Fallecimiento del dirigente político y hombre público lugareño, Don Prudencio S. Moras.

Don Prudencio Segundo Moras (1854-1939).
Don Prudencio Segundo Moras (1854-1939).

El 20 de junio de 1939, a los 84 años de edad, falleció en Chivilcoy, el caracterizado y prestigioso dirigente político y hombre público lugareño, Don Prudencio Segundo Moras, un hombre, de dilatada y fructífera trayectoria, en diversos ámbitos y esferas de nuestra comunidad; quien siempre se destacó por su férrea e inquebrantable coherencia ideológica, su noble y límpida franqueza, su especial rectitud y su bien probada honradez personal. Había nacido en la estancia “Las Claras”, dentro del vecino distrito de Veinticinco de Mayo, el 20 de junio de 1854, siendo sus padres, Don José Moras y Doña Clara Lovia. A lo largo de su existencia, hubo de ejercer, distintos cargos y funciones, de seria y verdadera responsabilidad; desempeñando así, dichas tareas, con la dedicación, el laborioso espíritu de trabajo, la honestidad y la transparencia, que en todo momento, lo identificaron. Fue Consejero Municipal, Comandante Militar, Juez de Menores, Juez de Paz, Consejero y presidente del Consejo Escolar, presidente del Honorable Concejo Deliberante, e intendente municipal, en 1892, desde 1903 hasta 1904, y entre 1915 y 1916. Además, lo vemos cumplir actividades, en calidad de consejero, de los bancos Nación, Provincia de Buenos Aires y Francés, y como miembro integrante de diferentes comisiones vecinales; a las que aportó sus inquietudes e iniciativas, su temperamento hacedor y ejecutivo y, su tan rica experiencia de vida. Fue también, presidente del Club Social de nuestra ciudad, y de la Logia Masónica “Luz del Oeste” (Institución fundada en 1877), y por otra parte, ocupó la vicepresidencia de la Masonería Argentina, e integró el Superior Gobierno, de la Masonería de nuestro país, con el grado máximo, número 33. En el mes de junio de 1934, al celebrar el 80 aniversario de su natalicio, se estrenó el “estilo criollo”, titulado “Jubileo a Don Prudencio”; una pieza, cuyos versos, en décimas, corresponden a Rómulo Solveyra Varela, y la música, al luego, reconocido compositor y arreglador del tango, Argentino Galván. Dicho tema, fue interpretado por el dúo de Rodolfo Arruez y Vicente Mundo. La partitura de la obra, en tanto, se editó el 1 de julio de 1934.

Suscripción para recibir en tu correo electronico

Efemérides, Biografias, Personajes Chivilcoyanos, Lunfardo y demás noticias del Archivo Literario.