El eximio e ilustre pintor y docente, profesor Pompeo Boggio, quien ejerció la enseñanza en Chivilcoy, durante más de tres décadas

Falleció en Buenos Aires, el 23 de junio de 1938. Había nacido en Italia, el 10 de abril de 1880

El 23 de junio de 1938, dejó de existir en Buenos Aires, de una forma súbita y sorpresiva, el eximio e ilustre pintor y docente italiano, radicado en la Argentina, profesor Pompeo Boggio, quien viajó a nuestra ciudad, durante más de tres décadas, desde 1906 hasta su repentino fallecimiento; ejerciendo la enseñanza en las aulas de la tradicional y siempre recordada Academia “Ernesto de la Cárcova”.

Había nacido en Turín (Italia), el 10 de abril de 1880, y muy joven arribó a nuestro país, donde se dedicó de lleno, a la actividad pictórica y la docencia, destacándose por su notable dominio del pincel y la paleta, su manifiesta destreza y, su singular talento creativo. Llevó a cabo distintas muestras de sus trabajos; participó en diversos salones, exhibiendo sus magníficos óleos, y obtuvo asimismo, importantes premios, reconocimientos y distinciones.

El 6 de mayo de 1906, por una feliz y plausible iniciativa, de la entonces vicedirectora de la Escuela Normal de nuestra ciudad, profesora Clelia Tálice, se establecieron las firmes bases fundacionales de la Sociedad Estímulo de Bellas Artes; una institución, animada e impulsada por el noble y alto propósito de fomentar y promover las expresiones de orden cultural, propendiendo al cultivo y el desarrollo del dibujo y la pintura. Pocos meses después, dicha entidad, efectuó la creación de la Academia “Ernesto de la Cárcova” (Su denominación nos recuerda a un memorable artista plástico y docente argentino, autor del célebre cuadro de temática social “Sin pan y sin trabajo”), y designó al profesor Pompeo Boggio, como su director y organizador.

El profesor Boggio, con profunda seriedad, gran responsabilidad y bien demostrada eficiencia, tuvo a su cargo la conducción de la citada Academia, dictando además, diferentes materias, que correspondían a los respectivos cursos de este centro educativo. De sus destacados alumnos y discípulos, mencionaremos a Leontina Poch Grondona, Héctor José Cartier, Antonio Bardi, José Antonio Speranza, Eduardo Cabella, Teresita Gandini, Virginio Lebán, Raúl Jerez, Encarnación Cadavid, Beatriz Loya, Eloísa Taramasco, Hernando de Paulo (padre), etc.

Además, hubo de ejercer la docencia, como profesor de dibujo, en distintos establecimientos educacionales de Buenos Aires, y residió en la localidad bonaerense de Ituzaingó, donde habitaba una casona, de estilo egipcio, a la cual, había bautizado “La Esfinge”.

Tras su imprevisto y tan lamentado deceso, continuaron al frente de la Academia de la Cárcova, la profesora Leontina Poch Grondona y el profesor Eduardo Cabella. Finalmente, prosiguió como directora, la admirable y gloriosa artista plástica y docente, profesora Leontina Poch Grondona (1911 – 2010), auténtica y verdadera alma mater, presencia esencial y, extraordinaria propulsora de la institución, que desapareció hacia fines de la década de 1980.

En 1974, durante la gestión municipal de Edgar Ángel Frígoli, por un proyecto del entonces director de Cultura de la comuna, profesor Antonio Bardi, se le impuso el nombre de “Pompeo Boggio”, al Museo Municipal de Artes Plásticas, creado en 1946, a través de la iniciativa y la acción emprendedora y hacedora, del pintor y hombre de la cultura chivilcoyana, José Antonio Speranza, y sito en la calle Bolívar Nro. 319, de nuestra ciudad.

La recordación pues, del ilustre artista plástico y docente, profesor Pompeo Boggio, una figura fundamental, un sólido baluarte, un verdadero maestro y, todo un símbolo eterno y perdurable, en la historia pictórica de Chivilcoy.

Procurador Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *