Discurso de Domingo Faustino Sarmiento, en 1868: «Les prometo Hacer Cien Chivilcoy».

Domingo Faustino Sarmiento, quien pronunció en nuestra ciudad, el sábado 3 de octubre de 1868, su famoso discurso, programa de gobierno: "Les prometo Hacer Cien Chivilcoy, con tierra para cada Padre de Familia, y Escuelas para sus hijos".
Domingo Faustino Sarmiento, quien pronunció en nuestra ciudad, el sábado 3 de octubre de 1868, su famoso discurso, programa de gobierno: «Les prometo Hacer Cien Chivilcoy, con tierra para cada Padre de Familia, y Escuelas para sus hijos».

El sábado 3 de octubre de 1868, hubo de visitar Chivilcoy, Domingo Faustino Sarmiento, en calidad de presidente electo de la Nación, nueve días antes, de asumir la primera magistratura del país, de acuerdo con la tradición institucional de la época, el 12 de octubre de 1868. Sarmiento, quien había estado presente, hacía ya diez años, en el mes de marzo de 1857, presidiendo el acto inaugural de la primitiva capilla; ante una numerosa concurrencia, pronunció en la plaza del pueblo, un célebre y memorable discurso, programa de gobierno, donde exalta a Chivilcoy, y lo coloca como un genuino y verdadero ejemplo de tenaz y laboriosa colonia agrícola, y todo un claro y elocuente modelo de trabajo, prosperidad, crecimiento, desarrollo económico y, venturoso y esperanzado progreso. En dicho discurso, Domingo Faustino Sarmiento, con gran énfasis, hondo fervor y pleno convencimiento, expresaba que: “Yo hará uso de esta fiesta, publicando desde aquí, mi programa de gobierno; y les digo pues, a todos los pueblos de la República, que Chivilcoy es el programa de gobierno del presidente Domingo Faustino Sarmiento. Decidles a mis amigos, que no se han engañado al elegirme Presidente de la República, porque les prometo Hacer Cien Chivilcoy en los seis años de mi gobierno, con tierra para cada padre de familia, y con escuelas para sus hijos. He aquí mi programa, y si el éxito corona mis esfuerzos, Chivilcoy tendrá su parte en ello, por haber sido el pionero, que ensayó con mejor espíritu  la nueva Ley de Tierras, y ha demostrado que la pampa no está condenada, como se pretende, a dar exclusivamente pasto a los animales, sino que en pocos años, aquí, como en  todo el territorio, ha de ser luego asiento de pueblos libres, trabajadores y felices”. El 11 de septiembre de 1938, al cumplirse el cincuentenario de la muerte de Sarmiento, acaecida en la ciudad de Asunción del Paraguay, el 11 de septiembre de 1888, una delegación de alumnos secundarios y autoridades de la comuna (Era intendente municipal, por entonces, Don Generoso Fernando Falivene), hubo de viajar en ferrocarril, a Buenos Aires, para concurrir a la sepultura del prócer, en el cementerio de La Recoleta; tributándosele un sentido y especial homenaje. En el mes de octubre, de ese mismo año 1938, por otra parte, se editó el libro “El Pueblo de Sarmiento”, del caracterizado investigador y escritor, ingeniero Mauricio Birabent (1905 – 1982); el cual, comprende la historia de Chivilcoy, desde sus orígenes, hasta 1880, y tiene ese nombre, por la singular gravitación moral y espiritual, la efectiva acción y la clara importancia de Sarmiento, en los promisorios albores, de nuestra vida lugareña. En septiembre de 1988, en tanto, con motivo del centenario del fallecimiento, del insigne sanjuanino, el polifacético dirigente político y deportivo, periodista, investigador y hombre público, Don Vicente José Abriola (1907 – 2003), publicó el folleto “Domingo Faustino Sarmiento, el patriarca amigo de Chivilcoy”. El 22 de octubre de 2007, durante los actos conmemorativos del 153 aniversario, de la fundación de nuestra ciudad, bajo la gestión municipal del Dr. Ariel Fabián Franetovich, en la plaza principal 25 de Mayo, se procedió a la inauguración oficial, de un monumento sarmientino, con diseño y forma de libro;  donde se reproducen, fragmentos substanciales, del famoso discurso, del 3 de octubre de 1868.

Suscripción para recibir en tu correo electronico

Efemérides, Biografias, Personajes Chivilcoyanos, Lunfardo y demás noticias del Archivo Literario.