Fundación de la tienda «San Jorge», de la familia Yapor (1916).

La tienda "San Jorge", en el dibujo del artista plástico, investigador del pasado, escritor, docente y procurador, Juan Antonio Larrea.El 23 de abril de 1916, el inmigrante libanés, Don Jorge Simón Yapor, abrió las puertas de la tienda “San Jorge”, un popularizado y querido comercio, sito en la intersección de las calles Pringles y Rosetti; el cual, supo marcar toda una memorable época, en el historial de la típica y pintoresca barriada de la plaza Bartolomé Mitre. Desaparecida, hace ya, algunos años, la tienda “San Jorge” – nombre en honor al santo patrono de los libaneses -, se convirtió, de un modo legítimo y bien merecido, en todo un sólido y glorioso bastión, de la geografía de la plaza Mitre y, de toda nuestra comunidad chivilcoyana. Una prolongada y hermosa trayectoria mercantil, de sostenido trabajo, largos esfuerzos, límpida honradez e inquebrantable rectitud, que comenzó con Don Jorge Simón Yapor; continuó con sus hijos, Simón, Juan José y Eduardo, y finalizó con Julio Alberto Yapor, nieto del fundador, y su esposa Alexandra. El periodista y docente, profesor José Yapor, en su libro “Libaneses y sirios en Chivilcoy”, editado en el mes de abril de 2012, recuerda con especial emoción y cariño, la tienda “San Jorge”, pilar de su familia, y un hito, un auténtico símbolo y, una verdadera tradición, en los anales de nuestra ciudad.

A la tienda “San Jorge”, poema lunfardesco, de Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador  del Archivo Literario Municipal y del Salón del Periodismo Chivilcoyano, y miembro correspondiente de la Academia Porteña del Lunfardo.

Vieja tienda del turco, allá en la esquina, con un aire feliz y canfinflero. Pintoresco rincón arrabalero, amurado a la historia pueblerina. Sos le reina fetén de la matina, mostrador, caja, estantes y letrero, que ofrecés tu bagaje al caballero, el purrete y la linda y fresca mina. Vieja tienda, de honesto y fiel jotraba, de la oferta y la pilcha más taraba, la sonrisa y el precio ventajoso… Como un cacho de ayer – forte baluarte -, hoy quisiera, che, nena, recordarte, bajo el sol de un potiém, piola y dichoso. Noble casa, de lunga permanencia, bien coqueta, allí estás, siempre en la esquina, y al calor de tu facha y tu presencia, todo el cielo del rioba se ilumina.

Suscripción para recibir en tu correo electronico

Efemérides, Biografias, Personajes Chivilcoyanos, Lunfardo y demás noticias del Archivo Literario.