Efemérides Chivilcoyanas, del mes de Enero

La estampa de la Historia

Un recuerdo fotográfico, de nuestro pasado chivilcoyano

Antiguo colectivo, perteneciente a Don Sixto Sallago, que supo recorrer, de un modo puntual y esforzado, durante muchos años, de una fiel y sostenida labor, los difíciles y  polvorientos caminos, del amplio territorio geográfico, de nuestro distrito chivilcoyano. Dicha unidad, corresponde a la década de 1920, y tenía como itinerario de sus travesías, la ciudad de Chivilcoy, y las localidades rurales, de Moquehuá y de Villa Moll. Este medio de transporte, a motor, hubo de substituir, a la vieja y legendaria “galera”, de tracción a sangre. Numerosos pasajeros, solían utilizar, de manera diaria, el importante servicio público, del colectivo de Sallago, el cual, marcó sin dudas, toda una época, con sus reiterados viajes, por tantos pesados caminos, profundas huellas y largas lejanías,   del partido de Chivilcoy.

Asunciones de intendentes municipales, el 1 de Enero…

Distintos jefes comunales, a través y a lo largo, de la historia institucional de Chivilcoy, hubieron de asumir sus respectivas funciones, al frente del Departamento Ejecutivo de la comuna, un 1 de enero. Así, por ejemplo, el 1 de enero de 1920, se hizo cargo del municipio, como intendente de nuestra ciudad, el caracterizado y prestigioso abogado y dirigente político, Dr. Alejandro Osvaldo Suárez, quien rigió los destinos de Chivilcoy, hasta 1922. El 1 de enero de 1924, asumió en calidad de jefe comunal, Don Sebastián M. Berrondo, el cual, ejerció sus funciones, hasta fines de 1925. El 1 de enero de 1926, hubo de hacerse cargo del municipio, el intendente Don José Schiaffino, quien renunció, unos meses más tarde. El 1 de enero de 1934, asumió como jefe de la comuna, Don Ángel San Romé, que condujo el municipio, hasta finales del año 1935, y el 1 de enero de 1936, se hizo cargo del Departamento Ejecutivo de la comuna, Don Rafael Juan Falabella, quien hubo de cumplir su labor, hasta principios de 1938.

El reloj de la iglesia Nuestra Señora del Rosario

El 1 de enero de 1928, se efectuó la feliz inauguración, y puesta en funcionamiento, del reloj, de una de las torres, del templo mayor de Nuestra Señora del Rosario, bautizado con el nombre  del “Reloj de la Paz”, cuya instalación, se había llevado a cabo, en el mes de diciembre de 1927, por operarios del establecimiento Calderaro, de la ciudad bonaerense de Azul, que tuvo a su cargo, la minuciosa y detallada fabricación de esta máquina, para señalar el puntual y exacto transcurso del tiempo y de las horas. La ponderable iniciativa, del “Reloj de la Paz”, surgió hacia el año 1918, después de la firma del armisticio, de la Primera Guerra Mundial, a raíz de una interesante y valiosa propuesta, de la polifacética y caracterizada dama, de la sociedad de entonces, Doña Dorotea Duprat de Pechieu (1843 – 1932); mujer de espíritu, caritativo y filantrópico;  piadoso  sentimiento cristiano, múltiples y singulares inquietudes, y una profunda y admirable capacidad realizadora, quien fuera escritora y periodista, conferenciante, docente y,  una gran benefactora, de nuestra comunidad chivilcoyana. Dicho reloj, a lo largo de un prolongado período, de más de noventa años, tuvo etapas, de perfecta marcha, y de silencio, detenimiento yausencia de actividad; se lo reparó, en diferentes oportunidades y,  finalmente, fue restaurado, durante el año 2018,  con el significativo apoyo, de la actual administración municipal, del Dr. Guillermo Alejandro Britos. El reloj de la Iglesia del Rosario, constituye todo un símbolo o emblema, de nuestra historia lugareña y, de la propia identidad chivilcoyana.

Hechos del mes de Enero

El 2 de enero de 1923, se registró la aparición gráfica e informativa, del diario “La Tarde”, un órgano de prensa, bajo la dirección del avezado periodista, Juan Guidobono  Bianchi. La citada publicación, tuvo una fugaz existencia, cesando en sus ediciones, breve tiempo después.

El 3 de enero de 1978, falleció en nuestra ciudad, el destacado y meritorio músico, director de orquesta, compositor y docente, Don Luis Fontana. Había nacido, en el año 1912, y durante su trayectoria artística, creó y organizó conjuntos típicos y de jazz; fue autor de distintas partituras; ejerció la enseñanza, y asimismo, en la década de 1950, estuvo a cargo del Archivo de la Municipalidad local, rescatando, recopilando y clasificando, numerosos y estimables documentos, del pasado chivilcoyano y, la historia de nuestra ciudad.

La Comisaría de Policía de Chivilcoy

El 1 de enero de 1929, hubo de llevarse a cabo, la habilitación oficial, del amplio y apreciable inmueble, de la Comisaría de Policía, de nuestra ciudad, ubicado sobre la calle San Martín Nro. 75. En esa misma jornada, del 1 de enero, se inauguró también, el correspondiente destacamento policial, de la localidad de Moquehuá. Recordemos que, la vieja Comisaría de Chivilcoy, había funcionado, durante muchos años, en un edificio situado en la calle Lavalle Nro. 28, donde con posterioridad, tuvieron su sede, los Museos Histórico Municipal (fundado por Don Francisco Anselmo Castagnino, en 1943) y de Artes Plásticas “Pompeo Boggio” (fundado por el pintor local, Don José Antonio Speranza, e inaugurado en 1946); instalándose además, entre los años 1949 y 1971, la Sociedad de Bomberos Voluntarios y, el cuartel de los intrépidos y gloriosos servidores públicos locales. Sin duda alguna, la Comisaría de Policía, de nuestra ciudad, constituye todo un sólido y memorable baluarte y una significativa reliquia arquitectónica, en el patrimonio histórico y cultural, de Chivilcoy.

La muerte del poeta Heraclio Claudio Fajardo

El 1 de enero de 1868, dejó de existir en Chivilcoy, a la prematura edad de 34 años, el joven e inspirado poeta, periodista, escritor y dramaturgo uruguayo, Heraclio Claudio Fajardo, quien durante una breve pero intensa vida, se destacó por su particular sensibilidad, su espíritu elevado y exquisito, su claro talento creativo, su auténtico coraje y fervorosa vehemencia, en el campo de la prensa combativa y, su profundo y verdadero lirismo. Había nacido, en la Villa de San Carlos, de la hermana República Oriental, el 30 de octubre de 1833, y arribó a esta zona geográfica, del oeste bonaerense, hacia fines de la década de 1850, junto a su hermano, el notable y prestigioso hombre público, periodista y poeta, Don Carlos Augusto Fajardo (1830 – 1920), primer escribano de nuestra ciudad, y fundador, junto al periodista y escritor, Miguel Calderón, del periódico “La Campaña”, voz inicial, en la historia periodística chivilcoyana, aparecido el 18 de marzo de 1875. Heraclio Claudio Fajardo, falleció en una tradicional y antigua finca, denominada “La Casa de la Lira” (pues, en la parte superior del frente o frontispicio, podía observarse  un enrejado, que representaba la imagen de dicho instrumento), la cual, se hallaba situada en la calle San Martín Nro. 112. Esa típica casona, se demolió a comienzos del año 2007, y en la actualidad, allí se levanta un edificio de propiedad horizontal. Los restos del malogrado poeta, fueron inhumados en el viejo cementerio de Chivilcoy (ubicado en el sector de la avenida 22 de Octubre y la Escuela primaria Nro. 33 “Dr. José León Suárez”), que se habilitó en 1865; funcionando en aquel lugar, hasta 1893.

El 1 de enero de 1916, se registró la creación y posterior organización, de la importante industria harinera “Cores, Martelletti y Cía.”, una empresa, de largo y fecundo historial productivo, notoria trascendencia y, genuino prestigio, en el rubro de la molinería, chivilcoyana y argentina.

El 1 de enero de 1918, hubieron de fijarse y establecerse, las bases fundacionales e inaugurales,  del Club Sportivo Buenos Aires, una siempre recordada institución local, con una prolongada y fructífera trayectoria deportiva, de más de cuatro décadas. El equipo futbolístico, de dicha entidad, que lucía una camiseta, de rayas rojas y blancas,  se consagró Campeón invicto, de Primera División, en 1935. El Club Sportivo Buenos Aires, desapareció, finalmente, hacia comienzos de los años 60; perdurando aún, en el alma dominguera del fútbol lugareño, su nítida y querida memoria.

Carlos Armando Costanzo, fundador y director-organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano.

Germán Carlos Nicolini, Máster en P.C. e Informática, secretario del Archivo Literario Municipal.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *