La plaza España de Chivilcoy. La historia de este paseo público, y su puesta en valor, el 7 de junio de 2019.

El caracterizado y prestigioso, docente, escritor, poeta, dramaturgo y disertante, profesor Jesús García de Diego (1877-1961), quien realizó el simétrico y armonioso diseño, de la plaza España, inaugurada el 22 de octubre de 1940.

La página evocativa de la fecha, nos invita hoy, a rememorar, la plaza España de Chivilcoy, este pintoresco y bello espacio público de nuestra ciudad, que con todo su gran encanto y colorido, su romántica y fragante magia y,  su amplia y particular dimensión, artística y expresiva, se levanta, como un genuino y alto emblema, y un auténtico y glorioso baluarte, de la vida urbana y los anales lugareños.

El 6 de noviembre de 1866, cuando la Corporación Municipal de la época, mediante la feliz y afortunada iniciativa de Don Manuel Villarino, procedió a bautizar las distintas plazas, a uno de esos paseos públicos, hubo de asignarle el nombre de Washington, en homenaje a la preclara figura del padre espiritual de la independencia y, el primer presidente de los Estados Unidos de América. Treinta y cuatro años más tarde, el 21 de abril de 1900, durante la gestión comunal de Don Vicente Domingo Loveira, se reemplazó la citada denominación, por la de España, para tributar un legítimo y merecido reconocimiento, a la numerosa colectividad hispánica, radicada aquí, en nuestro medio; la cual, había fundado y conformado la Asociación Española de Socorros Mutuos, el 9 de julio de 1870. La mencionada plaza, donde comenzó la práctica del fútbol chivilcoyano, hacia el año 1903, se componía de unas cuatro manzanas. Con posterioridad, una de ellas, se destinó a la respectiva instalación de la antigua “Usina de Gas”, y luego, del campo deportivo, del Centro Unión Empleados de Comercio (Actual Sindicato de Empleados de Comercio y Servicios), inaugurado, los días 11 y 12 de febrero de 1933; y la segunda de las manzanas, se utilizó para la construcción, del gigantesco e imponente edificio de la Escuela Normal “Domingo Faustino Sarmiento”, habilitado en 1912.

En el mes de abril de 1934, bajo la administración municipal del intendente, Don Ángel San Romé, hubo de surgir la excelente inquietud, de restaurar y embellecer a la plaza España, convirtiéndola en un delicioso y encantador paseo público, que exhibiera las particulares características y, la típica e inconfundible fisonomía, del arte, la idiosincrasia y la cultura hispánicas. Se constituyó entonces, una comisión vecinal, encargada de la planificación y ejecución de los trabajos, que presidió Don Luis Suárez, hallándose integrada, entre otros, por el profesor Don Jesús García de Diego, Manuel Brocos, Juan Navarro Granados, Julio Navaza, Santos Blanco, Antonio Sera, Benigno Fernández, Eduardo García del Villar, Luis Berzosa, José Feijóo, Olegario Santamaría, Rufino PéreZ Sáenz, José Doheijo, Francisco R. Muñoz, Manuel Giraldez, Máximo Cuesta, Nemesio Álvarez, Manuel Iglesias, Benito Lardiés y Francisco Abalos. El profesor Jesús García de Diego, hubo de efectuar, el respectivo diseño de la obra, a través de una armoniosa distribución geométrica y forestal, que compuso y configuró el “Escudo Español”.

Los trabajos, se desarrollaron hasta el año 1940, y permitieron así, la magnífica conformación, de un verdadero y admirable paraíso estético, que ofrecía a los visitantes de la plaza, el hermoso arco de entrada, la interesante herrería artística, las llamativas farolas y pérgolas, los pilares, los distintos ejemplares arbóreos, los bancos, los ornamentos de azulejería, las atrayentes mayólicas y las diversas estampas, que recreaban escenas del libro “El Quijote de la Mancha”; la fuente central, las sugestivas callejuelas, la casa del guardián, el aljibe y el brocal y, la “Fuente del Habla Castellana”, donde puede observarse el busto, del gran escritor español Miguel de Cervantes Saavedra – autor del inmortal y universal “Quijote de la Mancha” –, perteneciente al notable y prestigioso escultor y docente chivilcoyano, profesor Antonio Bardi.

Debemos resaltar y remarcar, la importante labor de los albañiles, Roberto Cigada, Guillermo Migliorini y M. Mónaco; Alfonso Coll y la metalúrgica de Don Genaro Minervino y Cía., en el rubro de herrería; el ingeniero paisajista Bouret, de la casa Constantini y el capataz de plazas, Rafael Petraglia, en lo que respecta a la plantación de árboles, arbustos y flores ornamentales, y el arquitecto Martín Yáñez y la Cerámica Artística “Ruiz de Luna”, de Talavera de la Reina (Toledo, España), en la faz decorativa, de mayólicas y azulejos.

La jubilosa y resonante inauguración de la obra, hubo de llevarse a cabo, el martes 22 de octubre de 1940, en el marco de la celebración del 86 aniversario, de la fundación de nuestra ciudad. En aquel momento, ejercía el cargo de comisionado municipal, Don Carlos Cánepa, quien había asumido, como titular del Departamento Ejecutivo de la comuna, el 15 de mayo, de ese mismo año. En el discurso inaugural, de dicha ceremonia, Don Carlos Cánepa, destacó el aporte de los jefes comunales anteriores: Generoso Fernando Falivene, Rafael Juan Falabella y Ángel San Romé, y del entonces diputado nacional, Dr. Luis Grisolía; los cuales, con su apoyo y su entusiasta impulso, contribuyeron a materializar, la iniciativa de restauración y embellecimiento, de la plaza España, de Chivilcoy.

El 6 de agosto de 2010, se realizó la ceremonia inaugural, de la refacción del mencionado paseo,  durante la administración municipal del profesor Aníbal José Pittelli, y finalmente, el 7 de junio de 2019, en la actual gestión, del jefe de la comuna, Dr. Guillermo Alejandro Britos, se habilitaron, oficialmente, los diversos trabajos, de puesta en valor, de la plaza España, de nuestra ciudad, como parte, de un significativo proyecto de restauración general, de los diferentes paseos públicos locales.

El profesor Don Jesús García de Diego (1877 – 1961).

El simétrico y bello diseño, de la plaza España, configurando el “Escudo” de esa nación europea – nuestra Madre Patria -, lo llevó a cabo, el polifacético y notable poeta, escritor, periodista, dramaturgo, conferenciante, artista plástico y docente, profesor Jesús García de Diego, una calificada figura intelectual,  y una auténtica y relevante personalidad, de las letras, la prensa, la enseñanza y, el quehacer cultural de Chivilcoy. De origen español, nació el 21 de mayo de 1877, y hubo de arribar a nuestro país, hacia el año 1892. En nuestra ciudad, se desempeñó como redactor del diario “El Nacional”, y ejerció, por otra parte, la dirección de los órganos gráficos: “El Argentino”, “El Hombre Libre” y “La Actualidad”; ejerció la docencia, en las aulas de la siempre recordada Escuela primaria Nro. 1 “Domingo Faustino Sarmiento”, dictando clases de dibujo y geometría, y en el Colegio Nacional “José Hernández”, al frente de las cátedras, de Lógica y Literatura; ofreció numerosas y eruditas disertaciones; fue asiduo colaborador, de periódicos y revistas locales; formó parte de distintas entidades, de la comunidad, etc. Asimismo, fundó la Escuela Normal de Lincoln, en 1910; se desempeñó como profesor de Letras, en la Escuela Normal de Bragado; publicó poemas, textos de narrativa, estudios históricos y ensayos, en diarios y revistas, de Buenos Aires, diversos lugares del país y el exterior; participó en congresos, de carácter lingüístico y pedagógico, y fue autor de la novela “La Traba”, el libro de relatos costumbristas “Macho Mingo”, las piezas teatrales: “La cruz de la loma”, “Los ladrones”, “El hombre de hacha y tiza”, “Cuando yo sea un cadáver”, “La villa exótica” y “Una vez en la vida”, y de la opereta “Cuando el amor manda”, que hubo de musicalizar, el destacado compositor y docente, profesor Luis Manzanos Miranda. El profesor Jesús García de Diego, falleció, a los 84 años de edad, el 12 de julio de 1961, y sus restos, descansan dentro del Panteón del Magisterio, en el Cementerio Municipal de Chivilcoy.

Oración lunfa a la plaza España, por el procurador Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano, y miembro correspondiente, de la Academia de Folklore de la Provincia de Buenos Aires y la Academia Porteña del Lunfardo.

Te juné en el ayer, medio cachuza, y hoy te embroco, bacana y muy fachera, con tu pinta que copa la sesera, al igual que una mina bien papusa. Noble cuore español, alma andaluza, y una sonrisa límpida y canchera; en tu mundo de ensueño y primavera, un recuerdo pulenta, se te cruza… Hoy, te embroco, de pie, posta y chipola, con tu viejo sentir, tu imagen piola, y tu lungo esplendor, que nadie empaña… Tan feliz como nunca, estás al pelo, y guardás en el coco de tu cielo, el sabor más fetén de toda España.

Suscripción para recibir en tu correo electronico

Efemérides, Biografias, Personajes Chivilcoyanos, Lunfardo y demás noticias del Archivo Literario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *