Fallecimientos chivilcoyanos, del 28 de Septiembre…

El poeta, traductor y diplomático Leopoldo Díaz, en 1947, y el impresor, investigador y hombre de la cultura local, Héctor Manuel Antuña, en 2001.

El 28 de septiembre de 1947, dejó de existir, a los 85 años de edad, el inspirado y notable poeta, escritor, traductor y representante diplomático, de origen chjivilcoyano, Leopoldo Díaz, quien a lo largo de varios décadas, de una fecunda y significativa trayectoria, ha desarrollado una firme y valiosa labor literaria; siendo autor de una vasta y rica obra, que por su calidad y elevación intelectuales, su profundidad de conceptos, su dulce y melodiosa armonía y, su genuino lirismo, trascendió con particular resonancia, a nivel nacional e internacional. Leopoldo Díaz había visto la luz en nuestra ciudad, el 11 de agosto de 1862, bajo el hogar del comerciante español – procedente de Málaga -, Don Lorenzo Díaz y Doña Martina Calderón, una de las hijas del ilustre y glorioso fundador, Don Calixto Calderón. Creador de perfectos y admirable sonetos, efectuó importantes traducciones de escritores franceses e ingleses; colaboró en órganos gráficos del país y el exterior; compuso varios libretos de óperas; ejerció cargos y funciones de índole diplomática, en naciones americanas y europeas, como Paraguay, Suiza y Noruega; fue miembro de número, de la Academia Argentina de Letras y correspondiente de la Real Academia Española, etc. Primo hermano del eximio y malogrado vate lugareño Carlos Ortiz (1870 – 1910) – su madre, Martina, y la progenitora de Ortiz, Petrona Calderón, eran hermanas -, al producirse la trágica y tan penosa muerte del autor de “El Poema de las Mieses”, le dedicó bellas estrofas poéticas, a modo de reconocimiento póstumo y homenaje.

El 28 de septiembre de 2001, falleció en nuestra ciudad, a los 68 años de edad, el polifacético y destacado impresor, investigador y hombre de la cultura chivilcoyana, Héctor Manuel Antuña, quien se caracterizó por sus múltiples iniciativas e inquietudes, su tesonera y admirable voluntad realizadora, su clara y empeñosa pujanza y, su espontánea y bien manifiesta generosidad  de carácter personal. Nacido el 30 de octubre de 1932, fue el propietario de la antigua y tradicional imprenta, sita en la intersección de las calles Belgrano y Río Juramento de Chivilcoy, que había fundado su padre, Don Manuel Antuña, el 6 de mayo de 1943. En el mes de septiembre de 1977, hubo de reeditar – llevando a cabo un excelente y magistral trabajo -, el libro “El Poema de las Mieses”, del gran poeta Carlos Ortiz, publicado por vez primera, en noviembre de 1901; efectuó interesantes investigaciones, sobre distintos y apreciables temas históricos; desarrolló ciclos y audiciones radiofónicas; ofreció charlas y disertaciones; siempre brindó, en todo momento y circunstancia, su aliento, incentivo y magnánimo apoyo a las expresiones artísticas locales, etc. Asimismo, integró el grupo fundador del Teatro Independiente del Oeste “El Chasqui”, creado el 3 de noviembre de 1959, juntamente con Horacio y Juan Carlos Cerani, Líber y Horacio Navarro, Justo Morel, Eduardo Salomón Cohen y Antonio Posik. Sin dudas, Héctor Manuel Antuña, cuyo nítido y luminoso recuerdo, vive aún entre nosotros, constituyó un aleccionador y hermoso ejemplo de laboriosidad, esfuerzo, rectitud y, límpida e inquebrantable honradez.

Procurador Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *