estuvo estrecha y directamente vinculado a diferentes instituciones y establecimientos de nuestro medio, como la Sociedad Operaria Italiana, el Centro Cultural “Encuentro por las Artes”, la filial chivilcoyana de la Sociedad Argentina de Escritores (SADE), el Colegio Nacional “José Hernández”, etc. Amigo de las expresiones estéticas, los encuentros sociales y el diálogo franco y verdadero, escribió además, sentidas composiciones poéticas, y brindó su adhesión y su mejor apoyo a las diferentes inquietudes y manifestaciones artísticas locales. Hombre de auténtica fe cristiana, claros valores morales y evangélicos y, arraigados y muy profundos sentimientos religiosos, desde la dulce etapa de su infancia, perteneció a la órbita pastoral de la Parroquia Nuestra Señora del Carmen, donde cumplió y desarrolló durante muchos años, una fiel e infatigable tarea de permanente colaboración; ejerciendo funciones de “Ministro de la Eucaristía”. Ha partido de este mundo terrenal, un querido y ejemplar vecino de nuestra ciudad, que por sus múltiples cualidades y virtudes, supo ganarse la consideración, el respeto y el cariño de todos. Pero más allá de su ausencia temporal y física, nos dejó su nítido y entrañable recuerdo y su aleccionador y hermoso ejemplo de bondad, trabajo, honradez y cálida solidaridad. El ejemplo de un corazón noble y piadoso, que alcanzó la azul y fragante paz de un eterno y luminoso cielo, pues como bien lo señalaba el propio Jesucristo en las palabras del “Sermón del Monte”: “Bienaventurados los puros de corazón, porque ellos verán a Dios”.

Procurador Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano.

Suscripción para recibir en tu correo electronico

Efemérides, Biografias, Personajes Chivilcoyanos, Lunfardo y demás noticias del Archivo Literario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *