Efemérides chivilcoyanas, del mes de Mayo

La foto del pasado…

Memoria viva, de nuestro ayer chivilcoyano

La bella y majestuosa estatua de Clío, la Musa de la Historia, ubicada en la plaza principal 25 de Mayo, de nuestra ciudad, frente al Palacio Municipal. Dicha estatua, de venerable imagen, serena apariencia y, una antigua aureola, de glorioso patriotismo, fue donada a la comuna local, hacia 1888, por el distinguido ingeniero, de origen chivilcoyano, Luis Viglioni. En la sesión ordinaria, del Honorable Concejo Deliberante, del día 8 de marzo, de aquel año, se procedió a la correspondiente aceptación, de la mencionada donación, del ingeniero Viglioni, pronunciando en el recinto, palabras alusivas de gratitud, por el mencionado presente, los ediles, José C. Coronado, Manuel del Castillo, Alejandro G. García y Ramón Vásquez. Presidía el cuerpo deliberativo de la época, Don Vicente Domingo Loveira, y era intendente municipal de Chivilcoy, Don Carlos Ceballos.

En el mismo lugar, donde se emplazó la citada estatua, de acuerdo con la afirmación y las versiones, de fuentes fidedignas y confiables, Don Valentín Fernández Coria, hubo de clavar, la simbólica y memorable pala fundadora, el 22 de octubre de 1854, cuando nació, firme y pujante, nuestra ciudad, en medio de la verde y fértil llanura pampeana.

A lo largo de varios años, ante la estatua de Clío, la Musa de la Historia, se llevaban a cabo, las ceremonias cívicas conmemorativas, del 25 de Mayo de 1810 y del 9 de Julio de 1816, con la tierna y simpática presencia, de distintas delegaciones, de niños escolares, quienes, de un modo dulce y candoroso, testimoniaban y exteriorizaban, sus sinceros sentimientos, de Patria y argentinidad; evocando a las heroicas gestas, del pasado criollo, y a los abnegados e ilustres próceres, de la causa libertadora y la emancipación.

Julio César Battaglini, en el libro: “Chivilcoy. Sus progresos y sus Hombres”, editado a principios del siglo XX, refiriéndose a la estatua de Clío, puntualizaba: “La historia, la simboliza un mujer de hermosas y púdicas líneas que, abstraída, como concentrando todas sus facultades, eleva sus ojos al espacio radiante, consciente, después de haber consagrado en el libro de los supremos fallos, dos fechas inmortales: el 25 de Mayo de 1810 y el 9 de Julio de 1816”.

El 24 de mayo de 1895, se llevó a cabo, la solemne y jubilosa inauguración oficial y bendición, del templo mayor, en honor de la Virgen Nuestra Señora del Rosario, contándose con la ilustre presencia del Obispo, monseñor Dr. Juan Agustín Boneo. Dichas obras de construcción, de la magnífica e imponente iglesia del Rosario, se realizaron durante la gestión parroquial, del inolvidable sacerdote, presbítero Don Andrés Iturralde, quien con particular impulso, gran pujanza y, una extraordinaria voluntad hacedora, alentó y promovió, el desarrollo y la culminación de los trabajos, cuya dirección estuvo a cargo, del destacado y prestigioso arquitecto italiano, Carlos Luchini. Un siglo más tarde, en 1995, a través de una comisión de vecinos, encabezada por el entonces párroco, presbítero SaverioMontemurro, con motivo del importante y trascendental Centenario, se efectuó una amplia y completa restauración del templo, todo un auténtico y majestuoso monumento histórico, estético y cultural, de nuestra ciudad.

El 25 de mayo de 1944, se llevó a cabo, en la plaza 9 de Julio, de nuestra ciudad, la trascendente y lucida inauguración oficial, del monumento a Domingo Faustino Sarmiento, una singular y ponderable obra artística, del destacado escultor argentino, Juan Zuretti (1880 – 1959), quien tiempo antes, también, aquí, en Chivilcoy, había confeccionado los bustos, del poeta Carlos Ortiz (1939), Vicente Domingo Loveira, ( 1941) y el Dr. Juan Cecilio Lamón (1942).  Asimismo, se contó con la desinteresada y plausible colaboración, del distinguido y prestigioso historiador local, ingeniero agrónomo Mauricio Birabent.

El 25 de mayo de 1960, se establecieron, las firmes y sólidas bases fundacionales, del Club Ciclista, de nuestra ciudad, el cual, a través de casi seis décadas, de una ininterrumpida y empeñosa labor, ha desenvuelto una significativa trayectoria, fomentando y promoviendo, la práctica deportiva del ciclismo, con la organización de importantes pruebas y competencias, a nivel local, nacional e internacional. La propia sede, de dicha entidad, se encuentra ubicada, en la intersección de la avenida Tres de Febrero y la calle Balcarce. La primera comisión directiva de la institución, estuvo presidida por Carlos Grignoli.

El 25 de mayo de 1973, hubo de asumir, como intendente municipal de Chivilcoy, Don Edgar Ángel Frígoli (1932 – 2018), quien había resultado electo en los comicios generales, del 11 de marzo, de dicho año. Hombre de auténticas y verdaderas convicciones políticas, una línea de inquebrantable rectitud y, una conducta de fiel y admirable honradez personal, el actual jefe comunal, de nuestra ciudad, Dr. Guillermo Alejandro Britos, lo había declarado, por sus distintas virtudes y valores morales, “Intendente Honorario de Chivilcoy”.

El 25 de Mayo de 1978, dejó de existir, en nuestra ciudad, a la edad de 85 años, el eximio y destacado músico, violinista, compositor y docente, profesor Don Ramón Ros, quien se distinguió por su talento, destreza y, particular virtuosismo artístico. De origen español, había nacido en 1892, y radicado aquí, en nuestro medio, a partir de la década de 1910, ejerció la enseñanza, durante muchos años, de una infatigable y fecunda labor; fue regente, del Conservatorio de Música “Alberto Williams”, fundado el 4 de junio de 1957 e inaugurado el 11 de marzo de 1958, e integró y dirigió, la Orquesta de Cámara, de Chivilcoy, creada por el gran compositor y docente, profesor Pascual Antonio Grisolía, en 1961. Asimismo,  ingresó, a través de concurso, y formó parte de la Orquesta Sinfónica Nacional.

El 25 de Mayo de 1988, falleció en Chivilcoy, a los 79 años de edad, el caracterizado escultor,  docente y hombre público, profesor Antonio Bardi, quien había nacido, el 5 de mayo de 1909. Docente, en distintos establecimientos educativos locales, fue Delegado Municipal, en la localidad de Moquehuá, y comisionado comunal interino, de nuestra ciudad, entre los meses de febrero y mayo de 1948. De sus obras realizadas, mencionaremos, los bustos del Dr. Florencio Varela y el Dr.  Mariano Moreno, en las plazas homónimas; el busto de Miguel de Cervantes Saavedra, en la plaza España; el monumento a la Madre, en la plaza Moreno; la estatua de Don Pascual Aulisio, en el Cementerio Municipal; el busto de Carlos Ortiz, en la Escuela primaria Nro. 28, etc. Una calle de Chivilcoy, prolonga en el curso del tiempo, su ilustre y memorable nombre.

El 25 de mayo de 1872, se efectuó la inauguración de la sede institucional, de la primera Biblioteca Pública, de Chivilcoy, que había sido fundada, el 10 de noviembre de 1866, por la polifacética y notable pedagoga, escritora, historiadora y dramaturga argentina, Juana Paula Manso (1819 – 1875), quien donó, espontánea y generosamente, ciento cuarenta y cuatro libros, de su colección particular; imponiéndosele, a dicha entidad, el nombre de Domingo Faustino Sarmiento. La citada sede, se hallaba ubicada, en la cuadra inicial, de la calle Necochea, e infortunadamente, desapareció, a los pocos años, dejando un hondo vacío, en la vida cultural, de nuestra ciudad.

El 25 de mayo de 1887, se llevó a cabo, la importante ceremonia inaugural, del Hospital de Chivilcoy, el cual, nació merced a la excelente iniciativa y, el profundo y tesonero espíritu realizador, de Don Eleuterio S. Mujica, secundado por una activa y laboriosa comisión de vecinos locales. El primer director,  fue el eminente médico cirujano, Dr. Santiago Fornos (1856 – 1919), quien condujo los destinos, del citado nosocomio, hasta 1897. El Hospital, denominado “Policlínico Eva Perón”, en tiempos del justicialismo, se municipalizó, el 22 de septiembre de 1950. El 29 de agosto de 1973, se creó mediante ordenanza Nro. 1304, del Honorable Concejo Deliberante, la Cooperadora del Hospital, que ha cumplido y desarrollado, a lo largo de más de 45 años, una inmensa y admirable tarea, traducida y reflejada, en numerosas e importantes obras edilicias, para beneficio de dicho centro de salud, abierto a toda la comunidad chivilcoyana.

El 25 de mayo de 1937, ser realizó el acto oficial de inauguración, en la plaza principal 25 de Mayo, frente a la iglesia Nuestra Señora del Rosario, del busto de José Manuel Estrada, erigido en homenaje a la figura, de este preclaro y relevante historiador, escritor, catedrático universitario y, tribuno católico argentino, nacido en Buenos Aires, el 13 de julio de 1842, y fallecido en Asunción del Paraguay, el 17 de septiembre de 1894. Dicho busto, pertenece al destacado escultor nacional, Nicolás Bardas de la Serna, y el correspondiente pedestal, fue diseñado, por el notable arquitecto chivilcoyano, Gustavo Correa. La feliz inquietud, de esta obra, correspondió al Centro “José Manuel Estrada”, de la parroquia San Pedro, fundado el 14 de septiembre de 1922.

El 28 de mayo de 1947, mediante una resolución, del Consejo de Educación, de la provincia de Buenos Aires, por una feliz y ponderable iniciativa, del Centro “Chivilcoy”,  de la Capital, hubo de imponérsele, a la Escuela primaria Nro. 2, de nuestra ciudad, el insigne e ilustre nombre, del muy caracterizado y prestigioso jurisconsulto, magistrado, catedrático universitario y, hombre público chivilcoyano, Dr. Antonio Bermejo (1853 – 1929), ex presidente de la Corte Suprema de Justicia, de la Nación, a lo largo de un prolongado período, de 24 fecundos años, desde 1905, hasta su fallecimiento. La ceremonia de bautismo, de dicho establecimiento educativo, se llevó a cabo, el 22 de octubre de 1947, en la celebración del 93 aniversario, de la fundación de nuestra ciudad.

El 28 de mayo de 1993, se establecieron, las firmes y duraderas bases fundacionales, del teatro “La Cueva”, de Chivilcoy, el cual, a lo largo, de más de 25 años, ha cumplido y desarrollado, una fiel y sostenida trayectoria, de índole dramática, con numerosas y calificadas puestas en escena y, ponderables logros, de carácter artístico. Su moderna y cómoda sala, que se inauguró en el 2010,  se encuentra ubicada, sobre la primera cuadra, de la calle Rosetti, y, todas las actividades del teatro, contribuyen sin dudas, a elevar y enriquecer, la vida, el quehacer  y el desenvolvimiento, de nuestra cultura chivilcoyana.

El 27 de mayo de 1988, se registró la creación, del Jardín de Infantes Nro. 914, de Chivilcoy, ubicado sobre la primera cuadra, de la avenida Dr. Lisandro de la Torre; el cual, acredita una sostenida y fructífera trayectoria educacional, siempre al servicio de la niñez y la docencia. A dicho establecimiento, se le impuso el nombre de “República de Italia”, como un sincero y merecido homenaje, a la corriente de inmigrantes itálicos, y a la apreciable colectividad, radicada en este medio, que tanto contribuyó, al avance progresista, de nuestra ciudad.

El 28 de mayo de 2003, dejó de existir, a la edad de 86 años, Bartolomé Navaridas, el popularizado y querido “Bartolo”, todo un auténtico y verdadero personaje, de la historia vecinal y ciudadana, que bien supo ganarse, por su peculiar figura y su trato cotidiano, la espontánea  simpatía y el mayor y más sincero afecto, de la comunidad y de la gente. Había nacido, en 1917, y durante muchas décadas, de permanentes caminatas y travesías, recorrió, como nadie, las calles, plazas, barrios y diferentes rincones de Chivilcoy, brindando su infantil inocencia, ternura y alegría.

Carlos Armando Costanzo, fundador y director-organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano.

Germán Nicolini, Máster en P.C. e Informática, secretario del Archivo Literario Municipal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *