Sucedió en el mes de mayo…

Sucedió en el mes de mayo…

junio 10, 2022 Desactivado Por archivol
Compartir

El 31 de mayo de 1968, en la Clínica Modelo, de la ciudad bonaerense de Lanús, hubo de llevarse a cabo, el primer trasplante de corazón, de la República Argentina, y el número décimo noveno, en el mundo; siendo el paciente receptor y, el trascendental protagonista, de este singular y relevante acontecimiento científico, el conocido vecino chivilcoyano, Antonio Enrique Serrano, quien venía padeciendo, desde hacía un cierto tiempo, un cuadro patológico crónico, de hipertrofia cardíaca, o agrandamiento del corazón. La citada intervención quirúrgica, estuvo a cargo, del recordado médico cardiocirujano, Dr. Miguel Bellizi – fallecido en 1991 -, y el donante del corazón trasplantado, fue el paciente, Emilio Tomasetti, de 47 años de edad, fallecido a raíz de un accidente cerebrovascular. Infortunadamente, Antonio Enrique Serrano, de 54 años de edad, dejó de existir, en la madrugada del 4 de junio de 1968, como directa consecuencia, de una seria y grave complicación, de carácter neurológico. Al recordarse el 50 aniversario, de esta auténtica y verdadera hazaña, en la historia de nuestra medicina nacional, con una bien merecida proyección internacional; en el mes de diciembre de 2018, por iniciativa del gobierno de la comuna, bajo la gestión del intendente municipal, Dr. Guillermo Alejandro Britos, se declaró “Ciudadanos Ilustres” Post Mortem, al propio Antonio Enrique Serrano, y al destacado médico cardiólogo local, Dr. Oscar Pedro Prévide, el cual, pertenecía al equipo de trabajo, del Dr. Miguel Bellizi, y efectuó el correspondiente vínculo o enlace, para realizar esa intervención quirúrgica, como exponente de la salud, que se halllaba brindando su atención profesional, al señor Antonio Enrique Serrano, hasta el momento del memorable trasplante. Puntualicemos, finalmente que, el primer trasplante de corazón, en los anales del mundo y la humanidad, se efectuó el 3 de diciembre de 1967, en la Ciudad del Cabo (República de Sudáfrica), y fue realizado, por el eminente médico cardiocirujano, Dr. Christiaan Barnard (1922 – 2001).  

El 29 de mayo de 1972, merced a una iniciativa, de la destacada historiadora, investigadora y estudiosa, la licenciada en Antropología y doctora en Ciencias Naturales, María Amanda Caggiano, bajo la gestión, del entonces intendente comunal, ingeniero civil José María Ferro, se creó la Sala Arqueológica “Dr. Osvaldo Francisco Ambrosio Menghin”, del Museo Histórico Municipal “Francisco Anselmo Castagnino” y de la Casa de la Cultura. Dicha sala, llevaba el nombre, del arqueólogo, investigador y explorador, catedrático universitario y hombre de ciencia austríaco, radicado aquí, en la Argentina, Dr. Osvaldo Francisco Ambrosio Menghin, quien había nacido, el 19 de abril de 1888; arribó a nuestro país, hacia 1948, y falleció en Chivilcoy, donde se había establecido, hacía ya, un buen tiempo, el 29 de noviembre de 1973, a los 85 años de edad. La Sala Arqueológica, se inauguró en los ámbitos de la “Casa de la Cultura” – hoy, Museo Municipal de Artes Plásticas “Pompeo Boggio”, sobre la calle Bolívar Nro. 319, de nuestra ciudad, donde actualmente funcionan, la secretaría de Cultura y Educación, de la comuna, y el Archivo Literario Municipal “Procurador Carlos Armando Costanzo” -, el 22 de octubre de 1973, durante la administración, del intendente municipal, Edgar Ángel Frígoli, y alcanzó el rango de Museo Arqueológico, en el gobierno del jefe comunal, Héctor Vaccari. La Dra. María Amanda Caggiano, ejerció la dirección del Museo Arqueológico, como, asimismo, del Instituto de Investigaciones Antropológicas, y del Complejo Histórico Municipal, de la calle 9 de Julio Nro. 177, de Chivilcoy.

En el mes de mayo de 1995, se hubo de conmemorar, el significativo y glorioso centenario, del templo mayor de Nuestra Señora del Rosario, bendecido e inaugurado, el 24 de mayo de 1895. Un siglo después, ejercía la titularidad de la Parroquia San Pedro Apóstol, de Chivilcoy, el querido e inolvidable sacerdote, presbítero Saverio Montemurro (1931 – 2009). En esa histórica, y tan especial oportunidad, se llevó a cabo, una amplia y muy significativa obra, de restauración general y embellecimiento de la Iglesia; se constituyó una comisión vecinal administradora, de dichos trabajos, que presidió el señor Alfredo Astarita y, además, se editó un interesante e ilustrativo volumen, con una detallada y enjundiosa reseña del templo del Rosario, confeccionado por el escritor, investigador y periodista local, Gaspar José Astarita.

Procurador Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano. Germán Carlos Nicolini, máster en P. C. e Informática, secretario del Archivo Literario Municipal.