Pinceladas lunfas del 25 de Mayo de 1810

IMG_20160520_112515La próxima conmemoración, del 206 aniversario, de la histórica y trascendente Revolución criolla del 25 de Mayo de 1810, hoy nos trae la voz, la expresión y el sentimiento de dos pinceladas lunfardas alusivas, con el sincero propósito de recrear esta fundamental y gloriosa efemérides patria;  génesis, hito y baluarte del sistema republicano y de la propia esencia de nuestra argentinidad. La Revolución criolla, que despertó en el pueblo del Buenos Aires colonial, un profundo y ardoroso ideal, de auténtica libertad, para construir el largo y difícil camino, de una futura nación; una nación pujante y progresista, basada en la cultura del trabajo, el esfuerzo, el estudio y los genuinos y reales méritos, la verdad, la justicia, la honestidad y transparencia, la austeridad, la rectitud de conducta y, los principios éticos y valores morales y espirituales. La Revolución criolla, colmada de palabras vehementes y encendidas, gritos y aclamaciones de júbilo, movilizaciones callejeras y cintas celestes y blancas, que nos acerca la ilustre y entrañable presencia de los próceres de entonces; esos próceres íntegros y honrados, llenos de nobleza, abnegación y múltiples luchas e indescriptibles sacrificios, quienes todo lo dieron y ofrendaron por la Patria, sin recibir, en muchos de aquellos casos, ninguna gratitud, recompensa o compensación, a cambio… Esos próceres que, no lucraron con las funciones públicas; jamás hubieron de enriquecerse, a expensas de las arcas estatales, y hasta murieron en la peor de las miserias o indigencias, lejos del país, triste, solos y olvidados… Y el lunfardo le dice al 25 de Mayo: Aquel yorno de Mayo, que bocina algún broli cachuzo de la historia, con su embale, su aliento de victoria, y una flor de grandeza, tan genuina. Aquel yorno lluvioso – gris matina -, un mistongo cabildo, en la memoria, el sentir popular, – debute gloria -, y la cinta bien posta y argentina… Aquel yorno, con toda su parola, su coraje, su lucha segurola, su laburo y su forte voluntad… Aquel yorno pintón, del mes de Mayo, nuestra Patria nació, – brillante rayo -, con un sol de pulenta Libertad. Y también, el acento lunfardesco, le canta al viejo prócer: Lo recuerdo bien forte y valeroso, en un tiempo mistongo y ya lejano, con su lucha de guapo, – nunca en vano -, su pasión, su laburo sin reposo… Lo recuerdo bien piola y fervoroso, con su vida, muy lejos del afano, su honradez, que jamás metió la mano, su alma criolla y su cuore generoso. Lo recuerdo en la plaza y la recova, chapando algún paraguas o una escoba, con un kilo de aguante y dinamismo… Y aunque hoy, se sienta prócer, cualquier chanta, su figura debute se levanta, como ejemplo de inmenso patriotismo.

Proc. Carlos Armando Costanzo.

Suscripción para recibir en tu correo electronico

Efemérides, Biografias, Personajes Chivilcoyanos, Lunfardo y demás noticias del Archivo Literario.