Asunción del primer Cura Párroco de Chivilcoy, presbítero Roque Antonio Maceyra.

Imagen de la primitiva capilla, en honor de la Virgen Nuestra Señora de Rosario, inaugurada en el mes de marzo de 1857, según un dibujo de Jean Paul Laverdet, quien ilustró el libro "El Pueblo de Sarmiento", del Ing. Mauricio Birabent, en 1938.
Imagen de la primitiva capilla, en honor de la Virgen Nuestra Señora de Rosario, inaugurada en el mes de marzo de 1857, según un dibujo de Jean Paul Laverdet, quien ilustró el libro «El Pueblo de Sarmiento», del Ing. Mauricio Birabent, en 1938.

El 4 de septiembre de 1854, un mes antes, de la histórica fundación de nuestra ciudad, el domingo 22 de octubre de 1854, hubo de asumir, como primer Cura Párroco de Chivilcoy, el sacerdote español, presbítero Roque Antonio Maceyra, quien llegó a esta comarca del oeste bonaerense, en virtud de unas notas, enviadas el 22 de julio de 1854, al Vicario Capitular de Buenos Aires, por el ministro de Gobierno, de la provincia de Buenos Aires, Dr. Ireneo Portela, y el Juez de Paz, de esta región geográfica, Don Federico Soarez, solicitando el nombramiento, de dicho ministro del culto católico. Casi en forma inmediata, los caracterizados vecinos locales, Don Manuel López, Don Federico Soarez y Don Francisco Silva, efectuaron la donación, de los libros de “Matrimonios”, “Bautismos” y “Defunciones”, respectivamente. El primer fallecimiento, se registró, el 5 de septiembre de 1854, dejando de existir Don Manuel Zambrano, de 50 años de edad; el 6 de septiembre, hubo de celebrarse el primer matrimonio, entre Dionisia López y Antonio Ledesma, quien procedieron a reconocer a un hijo de ambos, llamado, Eduardo Máximo Ledesma; siendo testigos de la ceremonia, Don José Caro y Doña Faustina Roldán, y el 9 de septiembre, se realizó el primer bautizo, que correspondió a la niña, Martina García. El presbítero Roque Antonio Maceyra, había arribado a nuestro país, hacia el año 1844, proveniente de Galicia. Breve tiempo después, el Obispo de Buenos Aires, monseñor Dr. Mariano Medrano, lo designó para desempeñarse, en la zona rural de San José de Arrecifes; renunciando a dichas funciones pastorales, el 13 de julio de 1854. El 4 de septiembre, asumió como Párroco de Chivilcoy, y hubo de ejercer, su labor evangelizadora, hasta el 15 de marzo de 1857, cuando lo reemplazó, el sacerdote italiano, presbítero Carlos Boeri. El padre Roque Antonio Maceyra, fue uno de los gloriosos veintidós firmantes, del acta fundacional de nuestra ciudad de Chivilcoy, el 22 de octubre de 1854. El 31 de octubre de 1970, se le impuso su nombre, a la calle Nro. 80. Los oficios religiosos iniciales, se llevaron a cabo, en un humilde rancho, ubicado en la intersección de la avenida Villarino y la calle 9 de Julio; lugar, donde hoy, funciona, la tradicional cafetería “La Perla”. Más tarde, se construyó la primitiva capilla, colocada bajo la dulce y sublime advocación de la Virgen Nuestra Señora del Rosario; la cual, hubo de inaugurarse, hacia mediados de marzo de 1857, siendo el presbítero Carlos Boeri, el titular de la misma, y con la presencia de Domingo Faustino Sarmiento, quien, en esa histórica oportunidad, pronunció un magistral y memorable discurso, reproducido por el ingeniero Mauricio Birabent, en el capítulo IV (Páginas 101. 102 y 103), de su libro “El Pueblo Sarmiento”, editado en el mes de octubre de 1938.

Suscripción para recibir en tu correo electronico

Efemérides, Biografias, Personajes Chivilcoyanos, Lunfardo y demás noticias del Archivo Literario.