Domingo Faustino Sarmiento y Chivilcoy

 

Se conmemora el 132 aniversario, del fallecimiento del fecundo e ilustre pedagogo, escritor, periodista, militar, gobernante y estadista argentino, Don Domingo Faustino Sarmiento, quien dejó de existir en Asunción del Paraguay, el 11 de septiembre de 1888. Había nacido en la ciudad de San Juan, el 15 de febrero de 1811. En su recordación y homenaje, se conmemora cada 11 de septiembre, el “Día del Maestro”.

La figura de Don Domingo Faustino Sarmiento, tan directa y entrañablemente unida a la historia y el desarrollo progresista de Chivilcoy, desde los heroicos y gloriosos momentos fundacionales.

Sarmiento, descubrió las tan laboriosas y prósperas chacras chivilcoyanas, en la mañana estival del 27 de enero de 1852, cuando hubo de atravesar esta zona geográfica –particularmente, la “Laguna del Tigre” y las Saladas -, integrando el contingente bélico del Ejército Grande, del general Justo José de Urquiza, en calidad de boletinero. El insigne sanjuanino, se trasladaba en una lenta y pesada carreta, que transportaba una imprenta portátil, y así, podía redactar y editar, él mismo, los partes o “boletines” diarios, de aquellas tropas militares. Profundamente admirado, ante la belleza natural del paisaje, la opulenta plenitud de esas chacras y, la férrea y pujante contracción hacia el trabajo de los labradores lugareños, pronto estableció un vínculo franco y afectuoso con los pobladores, prometiéndoles su colaboración y su voluntad de apoyo, decidido y solidario.

En el mes de marzo de 1857, Sarmiento visitó Chivilcoy, para presidir la sentida y emotiva ceremonia oficial de inauguración de la primitiva Capilla del pueblo, pronunciando en esa especial ocasión, un elocuente y bello discurso, y el 13 de octubre – también, de 1857 -, mientras ocupaba una banca de senador en la Legislatura de la provincia de Buenos Aires, pudo lograr la sanción de la trascendental y tan valiosa “Ley de Tierras de Chivilcoy”, que promovió, fomentó e impulsó, de una manera clara y manifiesta, el desarrollo y magnífico progreso de la agricultura de nuestra comarca.

Once años más tarde, el sábado 3 de octubre de 1868, siendo ya presidente de la Nación electo, y a nueve días de asumir la primera magistratura del país, llegó a nuestra ciudad, y desde aquí – como una alta tribuna cívica -, proclamó su célebre discurso, programa de gobierno, expresando que: “Les prometo hacer Cien Chivilcoy, con tierra para cada padre de familia y escuelas para sus hijos”.

El 28 de julio de 1856, los miembros de la entonces Corporación Municipal, que se había instalado y constituido, el 25 de marzo, de aquel año, le enviaron una conceptuosa carta a Don Domingo Faustino Sarmiento, testimoniándole su mayor gratitud, y ofreciéndole el preciado obsequio de una “quinta cultivada en el ejido de este pueblo”. La mencionada quinta, se hallaba situada en cercanías de la Estación ferroviaria “Norte”, y Sarmiento nunca hubo de habitarla. Finalmente, la citada finca fue vendida, y el importe dinerario de la operación, remitido al ilustre prócer de la enseñanza.

En el mes de noviembre de 1895, el Honorable Concejo Deliberante local, bautizó a las cuatro avenidas principales de Chivilcoy, y a una de ellas, hubo de asignarle el nombre de Domingo Faustino Sarmiento. A la Escuela Normal de nuestra ciudad, inaugurada el 12 de abril de 1905, se le impuso el nombre de Domingo Faustino Sarmiento, en abril de 1925, cuando conmemoró su vigésimo aniversario de trayectoria educativa. Asimismo, la ya desaparecida e inolvidable Escuela primaria Nro. 1, que estaba ubicada en la intersección de la calle Belgrano y la avenida Sarmiento, y fue demolida en el mes de abril de 1970, tenía la denominación de “Domingo Faustino Sarmiento”.

El día patrio, 25 de Mayo de 1944, se inauguró en la plaza 9 de Julio de Chivilcoy, el monumento a Sarmiento, una formidable obra artística del destacado escultor argentino, Juan Zuretti, y el 22 de octubre de 2007, en la celebración del 153 aniversario de la fundación de nuestra ciudad, bajo la gestión municipal del Dr. Ariel Fabián Franetovich, se realizó la inauguración, en la plaza principal 25 de Mayo, de otro monumento sarmientino, en forma de libro; reproduciéndose los fragmentos más importantes del famoso discurso del 3 de octubre de 1868: “Les prometo hacer Cien Chivilcoy”.

A comienzos del mes de octubre de 1938, el ingeniero Mauricio Birabent, editó un libro sobre la historia chivilcoyana, al cual, le otorgó el título de “El Pueblo de Sarmiento”, y en el año 1988, en oportunidad del Centenario de su muerte, Don Vicente José Abriola, entregó a la estampa, el folleto evocativo “Domingo Faustino Sarmiento, el patriarca amigo de Chivilcoy”.

Procurador Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *