Visitas del Dr. René G. Favaloro a Chivilcoy (1977, 1986 y 1994).

El Dr. Favaloro, visitando el Hospital Municipal de Chivilcoy, el sábado 29 de noviembre de 1986.
El Dr. Favaloro, visitando el Hospital Municipal de Chivilcoy, el sábado 29 de noviembre de 1986.

Los días, viernes 28 y sábado 29 de noviembre de 1986, especialmente invitado, por los directivos del Hospital Municipal y el Círculo Médico de Chivilcoy, hubo de visitar nuestra ciudad, el tan eminente y prestigioso médico cardiocirujano, Dr. René Gerónimo Favaloro, con el propósito de tributar un homenaje, a la ilustre figura del caracterizado médico cirujano lugareño, Dr. Santiago Fornos (1856 – 1919), primer director del Hospital, inaugurado el 25 de Mayo de 1887; por su singular tesis, pionera o precursora, titulada “Las heridas del corazón no son siempre mortales”, que data del año 1886. Dicha tesis – un interesante y valioso trabajo, de índole científica -, fue presentada, por Santiago Fornos, a la Facultad de Ciencias Médicas, de la Universidad de Buenos Aires, para obtener el correspondiente grado de “Doctor en Medicina y Cirugía”. El día viernes 28, se desarrolló un acto, en la sala de la Agrupación Artística Chivilcoy, con palabras alusivas, de los Dres. Juan Manuel Iglesias y Raúl María Gutiérrez, y una disertación del Dr. René Favaloro. El día sábado 29, en tanto, el Dr. Favaloro, procedió a descubrir una placa recordatoria, ante el magnífico mausoleo y la imponente estatua del Dr. Santiago Fornos, en el cementerio municipal, y posteriormente, hubo de concurrir al Círculo Médico, y a visitar las instalaciones del Hospital Municipal.

El viernes 25 de noviembre de 1994, en una nueva visita, estuvo en nuestra ciudad, el Dr. René Gerónimo Favaloro, para brindar un especial y emotivo reconocimiento y homenaje, a la personalidad del brillante y destacado médico cardiocirujano, Dr. Rogelio A. Ventemiglia (hijo), quien había fallecido en Buenos Aires, a los 56 años de edad, el 14 de febrero, de ese mismo año 1994. El Dr. Rogelio A. Ventemiglia, nacido en nuestra ciudad, el 16 de noviembre de 1937, fue, merecida y honrosamente declarado, primer “Ciudadano Ilustre” de Chivilcoy, el 22 de octubre de 1993, al celebrarse el 139 aniversario de la fundación, durante la gestión municipal del Dr. Jorge Adalberto Juancorena. El Dr. René Favaloro, arribó a Chivilcoy, alrededor de la hora 10, y al mediodía, hubo de concurrir al Palacio Municipal, siendo, cordial y calurosamente recibido, por el jefe de la comuna, Dr. Jorge Adalberto Juancorena, quien lo nombró “Huésped de Honor”. En horas de la tarde, a las 18.30, participó en el acto, llevado a cabo, en la Biblioteca Popular “Dr. Antonio Novaro”, en recordación del Dr. Rogelio A. Ventemiglia.

En la primera oportunidad, que hubo de visitar Chivilcoy, el Dr. René G. Favaloro, concurrió al domicilio, de su paciente y amigo personal, el notable escribano, abogado, docente y hombre público, Dr. Héctor Camilo Massolo (1919 – 1996). Fue el sábado 15 de octubre de 1977, y varios órganos de prensa locales, registraron este importante acontecimiento.

El Dr. René Gerónimo Favaloro, nació en la ciudad de La Plata, el 12 de julio de 1923, y decidió poner fin a su existencia, el 29 de julio de 2000, a los 77 años de edad. Gloriosa figura científica de nuestro país, y auténtico y sabio benefactor de la humanidad, en todo momento, se distinguió por su vasta capacidad profesional, sus altos principios y virtudes, su humildad, ejemplar honradez y límpida transparencia ética. En su recuerdo y homenaje, se estableció la fecha de su natalicio, 12 de julio, como “Día de la Medicina Social”. Hoy, más que nunca, debemos recuperar, reivindicar y resaltar, los valores morales y espirituales, del Dr. René G. Favaloro: El amor hacia el prójimo y los semejantes, la humildad, la sencillez, la honestidad, la austeridad, la especial calidad humana y, la admirable grandeza personal.

Al Dr. René Favaloro, soneto lunfardo, de Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano, y miembro académico correspondiente, de la Academia de Folklore de la Provincia de Buenos Aires y la Academia Porteña del Lunfardo.

Hoy, lo nombro y lo juno, en la matina, de este modo debute y bien sincero, con su bocho de troesma verdadero, y su posta grandeza, más genuina. En los brolis de nuestra medicina, se despiertan, la luz de su balero, su polenta, su empuje tesonero, y su brillo, que copa la Argentina. Hoy, lo nombro y remanyo su memoria, su admirable laburo, que hizo historia, su parola y sus logros – fiel tesoro -… Ser humano ejemplar, tordo eminente, ha quedado en el cuore de la gente, el recuerdo inmortal de Favaloro.

Suscripción para recibir en tu correo electronico

Efemérides, Biografias, Personajes Chivilcoyanos, Lunfardo y demás noticias del Archivo Literario.