Una fotografía desconocida, del cuerpo de Bomberos Voluntarios, de Chivilcoy, en la década de 1950…

El cuerpo de Bombero Voluntarios, de Chivilcoy, en una desconocida u olvidada fotografía, de comienzos de la década de 1950. Era jefe, del cuerpo activo, el señor Carlos Lasa, y presidente de la Sociedad de Bomberos Voluntarios, Don Julio Cánepa.

La página evocativa de la fecha, la destinaremos a rescatar, del antiguo y entrañable baúl, de los lejanos y queridos recuerdos, las profundas nostalgias, las viejas evocaciones y, los largos y perdidos sueños, una curiosa estampa fotográfica, desconocida o ya olvidada, de comienzos de la década de 1950, que corresponde al heroico y glorioso cuerpo de Bomberos Voluntarios, de nuestra ciudad, y que hubo de llegar, hasta nosotros, merced a la actitud, de gentileza y generosidad, de la apreciable y destacada periodista chivilcoyana, Sara Lasa, quien, desde hace muchos años, viene cumpliendo y desarrollando, una significativa labor, dentro de medios de prensa y emisoras radiofónicas, de la Capital. Se trata, como bien señalábamos, de una fotografía, del cuerpo de servidores públicos locales, registrada en las instalaciones del Club Social de Chivilcoy, en la cual, puede observarse la presencia, del entonces presidente, de la benemérita Sociedad de Bomberos Voluntarios, Don Julio Cánepa, y de los distintos miembros componentes, de esa dotación, de bomberos chivilcoyanos.

Mencionaremos así, a Carlos Lasa, jefe, en aquel momento, del cuerpo activo –padre de la citada periodista, Sara Lasa -, Abelardo José María Paz – quien fuera también, titular del cuerpo -, Obdulio Cardoso, Herber Lavagnino – también, jefe del cuerpo activo, durante varios años, de una fiel y ardua labor -, W. Ballerini, F. Sáliche, O. Porras, Miguel Yapor, E. Menéndez, J. Giménez, C. Mónaco, Cupayolo, el profesor Luis Sebastián Marzik (1925 – 2001), ex director de la Escuela Normal Mixta “Domingo Faustino Sarmiento”, el cual, había arribado, aquí, a Chivilcoy, hacia el mes de abril de 1949; F. Giarraputo, A. Tufilaro, Moyano, A. Porras, Giménez, R. Benedetto y R. Lutorto.

Subrayemos que, el cuerpo de Bomberos Voluntarios, de nuestra ciudad, nació, de una manera feliz y promisoria, en los ámbitos del Centro Comercial e Industrial, de Chivilcoy, bajo la presidencia de Don  Roque Salinardi, a través de una oportuna y muy plausible iniciativa, del caracterizado vecino, Don Guillermo Montes de Oca, acompañado por Don Francisco Carmona – primer jefe del cuerpo activo -, y Eduardo Uurrejola. El 7 de julio de 1945, se constituyó la Sociedad de Bomberos Voluntarios, en el marco de una importante asamblea general ordinaria, que hubo de presidir, Don Pedro Dellagiovanna, efectuándose la aprobación, de los respectivos estatutos, de la entidad, y el 7 de julio de 1946 – un año más tarde -, se designó la comisión directiva inicial, de dicha institución, con la presidencia de Don Julio Cánepa, a quien secundaban, en diferentes cargos y funciones, Roque Salinardi, Eduardo Urrejola, el Dr. Eduardo Ángel Ramón Massolo, Bartolomé Badano, Rudecindo Fernández, Casimiro Elustondo, el Dr. Raúl María Gutiérrez, Genaro Minervino, Eduardo Falabella, Pedro Dellagiovanna, Vicente José Abriola, Mariano Hidalgo, Atilio Gardella, Domingo Pavesa, José F. Arregui, Miguel Cápula, José Ramón García, Martín Larrea, Juan Pértica, Antonio Giangiácomo, Regino Arranz, León Goldemberg y Juan B. Lauhirat.

Los primeros aspirantes, a integrar el cuerpo activo, de Bomberos Voluntarios locales, se incorporaron a comienzo del año 1945, llevándose a cabo las tareas, de capacitación, preparación técnica y adiestramiento, en las instalaciones del ex Prado Español, ubicadas en la intersección de la avenida Güemes y la calle Maipú. La conducción de los ejercicios, estuvo a cargo, de Don Santana Ocho, un ex bombero porteño, que viajó, especialmente a Chivilcoy, para realizar esa actividad de entrenamiento, de los jóvenes y futuros bomberos. El expresivo y elocuente lema, de dicho cuerpo de Bomberos Voluntarios, de una forma clara y explícita, señalaba: «Abnegación, Sacrificio y Desinterés». Los intrépidos servidores públicos locales, desfilaron por vez primera, el 26 de agosto de 1945, frente a la plaza Colón, cuando se hubo de conmemorar el 95 aniversario del fallecimiento, del general Don José de San Martín, y se le impuso a la Escuela primaria Nro. 5 – fundada en marzo de 1879 -, el nombre de Remedios Escalada de San Martín, esposa del gran Libertador de América y Padre de la Patria. Finalmente, el 8 de diciembre, de ese  mismo año, se registró el tan valeroso y memorable bautismo de fuego, del cuerpo de bomberos voluntarios, cuando se produjo un incendio – durante el transcurso de una celebración litúrgica, de primera comunión -, en el tempo mayor, de Nuestra Señora del Rosario.

Décima a los Bomberos Voluntarios, por el procurador Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano.

Les canto así, en este día, corazones solidarios, de bomberos voluntarios, con nobleza y valentía. Amor, coraje, energía, aliento y tenacidad;  desinterés, humildad, gran entrega, sacrificio, y vocación de servicio, por la gente y la ciudad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *